Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Cuentas anuales acompañadas de informe de gestión

La cuestión planteada se refiere a la actuación del auditor y la emisión de su informe de auditoría en relación con el informe de gestión cuando este no resulta obligatorio para la entidad que formula las cuentas anuales, al presentarse el balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados.
Desde el punto de vista mercantil, con carácter general, los administradores de la sociedad están obligados a formular, en el plazo máximo de los tres meses siguientes desde el cierre del ejercicio social, las cuentas anuales, informe de gestión -el cual ha de incluir, cuando proceda, el estado de información no financiera y la propuesta de aplicación de resultado, así como en su caso, las cuentas y el informe de gestión consolidado-. No obstante, las sociedades que formulen balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados no están obligados a elaborar el informe de gestión (LSC art.253 y 262.3). A estos efectos, el auditor ha de revisar las cuentas anuales y, en su caso, el informe de gestión (LSC art.263.1), no aclarándose si al decirse «en su caso», se refiere a cuando exista obligación legal así como cuando se acompañe a las cuentas anuales. Por ese motivo, cuando en estos casos de manera voluntaria la sociedad elabora y presenta dicho información acompañando a las cuentas anuales, se duda sobre la actuación a seguir por el auditor de cuentas cuando lleve a cabo la auditoría de las cuentas anuales de la entidad (sociedad de capital) y en el informe de auditoría correspondiente. En concreto
A efectos del depósito en el Registro Mercantil de las cuentas anuales en el mes siguiente a su aprobación, junto con otra información -como es la certificación de los acuerdos de la junta de socios de aprobación de dichas cuentas, de la aplicación de resultado y, en su caso, de las cuentas consolidadas-, los administradores han de presentar el informe de gestión, que ha de incluir, cuando proceda, el estado de información no financiera y el informe del auditor (en aquellos caso en los que la sociedad esté legalmente obligada a auditar por una disposición legal o haya sido acordado por una minoría o de forma voluntaria, habiendo sido inscrito en el registro dicho nombramiento) (LSC art.279.1).
En cuanto a la normativa de auditoría, se indica que con la auditoría de cuentas se verifican las cuentas a efectos de dictaminar si expresan la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la entidad auditada, así como del informe de gestión que, en su caso, acompañe a las cuentas anuales, determinando si existe concordancia con las cuentas anuales y si su contenido es conforme con la normativa aplicable (LAC art.4.1; en el mismo sentido LSC art.263.1) -ya sea en los supuestos en los que la entidad venga obligada a emitirlo como cuando sea emitido voluntariamente (RAC art.4.2).
Asimismo, dentro del contenido mínimo del informe de auditoría de las cuentas anuales, entre otros, se incluye una opinión sobre la concordancia o no del informe de gestión con las cuentas correspondientes al mismo ejercicio, en el caso de que el citado informe de gestión acompañe a las cuentas anuales, así como una opinión sobre si su contenido y presentación es conforme al que exige la normativa aplicable (indicándose en su caso las incorrecciones detectadas) (LAC art.5.1.f).
Con base en lo anterior, se puede deducir que cuando el informe de gestión acompañe a las cuentas anuales, e independientemente del hecho de que haya sido emitido por obligación legal o voluntariamente, siempre se ha de proceder a su verificación y opinión por el auditor.
En cuanto a la nota aclaratoria de la Norma Técnica de Auditoría NIA-ES 720 «Responsabilidades del auditor con respecto a otra información» (revisada), delimita que afecta solo a «otra información» que se presenta acompañando a las cuentas anuales objeto de auditoría, siempre que consista en estados o documentos que sean requeridos por una disposición legal o reglamentaria, siendo particularmente aplicable, y sin perjuicio de lo que requieran disposiciones específicas que resulten aplicables, en el caso del informe de gestión que acompañe a las cuentas anuales de sociedades de capital. No obstante, como de conformidad con el principio de jerarquía normativa, una norma técnica no puede contradecir a lo recogido legal o reglamentariamente, se ha de concluir que cuando el informe de gestión acompañe a las cuentas anuales (independientemente de que sea por obligación legal o voluntariamente) resulta aplicable esta Norma Técnica, con las particularidades que en la misma se recogen.
Por último, el ICAC considera que todo lo anterior relacionado con el informe de gestión puede ser aplicable tanto a las sociedades de capital como a las entidades con diferente naturaleza jurídica, ya que la normativa de auditoría no recoge diferenciación alguna al respecto.
Por tanto, siempre que las cuentas anuales vayan acompañadas de informe de gestión, independientemente del hecho de que sea por obligación legal o de manera voluntaria, el auditor de cuentas ha de verificar dicho informe y emitir opinión en los términos previstos en la LAC art.4.1 y 5.1.f, resultando aplicable la Norma Técnica de Auditoría NIA-ES 720.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Este Blog no dispone de servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente enlace desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).