Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Despido colectivo sin llegar a los umbrales que marca la ley

Una empresa que cuenta con una plantilla en todo el territorio nacional de 546 trabajadores, procede a realizar un despido colectivo únicamente sobre un centro de trabajo en el que prestan servicios 13 empleados.
A pesar de que el número de trabajadores afectados por el despido no superaba los umbrales mínimos exigidos para tener que llevarlo a cabo a través del procedimiento de despido colectivo, la empresa decide seguir dicho procedimiento alegando una mayor garantía formal del expediente y participación legal de los trabajadores.
La cuestión radica en determinar si es posible que una empresa siga la vía colectiva (y no la vía de la extinción objetiva individual, que es la que habría correspondido) para encauzar los ceses, a pesar de no superarse lo umbrales requeridos para ello.
Los umbrales del número de trabajadores afectados por el despido son los que configuran la necesidad de llevar a cabo el procedimiento de despido colectivo -cuando son alcanzados-, de la misma manera impiden que la empresa opte por realizarlo cuando tales umbrales no se alcanzan, porque no existe en ese caso de un derecho a disponer libremente de una u otra modalidad de despido por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción -individual o colectivo-, teniendo en cuenta que la puesta en marcha de los trámites y procedimientos propios de ese despido colectivo, alcanzan no solo a la propia naturaleza del mismo (pues el ET art.51.4 permite que el colectivo termine con un acuerdo firmado entre los representantes de los trabajadores y la empresa, con las correspondientes repercusiones en los despidos individuales), sino que también esa opción empresarial equivocada se proyecta sobre todo el ámbito procesal de la legitimación activa -sujetos colectivos- y, lo que es más relevante, desde el punto de vista de la indisponibilidad de los derechos, sobre la propia competencia objetiva de los tribunales, de manera que se atribuye a las Salas de lo Social en única instancia y al Tribunal Supremo la casación, por la vía de una simple opción empresarial y, eventualmente, de acuerdo con los representantes de los trabajadores, de un procedimiento que es colectivo precisamente porque esa dimensión concreta se la ha atribuido la Ley únicamente en aquellos casos en los que se alcanzan los umbrales legalmente establecidos.
El ET art.51.1 es claro al establecer que constituye despido colectivo la extinción de los contratos de trabajo por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en número superior al establecido en dicho artículo. Por su parte, el ET art.52.c) establece que el contrato podrá extinguirse, mediante despido objetivo cuando concurra alguna de las causas previstas para el despido colectivo y la extinción afecte a un número inferior al establecido en el mismo. La conjunción ambos artículos no deja lugar a la duda: cuando el empresario procede a efectuar despidos en número superior a los umbrales previstos en el ET art.51.1 estamos en presencia de un despido colectivo y hay que seguir los trámites y procedimiento previstos para ello, y cuando es inferior, habrá de acudirse al despido individual. Estas normas constituyen claramente normas absolutamente imperativas o de derecho necesario absoluto, inmodificables por convenio colectivo.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).