Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Indemnización por responsabilidad civil en caso de accidente de trabajo

A propósito de la indemnización por daños y perjuicios derivados de accidente de trabajo se debate si el importe de la mejora voluntaria (prevista por convenio colectivo, abonada por Compañía Aseguradora) pueda descontarse de la suma indemnizatoria.
La compensación por daños y perjuicios cuando ha ocurrido un accidente laboral y concurre responsabilidad empresarial viene abordándose por el TS en el sentido siguiente:
a) Principios básicos:
– principio de reparación íntegra del daño;
– principio de proporcionalidad entre el daño y su reparación, a cuyo tenor se exige que la indemnización sea adecuada y proporcionada, evitando, en su caso, el enriquecimiento injusto;
– principio de compatibilidad entre las diferentes vías de atención al accidente de trabajo (prestaciones sociales) y el derecho a la indemnización por reparación del daño causado, derivado del incumplimiento contractual. Por ello, las diferentes indemnizaciones son compatibles, pero complementarias, de forma que cabe que el perjudicado ejercite todas las acciones que le reconozca la ley para obtener el resarcimiento total.
b) Tipología de perjuicios indemnizables: siendo la reparación total del daño el objetivo a cubrir, se hace necesario identificar los perjuicios concretos que integran ese daño: el daño corporal que constituye las lesiones físicas y psíquicas del accidentado; el daño moral o sufrimiento psíquico o espiritual derivado del accidente; el daño emergente, identificado como la pérdida patrimonial directamente vinculada al hecho dañino; y el lucro cesante, constituido por la pérdida de ingresos y de expectativas laborales.
c) Homogeneidad conceptual del daño. Solo cabe excluir de la reparación aquellos daños que ya han sido suficiente e íntegramente resarcidos. La homogeneidad conceptual del daño evita el enriquecimiento injusto. Ello obliga al reclamante a identificar e indicar qué daños y perjuicios se han seguido del accidente de trabajo y, por tanto, cuál es la cuantía indemnizatoria que se asigna y reclama por cada uno de ellos.
d) Valoración del daño. Respecto de los accidentes de trabajo no existen criterios legales para la valoración del daño, siendo la única regla la de la razonabilidad y proporcionalidad, que queda en manos de la interpretación y aplicación por parte del juez. Por ello hay que admitir la utilización de diversos criterios y, entre ellos, el del Baremo de accidentes de tráfico ( RDLey 8/2004). Entre otras ventajas del Baremo hay que destacar la introducción de reglas de cuantificación del daño moral.
e) Aplicación del baremo de tráfico. Pero la utilización del Baremo de tráfico precisa de una labor de acomodación a las características del accidente de trabajo. Así, el TS ha sostenido que:
– el importe de las indemnizaciones básicas por lesiones permanente (Tabla III), no puede ser objeto de compensación alguna con las prestaciones de Seguridad Social ya percibidas ni con mejoras voluntarias y/o recargo de prestaciones, puesto que con su pago se compensa el lucro cesante, mientras que con aquél se repara el daño físico causado por las secuelas y el daño moral consiguiente;
– el factor corrector de la Tabla IV (incapacidad permanente para la ocupación habitual) exclusivamente atiende al daño moral que supone – tratándose de un trabajador- la propia situación de IP, por lo que la indemnización que en tal apartado se fija ha de destinarse íntegramente -en la cuantía que el Tribunal determine, de entre el máximo y mínimo que al efecto se establece en ese apartado el Baremo- a reparar el indicado daño moral;
– en cuanto a la situación de incapacidad temporal, la determinación del daño moral ha de hacerse conforme a las previsiones contenidas en la Tabla V, y justo en las cantidades respectivamente establecidas para los días de estancia hospitalaria, los impeditivos para el trabajo y los días de baja no impeditivos (el alta laboral no necesariamente ha de implicar la sanidad absoluta).

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).