Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Planificación territorial y urbanística. C. Valenciana

La regulación de la planificación territorial y urbanística contiene diferentes criterios de la ocupación racional del suelo entre los que se incluyen los criterios generales de crecimiento territorial y urbano, criterios de ordenación e integración paisajística, criterios de ordenación de los recursos hídricos en el territorio, de integración territorial y paisajística de las infraestructuras, de ordenación del sistema rural valenciano, de mejora en la calidad de vida de las ciudades y de cohesión social y urbanismo.
En este sentido se prevé que la planificación urbanística y territorial clasifique suelo urbano y urbanizable en una dimensión suficiente que permita satisfacer las demandas que lo justifiquen e impidan la especulación, además para procurar un desarrollo territorial y urbanístico sostenible y que incorpore la perspectiva de género, la planificación territorial y urbanística, para lo cual:
• Debe priorizar y, en su caso, promover, la culminación de los desarrollos existentes y la ocupación sostenible del suelo, que prevea su rehabilitación y reutilización, y también el uso de las viviendas vacías, como opción preferente sobre el nuevo crecimiento, para evitar la segregación y la dispersión urbanas, con el fin de posibilitar el mantenimiento de la función primaria del territorio como base de la protección de los valores ambientales de los espacios urbanos, rurales y naturales y de la correcta integración y cohesión espaciales de los varios usos o actividades, todo con el fin de reducir la generación de desplazamientos.
• Debe impulsar la rehabilitación edificatoria y también la regeneración y renovación urbanas, de forma preferente a los espacios urbanos vulnerables (áreas urbanas que sufran procesos de abandono, obsolescencia o degradación del tejido urbano o del patrimonio edificado, o lugares donde un porcentaje mayoritario de la población residente se encuentre en riesgo de exclusión por razones de desempleo, insuficiencia de ingresos, edad, discapacidad u otros factores de vulnerabilidad social, así como los conjuntos históricos).
En relación con los criterios generales de ordenación de los recursos hídricos en el territorio, la planificación territorial y urbanística ha de realizar una gestión sostenible, racional e integral de los mismos, para lo cual ha de :
– identificar las masas de agua, superficiales y subterráneas y las zonas húmedas así como las zonas vulnerables y sensibles a la contaminación de las aguas, y regular perímetros de protección en torno a las captaciones de agua para la producción de agua potable;
– adaptar los nuevos desarrollos territoriales a la gestión y el uso sostenible a largo plazo de las masas de agua;
– ubicar espacios libres de edificación junto al dominio público hidráulico, a lo largo de toda su extensión y en las zonas con elevada peligrosidad por inundaciones, y promover, preservar y poner en valor el buen estado de las masas de agua, los paisajes de agua y su patrimonio hidráulico;
– respetar el régimen hidrológico, la morfología de los lechos fluviales y el espacio fluvial ribereño, salvo que existan causas justificadas de interés general;
– prever infraestructuras de saneamiento y de depuración que eviten vertidos contaminantes al subsuelo y al dominio público hídrico o marítimo, y que aseguren la calidad mínima de los efluentes;
– evitar los nuevos desarrollos en las zonas de riesgo de inundación significativo, salvo que, a falta de alternativas de localización, puedan implementarse medidas correctoras suficientes y se evite el incremento del riesgo de inundación a terceros; e
– incluir, por los instrumentos de planeamiento general, la propuesta a la Administración competente de la reasignación de las concesiones y títulos de derechos de agua a los nuevos usos que surjan de la nueva clasificación del suelo.
La ordenación territorial y urbanística ha de procurar las condiciones necesarias para conseguir ciudades socialmente integradas, evitando soluciones espaciales discriminatorias que generen áreas marginales y ambientes de exclusión social, que son contrarias a los valores constitucionales. Entre ellas se incluye:
– la interrelación, proximidad y combinación de los usos para hacer confluir las esferas de la vida cotidiana productiva, reproductiva, política y personal y otorgarles el mismo valor;
– la sostenibilidad como eje que impregna todo el urbanismo que debe tener cuidado del medio;
– emplear el concepto de ciudad cuidadora como modelo urbano;
– garantizar el derecho de información de la ciudadanía y de los colectivos afectados; y
– utilizar el uso de lenguaje inclusivo en la redacción de los documentos y la adaptación del lenguaje en los procesos participativos para fomentar la inclusión.
En todos los casos la elaboración y seguimiento de los instrumentos territoriales y urbanísticos ha de garantizar el derecho de información de los ciudadanos y colectivos con intereses afectados, fomentando la participación ciudadana en todos las fases.
Además la ordenación urbanística ha de reservar suelo para viviendas sujetas a algún régimen de protección pública y, por otra parte, los planes municipales deben ordenar las reservas de dotaciones públicas y la obtención del suelo necesario para implantarlas, atendiendo a la planificación sectorial en materia sanitaria, educativa, asistencial, administrativa y de infraestructuras.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Este Blog no dispone de servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).