Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Concreción horaria en la reducción de jornada por guarda legal

La trabajadora a turnos mañana y tarde, con reducción de jornada por guarda legal solicita turno único por la mañana.
La sentencia del JS lo estima al acreditarse cual es la situación familiar en que se sustenta la pretensión y en la necesidad de modificar su horario para el cuidado del hijo menor y en la inexistencia de una negociación de buena fe al no ofertarse por la empresa medidas organizativas creíbles.
El TSJ considera, que es dominante el criterio de que se reconoce en caso de guarda legal el derecho a una reducción de jornada con la consiguiente reducción de retribuciones; pero no comprende el cambio de horario, y por tanto de turnos, de forma unilateral, sin reducción de jornada (ET art.37.6). Pero una interpretación literal de dicho artículo, en la redacción última del precepto en que se amplia la edad del sujeto beneficiario a 12 años y se introduce la palabra «diario», nada clarifica el ambiguo tenor anterior y no ahorra el deber de ponderación de las circunstancias concurrentes encomendada al juez en esta materia de conciliación por el Tribunal Constitucional, favorables a un mayor margen de autodeterminación razonable de la trabajadora en el reparto del tiempo reducido de trabajo remunerado y del propio trabajo de cuidado.
Asimismo, se introdujo una nueva posibilidad mediante la cual, a través de la negociación colectiva o mediante acuerdo con el empresario, el trabajador puede tener derecho a adaptar la duración y distribución de la jornada de trabajo, esto quiere decir que el empresario debe aceptar una negociación de buena fé, planteando cambios que faciliten el ejercicio del derecho a la conciliación por la mujer, en la que llegar a un acuerdo de adaptación (ET art.34.8). Sostiene el TSJ que es necesario dotar de contenido concreto este derecho a la adaptación del tiempo de trabajo y ello con independencia de que exista o no convenio colectivo o acuerdo individual al respecto. Y en este sentido, cabe entender que lo que configura dicho artículo es un poder de iniciativa del titular de este derecho a realizar, de acuerdo con el principio de buena fe, propuestas razonables de concreción de su jornada de trabajo. Este poder de iniciativa desencadenará por su parte, un proceso negociador al que queda sujeto el empresario, con el fin de buscar la adaptación del tiempo de trabajo que resulte compatible con los diferentes intereses que mantienen las partes en estos casos. Y llega a la conclusión de que la trabajadora tiene reconocido en nuestro ordenamiento laboral, el derecho a una modificación de su régimen horario, como concreta manifestación de su derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral, con la única excepción de que ello resulte excesivamente gravoso para la organización de la empresa. Y es al empresario al que incumbe demostrar que confluyen razones mas poderosas, normalmente organizativas, que le impiden su disfrute en los términos propuestos por la trabajadora pero de entrar en colisión ambos derechos es la trabajadora quien debe probar las razones que legitiman su posición y su interés en su nuevo horario.
En este sentido, cualquier derecho de conciliación legalmente reconocido a los trabajadores por ley o convenio, que sea rechazado por el empleador requiere de inmediato el análisis del juez desde la vertiente constitucional, ponderando de manera concreta y cuidada si tal negativa está revelando un obstáculo injustificado y desproporcionado a la efectividad del mismo. En el presente caso la empresa para nada alega razones organizativas reales para oponerse al cambio de turno pretendido y, al efecto, se entiende que la trabajadora tiene derecho a modificar el turno de trabajo para hacerlo más compatible con sus responsabilidades familiares, ya que la laguna legal existente debe integrarse teniendo en consideración la finalidad perseguida por la normativa, que no es otra sino la de conciliar la vida laboral y la vida familiar.
En suma, no cabe trasladar, el coste de cuidado de un menor a la mujer, negando o dificultando la légitima aspiración de la madre trabajadora a su autodeterminación económica mediante la opción por conciliar (ET art.37 y 34.8) acomodando razonablemente su horario.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).