Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Arrendamientos

Se modifica el Rgto CE/1126/2008 para incorporar en él la nueva NIIF núm 16, Arrendamientos. La nueva NIIF se aplicará a los ejercicios anuales que comiencen a partir de 1-1-2019. Se permite su aplicación anticipada por aquellas entidades que apliquen la NIIF núm 15, Ingresos ordinarios procedentes de contratos con clientes en la fecha de aplicación inicial de esta norma o antes de esa fecha.
La aprobación de esta NIIF conlleva modificación de varias normas para adaptar su contenido a la aprobación de la nueva NIIF (ver 10379 Memento Contable 2018) y la derogación de otras. Estas modificaciones se aplicarán a los ejercicios anuales que comiencen a partir de 1-1-2019, pero si una entidad aplica la NIIF núm 16 a un ejercicio anterior, debe aplicar las modificaciones también a ese ejercicio.
Las normas que se derogan y se sustituyen por la nueva NIIF núm 16 son las siguientes:
NIC núm 17, Arrendamientos;
CINIIF núm 4, Determinación de si un contrato contiene un arrendamiento;
SIC núm 15, Arrendamientos operativos-Incentivos;
SIC núm 27, Evaluación de la esencia de las transacciones que adoptan la forma legal de un arrendamiento.
La nueva NIIF núm 16, tiene como objeto mejorar la información financiera sobre los contratos de arrendamiento.
Entre las novedades introducidas por esta nueva NIIF destacan las siguientes:
a) Se introducen cambios significativos en la contabilidad de los arrendatarios, ya que en la contabilización a efectuar por estos, no se diferencia entre el arrendamiento operativo y el financiero, de manera que todos los contratos se van a reconocer de una forma muy similar a la desarrollada para los arrendamientos financieros por la anterior norma internacional de arrendamientos (NIC núm 17). Así, el arrendatario debe:
– en el momento del reconocimiento inicial del contrato, reconocer un activo por derecho de uso y un pasivo por arrendamiento por un importe equivalente al valor actual de los pagos futuros del contrato;
amortizar el derecho de uso de manera sistemática durante el plazo del arrendamiento;
– reconocer un gasto financiero por los intereses relacionados con el saldo restante del pasivo por arrendamiento.
De esta forma, en lugar de un gasto lineal, se produce un gasto de amortización constante y unos gastos financieros decrecientes.
No obstante, en los arrendamientos a corto plazo o en aquellos cuyo activo subyacente es de escaso valor, el arrendatario puede optar por no aplicar el tratamiento contable antes descrito y reconocer los pagos por arrendamiento correspondientes a esos arrendamientos como gastos, bien de forma lineal durante el plazo del arrendamiento, bien sobre otra base sistemática, si esta es más representativa del patrón de beneficios.
b) Por otra parte, se establece que en una transacción de venta con arrendamiento posterior, la entidad debe aplicar los requisitos de la NIIF núm 15 para determinar cuándo se considera satisfecha una obligación de ejecución y así determinar si la transferencia debe contabilizarse como una venta del activo:
1. Si la transferencia satisface los requisitos para ser contabilizada como una venta:
– el vendedor-arrendatario debe valorar el activo por derecho de uso que se deriva del arrendamiento posterior como igual a la parte del importe en libros previo del activo que se refiera al derecho de uso conservado por el vendedor-arrendatario; por consiguiente, el vendedor-arrendatario debe reconocer solo el importe de cualquier pérdida o ganancia que se refiera a los derechos transferidos al comprador-arrendador;
– el comprador-arrendador debe contabilizar la compra del activo de acuerdo con las normas aplicables, y contabilizar el arrendamiento aplicando los requisitos contables establecidos respecto al arrendador.
Si el valor razonable de la contraprestación por la venta de un activo no es igual al valor razonable del activo, o si los pagos por arrendamiento no son a precios de mercado, la entidad debe realizar los siguientes ajustes para valorar el producto de la venta por su valor razonable: la aplicación de condiciones inferiores a las de mercado se contabiliza como un pago anticipado de los pagos por arrendamiento y la de condiciones superiores a las de mercado, como financiación adicional aportada por el comprador-arrendador al vendedor-arrendatario.
La entidad debe valorar cualquier posible ajuste requerido por el párrafo anterior basándose en aquello de lo siguiente que resulte más fácil de determinar:
– la diferencia entre el valor razonable de la contraprestación por la venta y el valor razonable del activo;
– la diferencia entre el valor actual de los pagos contractuales por el arrendamiento y el valor actual de los pagos por el arrendamiento a precios de mercado.
2. Si la transferencia no satisface los requisitos para ser contabilizada como una venta:
– el vendedor-arrendatario debe continuar reconociendo el activo transferido y reconocer un pasivo financiero igual al producto de la transferencia; el pasivo financiero se debe contabilizar de acuerdo con la NIIF núm 9;
– el comprador-arrendador no debe reconocer el activo transferido y debe reconocer un activo financiero igual al producto de la transferencia; el activo financiero se debe contabilizar de acuerdo con la NIIF núm 9.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).