Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Exención en el IAE de sujetos pasivos con determinada cifra de negocios

Hasta ahora el Tribunal consideraba que en lo supuestos de inactividad previa, la inexistencia de cifra de negocios debía considerarse como si fuera de 0 euros, sin que ello supusiera una interpretación analógica de la norma (TSJ Valladolid 3-2-14, EDJ 20504).
Esta cuestión ha suscitado gran controversia existiendo distintos pronunciamiento de los TSJ a favor y en contra. El Tribunal ahora considera que no parece adecuado entender que, o bien se considera que la cifra de negocios en el año en cuestión(2001) fue 0 € o bien que existe una laguna normativa. No puede mantenerse que se produzca una identidad de circunstancias entre quienes cumplen los requisitos exigidos legalmente, y aquellas otras sociedades que no cumplen dichos requisitos, entre otras consideraciones, por el dato específico y objetivo de no haber operado en el tráfico económico en el año 2001 y, por tanto, no haber acreditado ninguna cifra de negocios, simplemente por no estar constituidas en dicho ejercicio. Atender al parámetro económico constituido por el ejercicio de sociedades del año 2001 es un requisito de aplicación de la exención cuya inexistencia impide apreciar la misma.
A este respecto el TSJ Granada señaló con anterioridad que la voluntad del legislador es la que es, y supedita el reconocimiento de ese beneficio a que se reúnan todos y cada uno de los requisitos que condicionan su obtención. La normativa supedita la consecución de esa exención a:
– un presupuesto básico e implícito: que la recurrente ejerciera en el período en cuestión, la actividad sujeta a ese impuesto;
– una condición explícita: que el importe neto de la cifra de negocio de esa actividad no supere el millón de euros.
A los efectos que nos ocupa, no se puede predicar un rendimiento 0 respecto de una actividad que no se ejerce. La inexistencia de actividad, excluye de manera automática todo rendimiento lo que a su vez hace que no sea mensurable cuantitativamente. No se puede medir numéricamente algo que no existe y menos atribuirle un valor 0 y, por tanto, inferior al tope fijado legalmente. La falta de actividad produce, como lógica consecuencia, que el rendimiento es inexistente e incuantificable, de ahí que respecto del ejercicio del año 2003 no haya lugar a reconocer a la mercantil demandante la exención en cuestión (TSJ Granada 16-7-02, EDJ 212091).
Basándose en estos argumentos, el Tribunal modifica el criterio favorable a la exención en casos de inactividad mantenido hasta ahora, y es que, sostener la tesis de la demanda sería tanto como reconocer la exención de modo automático y generalizado a todas las liquidaciones por este impuesto correspondientes a sociedades de reciente creación, supuesto que, sin embargo, ya contempla la LHL art.82.1.b, condicionado al cumplimiento de los requisitos que el legislador ha estimado oportunos, entre ellos, que no exista continuidad en el desarrollo de la actividad bajo otra titularidad, como es el caso.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).