Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Despido por transgresión de la buena fe contractual cuando se oculta una segunda relación laboral con la empresa principal

El supuesto de hecho se refería a un informático de la empresa X que prestaba servicios en un banco. Comunicada la resolución de la contrata y, por ello la posibilidad de un futuro ERE, su empleadora le comunica que durante 24 días queda liberado de sus funciones aunque seguirá cobrando el sueldo (licencia retribuida) y se le advierte que no puede prestar servicios para el banco. Sin embargo, el 9-4-2015 ya había sido contratado por otra empresa de informática, empresa Y, a tiempo de completo para prestar servicios en ese mismo banco. Convocado un día concreto, al término de la licencia, en las oficinas de la empresa Xicial, el trabajador no acude sin dar justificación alguna. Finalmente esa empresa le remite carta de despido que, una vez impugnado, es calificado de procedente en instancia y en suplicación.
Aunque con carácter general la calificación de un despido disciplinario no es materia de recurso unificador ante la dificultad de que se produzcan situaciones sustancialmente iguales, pues es precisa una valoración individualizada de circunstancias variables que normalmente no permite la generalización de decisiones fuera de su ámbito específico; en este caso concreto se aprecia la identidad de hechos, pretensiones y fundamentos entre la sentencia recurrida y la de contraste, sin necesidad de incorporar hechos nuevos. En efecto, como sentencia de contraste se aporta otra de la misma Sala de lo Social del TSJ de Madrid que en un supuesto idéntico (sobre otro trabajador de la misma empresa y en las mismas circunstancias) se calificó el despido de improcedente (revocando la sentencia de instancia) básicamente porque no quedó acreditada la competencia desleal:
a) No constaba pacto de no concurrencia con la empresa.
b) Entendía comprensible que el trabajador se procurara ocupación tras conocer que la empresa iba a tramitar un ERE.
c) Era lógico que no acudiera al centro de trabajo dado que, de otro modo, perdería el empleo que se había procurado. Careciendo, además, de sentido obligar al trabajador a comparecer en la empresa si ya se sabía que la contrata iba a finalizar.
En sentido contrario, unifica ahora doctrina la Sala IV del TS entendiendo que, sin entrar a analizar si hay competencia desleal, es procedente el despido por transgresión de la buena fe contractual por no apreciarse una mínima y esencial lealtad hacía la empresa que funda en las dos siguientes circunstancias graves:
1.Que fue contratado por otra empleadora para prestar servicios para la misma empresa cliente, mientras que la primera empleadora, afectada por la rescisión de la contrata, le había dispensado de acudir a trabajar con derecho a la percepción del salario (licencia retribuida) y le había prohibido trabajar para la cliente.
2. Cuando el trabajador oculta su nueva situación laboral, elude llevar a cabo su dimisión, y no acude a las instalaciones de la empresa cuando es requerido, una vez terminada la licencia retribuida, sin oponer justificación alguna.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Este Blog no dispone de servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).