Requisitos para el control válido de los medios informáticos de la empresa

Es una vulneración del derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones vigilar los mensajes enviados por un trabajador mediante medios propios de la empresa y acceder al contenido de los mismos, si no ha sido previamente informado de esta posibilidad, incluso si existían normas en la empresa que prohiban su utilización con fines personales.

Para leer el detalle de esta noticia debe ser abonado e

También puede solicitar 15 días de pruebas GRATIS y tendrá acceso completo a la actualidad jurídica que presentamos en el blog.

Daños y perjuicios por competencia desleal

Es competente el orden social para conocer de la reclamación por daños y perjuicios derivada de la constitución de dos sociedades concurrentes con la empresa demandante por parte de tres de sus trabajadores, ya que se trata de un incumplimiento de las obligaciones inherentes al contrato de trabajo.

Prohibición del velo islámico en el lugar de trabajo

Es legítima una norma de la empresa que no permite a los trabajadores llevar signos visibles de sus convicciones religiosas en el lugar de trabajo que incluya únicamente a los trabajadores que están en contacto con clientes. Por otra parte, no constituye un requisito profesional esencial y determinante la voluntad del empresario de tener en cuenta los deseos particulares de un cliente para justificar el despido de una trabajadora que se niega a dejar de utilizar el velo.

Para leer el detalle de esta noticia debe ser abonado e

También puede solicitar 15 días de pruebas GRATIS y tendrá acceso completo a la actualidad jurídica que presentamos en el blog.

Legitimidad de la videovigilancia sin necesidad de información expresa al trabajador

La obtención de la prueba a través de cámaras de videovigilancia es válida aunque el trabajador no haya sido expresamente informado de la finalidad de control de la actividad laboral, siempre que se conozca la existencia de las cámaras y se observe el principio de proporcionalidad.

Despido disciplinario por uso privado de los medios informáticos de la empresa

Es procedente el despido disciplinario de quien incumple de forma reiterada (30 horas en 4 meses) la prohibición empresarial de no utilizar privadamente los medios informáticos empresariales, cuando el CCol no suaviza la regulación legal. No es óbice a tal improcedencia que el empresario no haya realizado auditorias informáticas previas o no haya sancionado por tal motivo con anterioridad.

Validez de la prueba de videovigilancia que no vulnera el derecho a la intimidad al superar el control de proporcionalidad

Es válida la prueba de videovigilancia que capta un hurto en una tienda cuando las cámaras se colocan como una reacción a una situación de pérdidas importantes de material, en el interior del centro de trabajo y con carteles que advertían de su presencia, lo que hace que los trabajadores conozcan su existencia y finalidad. Se trata de un uso adecuado de la videovigilancia al constatarse que su instalación supera el control de proporcionalidad (es el medio idóneo, no cabe otra medida más moderada pero igual de eficaz y es una medida equilibrada de la que se derivan más beneficios que perjuicios).

Despido durante la baja por enfermedad

No es discriminatorio el despido durante la situación de incapacidad temporal, cuando el despido disciplinario de una trabajadora -junto con otras tres de un equipo de nueve también de baja médica- se funda en la repercusión negativa en el rendimiento laboral, pues no existe un elemento de segregación o tiene como móvil la estigmatización de las personas enfermas. Tampoco puede equipararse la enfermedad a la discapacidad que sí es causa de discriminación.

Despido durante la baja por enfermedad

No es discriminatorio el despido durante la situación de incapacidad temporal, cuando el despido disciplinario de una trabajadora -junto con otras tres de un equipo de nueve también de baja médica- se funda en la repercusión negativa en el rendimiento laboral, pues no existe un elemento de segregación o tiene como móvil la estigmatización de las personas enfermas. Tampoco puede equipararse la enfermedad a la discapacidad que sí es causa de discriminación.