Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Calificación de las facultades de representación: juicio de suficiencia

Los hechos que dan lugar a este procedimiento son los siguientes:
1º. Un apoderado de una sociedad, en base al poder otorgado por la misma, renuncia en nombre de ésta al cargo de administrador que la sociedad representada ostentaba en otra sociedad.
2º. En la escritura de renuncia el notario hace constar, entre otros extremos, los datos del poder y el juicio de suficiencia de las facultades otorgadas al apoderado para efectuar la citada renuncia.
3º. Presentada dicha escritura en el RM para su inscripción, el registrador mercantil la rechaza debido a que, en su opinión, el poder no facultaba al apoderado para efectuar la renuncia. El registrador pudo examinar el poder debido a que, al hallarse inscrito en otro registro mercantil, tenía acceso a su contenido mediante consulta al portal de servicios interactivos.
4º. El notario que otorgó la escritura recurre directamente ante los órganos judiciales la calificación negativa (sin interponer previo recurso gubernativo), y tanto el juzgado de primera instancia como la audiencia provincial estiman la demanda y revocan la calificación del registrador.
5º. Interpuesto recurso de casación por el registrador, el TS lo desestima.
Señala el TS que, en virtud de la L 24/2001 art.98, la competencia para calificar la suficiencia de las facultades de los apoderados corresponde, en exclusiva, a los notarios, bajo su responsabilidad, limitándose la función del registrador a verificar los siguientes extremos, de carácter puramente formal:
a) Que en la escritura se han hecho constar los datos identificativos del poder (fecha y notario que lo autorizó).
b) Que consta en dicha escritura que el notario ha hecho el correspondiente juicio de suficiencia de las facultades del apoderado.
c) Que ese juicio de suficiencia es congruente con el concreto negocio otorgado por el apoderado.
Así pues, el registrador no puede valorar si las facultades del apoderado son o no suficientes. El juicio de suficiencia del notario solo puede ser revisado judicialmente a instancia de quien goce de legitimación por ser titular de un interés legítimo (como sería el caso de la propia sociedad poderdante, si considera que el notario ha calificado erróneamente, permitiendo que el apoderado realice un acto para el que no estaba facultado).
Esta previsión resulta de aplicación también a los casos en que el poder sobre el que el notario realiza el juicio de suficiencia se encuentre inscrito en el Registro Mercantil, y por lo tanto puede ser consultado por el registrador que califica. Como el registrador no puede revisar en su calificación la corrección del juicio de suficiencia hecho por el notario, resulta irrelevante que esa pretendida revisión del registrador se funde en la información que respecto del poder aparece en la hoja registral de la sociedad representada por el otorgante.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Este Blog no dispone de servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).