Artículo doctrinal Suscríbase vía email

Incentivos fiscales estatales y autonómicos a la vivienda habitual en el IRPF vigentes a 31-12-2011

Artículo publicado en Actum Fiscal nº 57. Noviembre 2011

Fernando Trigueros de la Fuente

Técnico de Hacienda

SUMARIO:
1. Introducción
2. Deducción por la adquisición de la vivienda habitual
2.1. Modificación de la deducción desde 1 de enero de 2011
2.2. Concepto de vivienda habitual
2.2.1. Plazo de permanencia
2.2.2. Excepciones
2.2.3. Plazo de ocupación
2.2.4. Incumplimiento de plazos
2.2.5. Pluralidad de viviendas habituales
2.3. Concepto de adquisición de vivienda
2.3.1. Título de adquisición
2.4. Concepto de rehabilitación de vivienda
2.5. Conceptos que no dan derecho a deducción en vivienda
3. Deducción por construcción o ampliación de la vivienda habitual
3.1. Concepto de construcción de vivienda habitual
3.2. Ampliación de la vivienda habitual
4. Cantidades invertidas con derecho a deducción (base de deducción)
5. Cuotas de deducción
6. Obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual por razones de discapacidad
7. Cantidades depositadas en cuentas «ahorro vivienda»
8. Deducción por alquiler de la vivienda habitual
9. Obras de adecuación de la vivienda habitual (y distinta de la habitual)
10. Otras deducciones a la vivienda en las Comunidades Autónomas.
10.1. Andalucía.
10.2. Aragón.
10.3. Asturias.
10.4. Baleares.
10.5. Canarias.
10.6. Cantabria.
10.7. Castilla-La Mancha.
10.8. Castilla y León.
10.9. Cataluña.
10.10. Extremadura.
10.11. Galicia.
10.12. Madrid.
10.13. Murcia.
10.14. La Rioja.
10.15. Valencia.

1. INTRODUCCIÓN

La fiscalidad de la vivienda ha sido siempre, y continúa siendo, un instrumento de política económica muy utilizado por los gobiernos centrales y autonómicos, así como, en los últimos años, una de las propuestas «estrella» de los partidos políticos de la oposición cuando se aproximan las elecciones.
En el BOE del pasado día 20 de agosto se ha publicado el RDL 9/2011 de «medidas para la mejora de la calidad y cohesión del sistema nacional de salud, de contribución a la consolidación fiscal, y de elevación del importe máximo de los avales del Estado para 2011». En el mismo se reduce el tipo impositivo del IVA aplicado a las viviendas, del 8% al 4% (recuérdese que hace poco más de un año -1-7-2010-, la medida fue la contraria: elevación del tipo reducido general del 7% al 8%). Si bien dicha reducción nace con carácter temporal, hasta 31-12-2011, el principal partido político de la oposición, el Partido Popular, ya ha anunciado que, de ganar las elecciones el próximo 20 de noviembre y formar Gobierno (hecho que ya ha acontecido), prorrogarán el tipo superreducido a la vivienda, pero sólo si la misma tiene carácter de habitual y, además, con determinadas limitaciones cuantitativas.
Se van a tratar en el presente artículo las deducciones de la cuota que establece la Ley del IRPF -en adelante LIRPF-, así como las distintas leyes autonómicos de régimen común, para los dos supuestos más frecuentes en relación con la vivienda habitual de los contribuyentes:

Adquisición. Asimilada a esta modalidad, veremos también los incentivos a:
– La rehabilitación de la vivienda habitual;
– la construcción o ampliación;
– las obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual por razones de discapacidad, y
– las cantidades depositadas en cuenta vivienda.
Alquiler.

También se abordará la nueva deducción por obras de mejora en la vivienda habitual. Aunque la misma se estableció en abril de 2010, se ha modificado sustancialmente, desde el 7 de mayo de 2011, como veremos en el apartado 9 del presente artículo, extendiéndose a otras viviendas distintas de la habitual.
En este artículo (apartados 2 a 9) nos referiremos a los incentivos fiscales regulados para todos los contribuyentes, con independencia de la Comunidad Autónoma (o Ciudad Autónoma en el caso de Ceuta o de Melilla) de residencia, para abordar posteriormente (apartado 10) las deducciones que cada Comunidad Autónoma ha establecido para sus residentes en relación, por supuesto, con la vivienda, tanto habitual como, en algún supuesto, segunda residencia. No son objeto de comentario las deducciones establecidas en los territorios forales del País Vasco y de Navarra, por regularse las mismas fuera del ámbito de nuestra LIRPF.
La exposición de motivos de la L 39/2010, de Presupuestos Generales del Estado para 2011, señala lo siguiente:
«Con el fin de racionalizar las políticas de impulso del acceso a la vivienda, se modifican las deducciones fiscales por adquisición de vivienda y por alquiler de vivienda. A tal fin, con efectos desde el 1 de enero de 2011, se modifica la deducción por inversión en vivienda habitual en el IRPF, que sólo será aplicable a los contribuyentes cuya base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. Se modifica también, potenciándola, la deducción por alquiler de vivienda habitual
….con objeto de no perjudicar a aquellos contribuyentes que adquieran su vivienda habitual antes del 1 de enero de 2011, se establece un régimen transitorio respetuoso con las expectativas en materia de deducción por inversión en vivienda habitual de quienes comprometieron su inversión en vivienda con anterioridad a la introducción de las nuevas limitaciones.»
Se ha tenido que dar la circunstancia de que «explotase la burbuja inmobiliaria» y de que perdurase la crisis económica más de lo esperado, para que el Gobierno de la nación haya tenido que proponer a las Cortes Generales, y éstas aprobar, la limitación de un derecho que, si bien no ha sido el único culpable de la desmesurada subida de los precios de las viviendas, sí ha tenido una importante cuota de participación en el desorbitado incremento.

2. DEDUCCIÓN POR ADQUISICIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL

2.1. Modificación de la deducción desde 1 de enero de 2011

Han transcurrido 32 años desde la entrada en vigor de la primera LIRPF -L 44/1978-, y es la primera vez en la que nos encontramos con la limitación de la deducción por adquisición de vivienda habitual. En efecto, sólo tendrán derecho a practicar la misma (salvo el régimen transitorio ya citado) aquellos contribuyentes cuya base imponible no supere la cantidad de 24.107,20 € anuales.
Quien tenga memoria histórico-tributaria recordará que en la década de los ochenta no sólo se incentivaba en el IRPF la deducción por la adquisición de la vivienda habitual, sino por la adquisición de cualquier vivienda -y sin restricción en su número-, con el único requisito de que fuera de nueva construcción (se aprobó mediante el denominado popularmente «Decreto Boyer»). Es más, quien adquiría su vivienda habitual, si lo hacía en segunda o ulterior transmisión sólo gozaba de un 15% de deducción sobre la cuota íntegra del impuesto. Sin embargo, quien adquiría «n» viviendas nuevas, podía deducir, por cada una de ellas, un 17% (por supuesto, siempre que no superase el límite de inversiones establecido sobre su base liquidable).
– Quienes hubieran adquirido la vivienda antes de la entrada en vigor de la nueva redacción de la LIRPF art.68.1 -establecida por la L 39/2010-, mantendrán el derecho a practicar la deducción. Además, se trata del primer régimen transitorio de deducción en vivienda que no obliga a que la misma haya sido ya entregada, sino que también gozan del derecho a deducir quienes hayan iniciado la construcción (caso de autopromoción) o hayan realizado pagos a cuenta a un promotor.
– La suscripción de un contrato privado de compraventa no comporta, por sí mismo, la adquisición de la cosa. Para transferir el dominio será necesario, además, que se produzca la tradición o entrega de la cosa vendida, con independencia de las posibles obligaciones futuras o aplazadas. En consecuencia, no es posible aplicar el régimen transitorio cuando con anterioridad al 1-1-2011 exclusivamente exista un compromiso, por ejemplo, un contrato de arras, pero no se haya adquirido jurídicamente la propiedad de la vivienda, salvo que se hubiera producido la entrega de la vivienda durante el año 2010 mediante una forma distinta del otorgamiento de escritura pública, de manera que se haya adquirido jurídicamente la vivienda antes del 1-1-2011 (DGT CV 16-12-10; CV 21-12-10), ni cuando siendo titular de un derecho de superficie, adquiera con posterioridad al 1-1-2011 el porcentaje de suelo que le corresponde, consolidando la plena propiedad del suelo y del vuelo (Nota informativa AEAT 21-12-10).
– Siempre que se practique la deducción por inversión en vivienda en el ejercicio 2010, por haber adquirido la misma antes del 31-12-2010, se tiene derecho al régimen transitorio respecto de las cantidades que se vayan satisfaciendo a partir del 1-1-2011. En cuanto a si el régimen transitorio también resulta aplicable o no respecto de una vivienda adquirida antes del 31-12-2010 cuando no se hubiese practicado deducción alguna en el propio ejercicio 2010 o anteriores, al no superar las cantidades invertidas con anterioridad a 1-1-2011 en la nueva vivienda las cantidades invertidas en viviendas anteriores que disfrutaron de la deducción por inversión en vivienda, debe contestarse en sentido afirmativo, pues si bien la Administración no ha manifestado expresamente su criterio, ha admitido tal posibilidad en los supuestos de inicio de la construcción de una nueva vivienda habitual habiendo disfrutado de deducciones por viviendas anteriores (DGT CV 29-11-10).
– Los contribuyentes con base imponible igual o inferior a 17.724,90 € no tienen derecho a la aplicación del régimen transitorio en el período impositivo en el que se dé esta circunstancia, a pesar de haber adquirido la vivienda antes de 1-1-2011. No se trata de la restricción de un derecho, ya que el régimen fiscal vigente a partir de 2011 les resulta más favorable que el existente hasta 31-12-2010.
– El elemento determinante de la aplicación del régimen transitorio en el supuesto de rehabilitación de una vivienda es que se hubieran satisfecho cantidades por la rehabilitación de la misma con anterioridad al 1-1-2011, quedando condicionado dicho régimen a la terminación de las obras antes del 1-1-2015. En este caso, si la base imponible del ejercicio fuera superior a 17.724,90 euros, la base máxima de deducción en los ejercicios 2011 y siguientes será de 9.015 euros anuales, con independencia de la cuantía de la base imponible del ejercicio (DGT CV 3-12-10).
– Si en el mismo ejercicio existen varios tipos de inversiones en vivienda habitual con derecho a deducción -inversión en adquisición, construcción, rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual…-, la base máxima de deducción correspondiente al conjunto de inversiones en vivienda habitual efectuadas en el mismo período impositivo no puede ser superior a 9.015 euros anuales (DGT CV 3-12-10).
– El legislador también ha mantenido el régimen transitorio anterior a la presente modificación, de compensación fiscal para quienes hubieran adquirido la vivienda habitual antes del 20 de enero de 1996 con financiación ajena; esto es, el precio total de la misma hubo de financiarse, al menos, en un 50%, y durante los 3 primeros años desde la adquisición no debieron hacerse amortizaciones que supusiesen más de un 40% del importe total del préstamo solicitado.
– Cuando a posteriori se dejen de cumplir alguno de los requisitos exigidos para tener derecho a la deducción y ésta se hubiera aplicado en su momento, el contribuyente está obligado a sumar a la cuota líquida que corresponda (estatal o autonómica), las cantidades indebidamente deducidas y los intereses de demora (RIRPF art.59).
– En el supuesto de que en un mismo ejercicio se satisficieran cantidades por la adquisición de una vivienda adquirida antes del 1-1-2011 y por otra adquirida después (por ejemplo, por trasladar su residencia a esta segunda durante el ejercicio o por adquirir una cuota parte de la misma vivienda antes de dicha fecha y el resto después de ésta), se toma en consideración las bases máximas de deducción anteriormente señaladas para calcular la deducción derivada de las cantidades satisfechas respecto de cada una de las viviendas.
No obstante, la normativa establece que la base máxima de deducción por el conjunto de inversiones en vivienda efectuadas en el ejercicio cuando alguna de ellas permita acceder al régimen transitorio, no puede ser, en ningún caso, superior a 9.015 euros anuales.

2.2. Concepto de vivienda habitual

Se entiende por vivienda habitual, a efectos de esta deducción, la edificación que cumpla los siguientes requisitos:
1. Que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, tres años. No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido los tres años indicados, se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, cambio de empleo, u otras circunstancias análogas justificadas.
2. Que el contribuyente la habite de manera efectiva y con carácter permanente en un plazo no superior a doce meses, contados desde la fecha de adquisición o de terminación de las obras.
3. Conceptos que se consideran vivienda habitual, a efectos de la deducción:

• Los anexos o cualquier otro elemento que no constituya la vivienda propiamente dicha, tales como jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas, siempre que se adquieran conjuntamente con la vivienda.
• Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con ésta, con el máximo de dos.

– Del concepto edificación, que se mantiene en el RIRPF, hay que considerar que se excluye cualquier automóvil o embarcación. Por ejemplo, un vehículo tipo «caravana» que va a ubicarse en un terreno propiedad del contribuyente y en el que se va a fijar la residencia habitual no puede considerarse edificación (AEAT 10-3-95; DGT 19-5-04).
– Se considera vivienda habitual, a efectos del IRPF, toda edificación acondicionada o susceptible de acondicionarse como vivienda aun cuando no cumpla con la normativa urbanística o se ubique en un suelo que no disponga de la calificación requerida para edificar, con independencia de la calificación que pudiera tener en el Registro de la Propiedad, siempre que reúna los requisitos de titularidad, residencia efectiva y permanencia por parte del contribuyente (DGT CV 24-4-08; CV 28-5-08).
– Resulta admisible una casa prefabricada de madera que va a ubicarse en terreno propiedad del contribuyente para fijar en ella su residencia habitual, puesto que puede ser incluida en el concepto de «edificación», aunque sea, por la forma de su construcción, perfectamente transportable (AEAT 15-11-94).
– Un local o un trastero acondicionado para vivienda tiene la consideración de vivienda habitual siempre que se cumplan los requisitos de titularidad, residencia efectiva y permanencia (DGT 30-6-97; 30-9-02; CV 3-12-10). Una edificación inscrita en el Registro como local de negocio puede ser considerada como vivienda habitual, siempre que cumpla el resto de los requisitos (DGT 17-7-01).
– Las edificaciones denominadas «loft» son espacios destinados a una actividad industrial o económica. No obstante, si dichos espacios se destinan a residencia habitual, acondicionándolos como vivienda, puede disfrutarse en su adquisición de la deducción por inversión en vivienda habitual (DGT CV 12-4-06; CV 30-12-08; CV 13-4-10).
– Los apartamentos turísticos son inmuebles cuyo uso se cede temporalmente a cambio de un precio, acompañados de instalaciones y servicios. No obstante, es posible practicar la deducción en su adquisición siempre que se cumplan los requisitos de titularidad, plazo de ocupación en los doce meses posteriores a su adquisición y residencia efectiva (DGT CV 8-4-08; CV 24-11-08; CV 22-2-10).

2.2.1. Plazo de permanencia (RIRPF art.54)

El cumplimiento del plazo de tres años, indicado anteriormente en el apartado 2.2, no significa que la deducción no puede aplicarse hasta el cuarto año. Ésta se practica desde el primer pago satisfecho, incluso aunque se trate de cantidades depositadas en una cuenta vivienda o la vivienda no haya comenzado a construirse. Ahora bien, una vez habitada dicha vivienda debe cumplirse el plazo de tres años de residencia efectiva contados desde la ocupación para así consolidar las deducciones practicadas, pues en caso contrario será necesario regularizar las mismas.
– En caso de matrimonio, la exigencia de residencia durante tres años debe concurrir en el cónyuge adquirente del dominio que practica la deducción.
– El plazo mínimo de ocupación se cuenta de fecha a fecha (CC art.5.1). El cómputo de los tres años de residencia mínima se inicia desde la fecha de adquisición, por lo que no puede tenerse en cuenta el período en que la vivienda fue ocupada como inquilino (DGT 17-12-99), ni el período en que se es titular de la vivienda como nudo propietario, comenzando a contar desde que se adquiere el usufructo (DGT 7-3-00).
– La vivienda habitual puede encontrarse en el extranjero, ya que no existe ningún requisito de situación en territorio español. Dada la exigencia de tres años de residencia, ello supondría que el contribuyente estaría sujeto al IRNR, salvo contribuyentes del IRPF que, a pesar de ello, tengan su residencia habitual en territorio español (LIRPF art.10). La Administración lo admitió expresamente para un funcionario con destino en oficina consular en el extranjero (DGT 8-5-90).
– La aportación del certificado de empadronamiento expedido por el ayuntamiento no resulta suficiente para acreditar que una vivienda constituye la residencia habitual, ya que dicho certificado tiene unas exigencias diferentes al concepto de residencia habitual a efectos del IRPF (TSJ Madrid 14-3-01, Rec 1106/98).
– Tampoco es un elemento suficiente para acreditar la residencia habitual en una vivienda el hecho de haber trasladado a la misma el domicilio fiscal (DGT CV 4-2-10).
– Para que la vivienda tenga la consideración de habitual a efectos del IRPF el plazo de residencia continuada debe computarse en todo caso con posterioridad a la adquisición (TEAC 6-10-00).
– Si se cambia de vivienda, el cómputo del plazo de tres años debe cumplirse íntegramente en la nueva vivienda para que esta sea habitual (DGT CV 19-1-07).

2.2.2. Excepciones (LIRPF art.68.1.3º y 4º.f redacc L 39/2010; RIRPF art.54.1 y 3)

No se exige el cumplimiento del plazo de tres años de residencia efectiva cuando durante el mismo se ha producido el fallecimiento del contribuyente o concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda, como separación matrimonial, traslado laboral, obtención de primer empleo o empleo más ventajoso, cambio de empleo, vivienda inadecuada en caso de discapacidad y celebración de matrimonio. Tanto la LIRPF como el RIRPF no contienen una lista cerrada, admitiendo otras circunstancias análogas.
En estos casos se considera que la vivienda ha constituido la residencia habitual del contribuyente, a pesar de no cumplir el plazo de tres años de residencia, por lo que la deducción se practicará hasta el momento en que se produzca la circunstancia.
– Desde el momento en que la vivienda deja de ser la residencia habitual, pierde tal condición, por lo que si vuelve a constituir dicha residencia habitual se inicia de nuevo el plazo de cómputo de tres años para que vuelva a considerarse vivienda habitual (DGT CV 19-1-07).
– La separación por la ruptura sentimental o de amistad de una pareja de hecho, o de quienes comparten una vivienda, no puede equipararse a la separación matrimonial, de manera que suponga automáticamente la acreditación de circunstancias que obliguen al cambio de domicilio, sino que debe valorarse cada caso para ver si, de las circunstancias concretas que concurren, puede derivarse que es indispensable la separación y, en consecuencia, el cambio de vivienda habitual (DGT 28-7-03; CV 29-10-09).
– La inscripción en el Registro de parejas de hecho no es una situación equiparable a la celebración del matrimonio, a efectos de considerarla como circunstancia necesaria que permita el cambio de vivienda sin llegar a residir tres años y mantener las deducciones practicadas (DGT CV 15-6-06).
– Un funcionario concluye el desempeño de sus tareas profesionales en su destino actual, teniendo que afrontar un nuevo destino laboral, por un período de siete meses, cuya ubicación hoy desconoce, y a su término ha de trasladarse, nuevamente, a otro destino igualmente incierto. Dicha circunstancia provocará un necesario cambio de domicilio, salvo que su proximidad al domicilio actual posibilite no efectuarlo, motivo encuadrado dentro del concepto de «traslado laboral», término acuñado como circunstancia que necesariamente exige el indicado cambio. Por tanto, para el contribuyente, su actual residencia no perderá la condición de vivienda habitual, como consecuencia del necesario cambio (DGT 23-4-04).
– Aunque una enfermedad psiquiátrica no implica por sí misma y en todos los supuestos la exigencia del cambio de domicilio, puede constituir una circunstancia suficiente que motive el abandono del domicilio y el traslado de la contribuyente cerca de su familia (DGT CV 2-2-05).
– A efectos de la aplicación de la exención por reinversión en la venta de la vivienda habitual, el cambio de domicilio motivado por un deseo de progreso profesional se considera análogo a un traslado laboral (DGT CV 4-2-05).
– Si un contribuyente que se está deduciendo por la construcción de su propia vivienda, vende los derechos debido a un cambio de residencia por motivos laborales, perderá el derecho a las deducciones practicadas, porque las excepciones a los tres años se refieren a la vivienda adquirida (DGT CV 15-6-05; CV 17-10-05).
– La circunstancia de pérdida de empleo no implica por sí misma la concurrencia de razones de necesidad por cambio de domicilio, aunque puede dar lugar a la excepción si es la única fuente significativa de rentas y provoca la imposibilidad de hacer frente a los pagos o gastos de la vivienda (DGT 14-5-99).
– No exceptúa del plazo de residencia de tres años la circunstancia de empezar a disfrutar de vivienda por razón de cargo o empleo antes de que termine dicho plazo. Sin embargo, no se pierde el derecho a las deducciones practicadas y puede seguir deduciéndose por la misma, siempre que la vivienda no sea objeto de otra utilización, si bien una vez que se cese en el cargo o empleo debe completarse el período que reste para cumplir el plazo de tres años. Si no se cumple este plazo se perderá el derecho a todas las deducciones practicadas (DGT 17-3-00). Si se incumple el plazo de tres años por traslado de trabajo y se alquila una casa como nueva residencia, no puede deducirse por la vivienda desde el traslado (DGT 5-9-02).
– El concepto de vivienda por razón de cargo o empleo sólo resulta aplicable en los casos en que el disfrute de la vivienda sea un beneficio inherente al cargo o empleo, lo que implica que su uso se ceda en la localidad de destino al personal en servicio activo por razón precisamente de dicho cargo o empleo, con independencia de que el disfrute de la vivienda sea un derecho de libre solicitud y no se exija obligatoriamente la residencia en dicha vivienda oficial (DGT CV 30-4-10).
– En el caso de contribuyentes que adquirieron una vivienda pero, que no la han ocupado al cabo de varios años por disponer de otra vivienda militar de apoyo logístico, no pierden las deducciones practicadas por aportaciones a la cuenta vivienda, ni las que se practicaron posteriormente por los pagos efectuados (DGT 3-5-99).
– No implica, por sí misma y en todos los casos, necesidad de cambio de domicilio a efectos de exceptuar el plazo de residencia de tres años, la falta de espacio necesario en la vivienda para alojar a una empleada de hogar para que se haga cargo de un hijo recién nacido (DGT 1-3-00). En el mismo sentido, respecto a la falta de espacio necesario en la vivienda, dada sus reducidas dimensiones, el nacimiento de un hijo, la actividad profesional de la mujer en el domicilio, etc. (DGT 4-10-04; CV 14-6-05; CV 28-11-06; CV 12-2-09).
– La separación matrimonial que provoca el abandono del domicilio conyugal puede excepcionar el plazo de tres años, siempre que pueda acreditarse (DGT 10-3-00).
– El abandono de la vivienda antes de los tres años por prescripción facultativa puede ser una causa excepcional admisible si se prueba la necesidad y no sólo la mera conveniencia (DGT 10-3-00).
– No se entiende acreditada como circunstancia excepcional que obliga al cambio de vivienda el acercamiento al domicilio de los padres del contribuyente por familiar al cuidado de los hijos de éste (DGT 26-2-02).
– Tener una muy elevada edad (en el caso concreto, 77 años), una discapacidad mayor del 65% y el hecho de que la vivienda no tenga ascensor, en principio, se aceptan como circunstancias excepcionales que justifican el cambio de residencia (DGT 21-1-02).
– La discapacidad de uno de los cónyuges y otras circunstancias permiten el cambio de vivienda antes de los tres años sin perder el derecho a las deducciones practicadas, pero tratándose de una cuestión de hecho, deberán acreditarse las circunstancias que exigen el cambio de residencia (DGT CV 26-2-07; CV 25-5-07).
– La expresión «circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio» comporta una obligatoriedad en dicho cambio, lo que significa la concurrencia de circunstancias ajenas a la mera voluntad o conveniencia del contribuyente. El traslado laboral es una de las circunstancias contempladas específicamente por la normativa del impuesto entre aquellas que pudieran exigir necesariamente el cambio de domicilio, sin que dicho cambio laboral implique en todos los supuestos la exigencia de cambiar de domicilio. Para valorar la necesidad del cambio habrá que considerar, entre otras, la distancia geográfica entre las diversas localidades implicadas en dicho cambio, así como la complejidad que la nueva situación conlleva, no siendo un hecho suficiente por sí mismo, para ser considerado circunstancia necesaria, el traslado laboral, debiendo concurrir con algún otro que exija el cambio de domicilio por encima de la mera voluntad o conveniencia del contribuyente (DGT CV 9-9-09).
– En el caso de amenazas sufridas e intentos de agresión por una vecina, puede considerarse conveniente el cambio de domicilio, pero no necesario, que es lo que la ley exige. La valoración de la necesidad corresponde efectuarla a los órganos de gestión e inspección de la Administración tributaria, ante los cuales, y a su requerimiento, los contribuyentes deberán justificar suficientemente, por cualquier medio de prueba admitido en Derecho, la necesidad del cambio (DGT CV 6-10-09).
– Ante un traslado laboral que no llega a producirse por decisión empresarial, a la hora de valorar la necesidad del cambio de vivienda realizado habría que considerar únicamente los parámetros conocidos en el momento en que deja de residir en la vivienda, no debiendo alterarse tal necesidad por el hecho de que como consecuencia de una posterior variación de la política empresarial no se llegase a producir el traslado laboral del trabajador a otra ciudad. Habría que valorar los sucesivos hechos desencadenantes del cambio y su consecución temporal; entre ellos, la proximidad entre la venta y el cambio de criterio empresarial (DGT CV 18-11-09).
– Las dificultades económicas constituyen circunstancias sobrevenidas que por sí mismas y en todos los supuestos no implican la exigencia de enajenar la vivienda, salvo en aquellos casos en los que necesariamente así lo requieran, debiendo considerarse, en principio, una decisión voluntaria del contribuyente, no operando, por tanto, la excepción a la obligación de permanencia continuada de, al menos, tres años (DGT CV 9-12-09).

2.2.3. Plazo de ocupación (RIRPF art.54.2 y 3)

La vivienda debe ser habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras.
Se excepciona dicho plazo en los dos casos siguientes:
a) Cuando se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente impidan la ocupación de la vivienda, que serán las mismas previstas respecto al plazo de tres años.
b) Cuando el contribuyente disfrute de vivienda habitual por razón de cargo o empleo y la vivienda adquirida no sea objeto de utilización, en cuyo caso el plazo antes indicado comenzará a contarse desde la fecha del cese.
– Cuando el incumplimiento del plazo para ocupar la vivienda tenga su origen en una circunstancia excepcional, la deducción se practicará hasta el momento en que se dé dicha circunstancia, pero si obedece al disfrute de vivienda por razón de cargo o empleo se podrán seguir practicando deducciones, siempre que la vivienda no sea objeto de otra utilización.
– El plazo de cuatro años para la terminación de las obras (o plazo excepcional por circunstancias no imputables al contribuyente) y el plazo máximo de doce meses para su ocupación son sucesivos. Lo mismo ocurre entre este último y el plazo de tres años en que el contribuyente debe residir de forma continuada. Así, desde que se inicia la inversión hasta que finaliza la obra existe un plazo máximo de cuatro años (ampliable en algunos casos). A su vez, desde la terminación de la construcción hasta que se ocupa no puede transcurrir un plazo mayor de doce meses. Finalmente para que sea vivienda habitual desde la ocupación, el contribuyente debe residir tres años de manera continuada.
Ejemplo 1:
Con fecha 30-5-2005, un contribuyente inició las obras de construcción de una vivienda para convertirla en su vivienda habitual. La finalización de dichas obras, obteniendo la cédula de habitabilidad o primera ocupación, fue el 20-4-2009. Se trasladó a vivir a ella el día 1-3-2010. Con fecha 2-12-2012 ha vuelto a trasladar de nuevo su vivienda habitual por razones estrictamente personales.
Solución:
Se ha cumplido el plazo de los cuatro años de construcción, el de los doce meses de ocupación, pero no el de los tres años de permanencia, por lo que en la declaración del IRPF del ejercicio 2012, no sólo no podrá deducirse por las cantidades que hubiera podido abonar desde 1-1-2012 hasta 2-12-2012, sino que deberá incrementar la cuota líquida del impuesto con las deducciones indebidamente practicadas en los ejercicios 2005 a 2011, así como sus correspondientes intereses de demora.
– La consecuencia de la ocupación de la vivienda en el plazo de doce meses desde la fecha en que adquirió la vivienda es que el contribuyente puede deducirse por las cantidades satisfechas por dicha vivienda desde el momento de su adquisición (DGT CV 20-5-10) y, si fuera el caso, mantener el derecho a las deducciones practicadas anteriormente -cuenta vivienda…- (DGT CV 8-6-10). El incumplimiento del requisito de habitar la vivienda en el plazo de doce meses no impide que el contribuyente pueda deducirse en el futuro, a partir del momento en el que comience a habitarla de manera efectiva y con carácter permanente, respecto de las cantidades que satisfaga desde entonces, pero ello no convalidará las deducciones anteriormente practicadas (DGT CV 8-6-10).
– Con la L 18/1991 se había admitido la imposibilidad para la ocupación efectiva por razones urbanísticas (por ejemplo, si el ayuntamiento no concede la cédula de habitabilidad porque la urbanización está pendiente de la licencia de primera ocupación), contando el plazo de doce meses desde el momento en que se concedía la cédula de habitabilidad (AEAT 22-2-95).
– La excepción por razón de cargo o empleo se limita a los casos en que el disfrute gratuito de la vivienda habitual sea inherente al cargo o empleo, constituyendo un derecho objetivo de quien lo desempeñe, aunque dicho empleo puede ser público o privado (DGT 18-7-94). El TEAC considera que la utilización de las viviendas debe ser en atención al cargo o empleo, de tal forma que sólo los empleados puedan utilizarlas, pero es independiente que la ocupación sea voluntaria u obligatoria y es indiferente que la vivienda sea gratuita o exista cierta contraprestación, inferior al valor de mercado. Se admiten como viviendas ocupadas por razón de cargo o empleo las utilizadas por personal de las Fuerzas Armadas proporcionadas por su Instituto Social (TEAC 10-9-97).
– A efectos del plazo de ocupación, la falta de alta en el padrón municipal no puede ser suplida por un certificado del Alcalde en el que, de manera sucinta, se expresa la residencia habitual en la localidad, ni con recibos de consumo de agua, electricidad y gastos de basura y alcantarillado, que sólo acreditan el uso del inmueble, pero no su habitualidad y residencia continua (TSJ Cantabria 19-2-01, Rec 86/00).
– No se considera circunstancia excepcional que permita abandonar la vivienda antes de los tres años o no ocuparla en los doce meses cuando la misma se produce antes de la adquisición y, por tanto, era conocida por el contribuyente (DGT 29-5-01; CV 11-3-10).
– El hecho de realizar visitas esporádicas a la vivienda con la finalidad exclusiva de verificar su estado y realizar un mantenimiento de la misma, no implica entender incumplido el requisito de que la vivienda adquirida no sea objeto de utilización (DGT CV 30-4-10).
– Es posible deducirse por las cantidades satisfechas desde la adquisición de la vivienda cuando en el momento de su adquisición se encuentra gravada con un contrato de arrendamiento que impide su uso y disfrute por el adquirente, siempre que dicho contrato finalice posteriormente y se ocupe la vivienda en el plazo de los doce meses siguientes a su adquisición. Cuestión distinta sería si el arrendamiento comienza con posterioridad a la adquisición; en tal caso no cabría la posibilidad de consolidar las deducciones practicadas con carácter previo a la adquisición, perdiendo el derecho a las mismas y el derecho a practicar la deducción nacería en el momento en que el contribuyente comenzase a habitarla de manera efectiva y con carácter permanente (DGT CV 30-4-10).
Ejemplo 2:
Un contribuyente adquirió, con fecha 15-10-2010, una vivienda en la que existía un contrato de arrendamiento cuyo vencimiento era el 30-3-2011. El día 1-12-2011 ha trasladado su vivienda habitual a esa vivienda.
Solución:
Este contribuyente tendrá derecho a practicar la deducción por inversión en vivienda, no sólo por las cantidades satisfechas en 2011, sino por las de 2010, toda vez que el plazo de los doce meses no se inició en el momento de la compra (15-10-2010), sino en la fecha del vencimiento del contrato de arrendamiento (30-3-2011), que es cuando pudo ocuparla.

2.2.4. Incumplimiento de plazos (RIRPF art.54 y 59)

Si se incumplen los requisitos de ocupación dentro de los doce meses siguientes a la adquisición o terminación de las obras, y de utilización durante tres años, sin que concurra causa justificada, y el contribuyente se ha estado practicando deducciones, se pierde el derecho a las mismas, y el contribuyente está obligado a sumar a la cuota del impuesto devengada en el ejercicio en que se hayan incumplido los requisitos, las cantidades deducidas más los intereses de demora.
Si concurren las excepciones antes señaladas, la deducción se practica hasta que concurran las circunstancias que exigen el cambio de vivienda o impiden su ocupación. Por excepción, cuando el contribuyente disfrute de otra vivienda habitual por razón de cargo o empleo, sí que puede continuar practicándose las deducciones por este concepto mientras se mantenga la situación y la vivienda adquirida no sea objeto de utilización.
Ejemplo 3:
Un contribuyente abrió una cuenta vivienda en diciembre de 2001, efectuando aportaciones a la misma por importe de 5.000 euros en los años 2001, 2002, 2003 y 2004. En marzo de 2005 compra sobre plano su futura vivienda habitual, entregando en ese momento el saldo de su cuenta vivienda. Hasta el 1 de enero de 2009, fecha en la que se adquiere en escritura pública la propiedad de la vivienda, ha abonado 6.000 euros anuales. Posteriormente, se traslada a vivir a dicha vivienda en diciembre de 2009, satisfaciendo un préstamo hipotecario desde la fecha de compra de 9.000 euros anuales. En noviembre de 2012 adquiere otra vivienda a la que se traslada ese mismo mes.
Solución:
Al haber transcurrido menos de tres años entre la fecha en la que deja de residir en la vivienda (noviembre de 2012) y la fecha en la que la ocupó (diciembre de 2009), el contribuyente, en la declaración del ejercicio 2012, debe añadir a la cuota íntegra todas las deducciones practicadas en los ejercicios anteriores vinculadas a dicha vivienda (10.650 euros), con los correspondientes intereses de demora. Además, no se practicará deducción alguna en el ejercicio 2012 por las cantidades satisfechas ese año:
Deducciones practicadas:

Por aportaciones a cuenta vivienda (años 2001 a 2004): 5.000 × 4 = 20.000;
20.000 × 15% 3.000 €
Por inversión en construcción (años 2005 a 2008): 6.000 × 4 = 24.000;
24.000 × 15% 3.600 €
Por adquisición de la vivienda (años 2009 a 2011): 9.000 × 3 = 27.000;
27.000 × 15% 4.050 €

Total a devolver: 10.650 € (3.000 + 3.600 + 4.050). Los intereses de demora habrán de calcularse para cada ejercicio. El día de inicio del cómputo de dichos intereses es:

• Si el resultado de la declaración-autoliquidación del IRPF fue a ingresar, desde el último día del plazo que tuvo el contribuyente para presentarla, con independencia de cuándo lo hizo (el 20 o el 30 de junio, según los ejercicios fiscales, o día posterior si esa fecha fue festiva).
• Si el resultado fue con derecho a devolución, desde la fecha en la que se produjo la devolución.

El día de fin del cómputo de los intereses es la fecha de presentación del IRPF de 2012 (mayo o junio de 2013).
Ejemplo 4:
Mismos datos que en el ejemplo anterior, si bien el motivo de trasladar su residencia vino exigido por la obtención de otro empleo en el extranjero.
Solución:
En este caso no deben devolverse las cantidades deducidas en ejercicios anteriores y, además, puede practicar la deducción por inversión en 2012 hasta la fecha en la que resida en dicha vivienda.
Ejemplo 5:
Mismos datos que en el ejemplo anterior, si bien en 2014 vuelve a la vivienda que abandonó en noviembre de 2012.
Solución:
Puede volver a practicar la deducción desde el momento en el que vuelva a residir de forma efectiva y permanente en la vivienda. El plazo de tres años a efectos de consolidar las citadas deducciones se computa desde la fecha en la que ha vuelto a residir de forma efectiva y permanente en la misma.

2.2.5. Pluralidad de viviendas habituales

La Administración considera de forma reiterada que un mismo contribuyente no puede tener simultáneamente más de una vivienda habitual. Así, en el supuesto de duplicidad de domicilios (por ejemplo, contribuyente que vive de lunes a jueves en uno y de viernes a domingo en otro) se ha tomado como criterio aquel donde se resida por más tiempo a lo largo del período impositivo (DGT 28-8-97; 10-3-00; CV 20-5-10).
– Los miembros de la unidad familiar pueden tener diferentes viviendas habituales, aunque no sea lo normal. Así, los hijos menores por razón de estudio o uno de los cónyuges por motivos laborales. En este caso, si tributan de forma conjunta, pueden deducirse por todas las viviendas habituales, si se cumplen los demás requisitos de deducción. Si cada contribuyente tributa de forma individual debe practicar la deducción por la vivienda en la que resida y en función de las cantidades satisfechas en su adquisición o rehabilitación, que si se trata de dinero ganancial corresponderá el 50% a cada cónyuge (AEAT 10-3-95).
– Si dos cónyuges adquieren dos viviendas diferentes en las que, por motivos laborales, residen, podrán aplicar la deducción por ambas de acuerdo a las reglas generales (DGT 17-5-02).
Ejemplo 6:
Matrimonio compuesto por 2 funcionarios. Cada uno de ellos, por razón de su puesto de trabajo, reside en una provincia distinta; uno en Albacete, otro en Barcelona. Tanto el cónyuge residente en Albacete como el de Barcelona han adquirido, entre ambos y con anterioridad a 31-12-2010, una vivienda en cada provincia, a partes iguales.
Las bases imponibles ascienden a:
– Cónyuge residente en Albacete: 45.000 €.
– El residente en Barcelona: 52.000 €.
Los importes satisfechos en 2011 por la amortización y los intereses correspondientes a los préstamos hipotecarios:

• Vivienda de Albacete: 10.000 € (5.000 € cada cónyuge).
• Vivienda de Barcelona: 21.000 € (10.500 € cada cónyuge).

Solución:
Lo primero que hay que observar es que, aunque la base imponible de cada uno de ellos supera los 24.107,20 €, por haber adquirido las viviendas habituales antes de 31-12-2010, tienen derecho a la deducción por inversión en vivienda habitual. A la hora de practicar la misma, el residente en Barcelona podrá deducir el 50% del importe satisfecho por la adquisición de la vivienda situada allí. El otro 50% no lo podrá deducir su cónyuge porque reside en Albacete. Del mismo modo, éste podrá deducir por el 50% del importe correspondiente a los pagos efectuados por la vivienda de Albacete, y ninguna cantidad por la de Barcelona.
En el caso de que presentasen declaración en tributación conjunta y, por supuesto, teniendo en cuenta que los límites de inversión no se duplican, cabría deducir por el importe total destinado a la adquisición de ambas viviendas.
Así, en tributación individual:

• Cónyuge residente en Albacete: base máxima de deducción: 5.000 €.
• Cónyuge residente en Barcelona: base máxima de deducción: 9.015 € (puesto que 10.500 € superan el límite absoluto por declaración).

La suma de ambas bases totalizan 14.015 €.
En tributación conjunta: 9.015 € que es el límite de inversión en vivienda (en régimen transitorio) por declaración

2.3. Concepto de adquisición de vivienda

Se entiende por adquisición de vivienda habitual, a efectos de la deducción, la adquisición en sentido jurídico del derecho de propiedad o pleno dominio de la misma, aunque éste sea compartido, siendo indiferente el negocio jurídico que la origine.
Así, la adquisición podrá efectuarse por compraventa, permuta, herencia, legado o donación. Se excluye, pues, del concepto de adquisición válido para la aplicación de la deducción, la adquisición de la nuda propiedad, usufructo u otros derechos reales de goce o disfrute sobre la vivienda habitual.
Con arreglo al ordenamiento jurídico español, la adquisición de la propiedad requiere título y modo. La propiedad se entiende adquirida:
a) En los supuestos de ejecución directa de la construcción por parte del contribuyente, se entiende producida con la finalización de las obras. En este caso, la fecha de declaración de obra nueva suele ser un indicio del momento en el que la vivienda ingresa en el patrimonio del contribuyente, sin perjuicio de que se admitan otros medios de prueba.
b) En los supuestos de entregas al promotor cuando, suscrito el contrato de compraventa, se realice la tradición o entrega de la cosa vendida, que en el caso de inmuebles puede realizarse de múltiples formas: puesta en poder y posesión de la cosa, entrega de las llaves o títulos de pertenencia o el otorgamiento de escritura pública.
– En los casos de adquisición onerosa o lucrativa: cuando al título se le une el modo, es decir, la tradición o puesta en poder y posesión. En principio, sería a partir de ese instante desde el que se puede practicar la deducción por las cantidades invertidas en la adquisición de la vivienda habitual.
– Se asimilan a la adquisición de vivienda los supuestos de ampliación y rehabilitación de la misma (ver apartados 3.2 y 2.4, respectivamente)
– En los supuestos de nulidad matrimonial, divorcio o separación judicial, mantienen el derecho a deducción las cantidades satisfechas en el período impositivo para la adquisición de la que fue durante la vigencia de su matrimonio la vivienda habitual del contribuyente, siempre que continúe teniendo esta condición para los hijos comunes y el progenitor en cuya compañía queden.

2.3.1. Título de adquisición (LIRPF art.68.1 redacc L 39/2010; RIRPF art.55 redacc RD 861/2008)

La adquisición de la vivienda puede ser por cualquier título oneroso (compraventa, permuta, etc.) o lucrativo, intervivos (donación) o mortis causa (legado, herencia, etc.), pero en cualquier caso debe adquirirse la plena propiedad de la vivienda. Hasta que no se adquiera la propiedad no se puede practicar la deducción, con la excepción de las cantidades entregadas al promotor o depositadas en la cuenta vivienda.
Por otra parte, es indiferente el lugar dónde radique la vivienda, siendo aplicable la deducción aunque la misma esté situada en el extranjero si constituye la residencia habitual del contribuyente y, lógicamente, éste continúe tributando por el IRPF.
La forma de pago puede ser al contado o a plazos. Usualmente se instrumenta a través de un préstamo hipotecario, lo que permite aplicar la deducción según se vayan pagando los intereses y el capital en cada período impositivo. Ello tiene gran trascendencia a efectos de calcular en cada período la base de deducción y tener en cuenta los límites correspondientes.
– Se exige la adquisición de la propiedad, es decir que sea un pleno propietario de la vivienda, no bastando que se trate de un usufructo o nuda propiedad de un inmueble tanto para adquisición (DGT 23-5-95; AEAT 10-3-95; 19-6-00), como para rehabilitación (DGT 1-8-97), aunque el usufructo lleve consigo el compromiso de edificar la vivienda habitual en el solar donde radica un inmueble en ruinas (DGT 23-12-92), o se trate de un usufructo vitalicio (DGT 20-5-93).
– La adquisición del usufructo vitalicio de una vivienda no da derecho a deducción por inversión en vivienda habitual, pues es necesario el pleno dominio. Si se adquiere a los padres la nuda propiedad y posteriormente, por fallecimiento, el usufructo, se pueden deducir las cantidades pagadas desde la consolidación del pleno dominio (ISD), gastos de adquisición y también los pagos pendientes de la nuda propiedad que se habían aplazado (DGT 20-3-02). Tampoco basta la concesión demanial que otorga a una persona el uso y disfrute exclusivo y temporal de un bien de dominio público (DGT CV 22-4-10).
Ejemplo 7:
Tras el fallecimiento de su padre, un contribuyente adquiere el usufructo de la vivienda habitual a su madre. La propiedad de la misma es el 50% de la viuda y el 50% del hijo.
Solución:
Hasta tanto no adquiera el resto de la propiedad a su madre, no tendrá derecho a deducir por inversión en vivienda habitual, dado que no es dueño de la misma en «pleno dominio».
– Cuando en el contrato de compraventa exista una cláusula suspensiva, que condicione la adquisición de la propiedad por el comprador hasta que satisfaga todas las cantidades del precio, no cabe practicarse deducción alguna (DGT 19-6-95). Tampoco dan derecho a deducción las cantidades entregadas para acceder de forma diferida a la propiedad, conservando el propietario el pleno dominio hasta que se hayan cumplido todas las obligaciones del contrato (DGT CV 4-4-06).
Ejemplo 8:
Don Manuel compra a Don Pedro la vivienda que este último posee en Lérida. Ante la imposibilidad de financiar la misma, Don Pedro establece en el contrato de compra-venta una cláusula mediante la cual, hasta que no termine de pagar el importe total de la misma, no se perfeccionará el contrato.
Solución:
Dado que Don Manuel no es propietario de la vivienda hasta que no pague el importe total del precio, no tendrá derecho a deducir por inversión en vivienda habitual.
– Las cantidades destinadas por los titulares de un derecho de superficie sobre una parcela de titularidad pública, a la construcción de las viviendas que constituirán la residencia habitual de los cooperativistas, dan derecho a la deducción por adquisición de vivienda, ya que se convierten en titulares de lo construido sobre el suelo, aunque al extinguirse el derecho de superficie lo construido se convierta en propiedad del ayuntamiento. Si, de acuerdo con las condiciones previstas, los adjudicatarios del derecho de superficie adquieren el suelo, consolidando el dominio, las cantidades destinadas a la adquisición del suelo darán derecho a la deducción por adquisición de vivienda (DGT 30-6-99; CV 23-6-10).
– En el caso de que un inquilino ejerza el derecho de retracto en subasta pública sobre la vivienda que ocupa, pero esté recurrida la adjudicación de la misma, no puede decirse que haya adquisición hasta que la sentencia sea firme (DGT 12-9-02). De esta forma, en el momento en el que la sentencia adquiera firmeza se conjugan los dos elementos necesarios para que se produzca la adquisición: título -la sentencia- y modo -la tradición: pues el retrayente ya se encontraba en posesión de la cosa pasando a poseerla a título de dueño- (DGT CV 2-3-10).
– Un contribuyente suscribe un contrato privado de compraventa de vivienda, acordando con su novia abonar, por mitad e iguales partes, la totalidad del precio estipulado y sus impuestos, con la intención de adquirirla en igual proporción. Ante la negativa de la inmobiliaria a incluir a aquélla como parte adquirente, formaliza un documento público de reconocimiento de deuda a favor de su novia. En este caso, la novia no adquiere la titularidad de la vivienda, por lo que no puede deducir cantidad alguna por su adquisición, en tanto no adquiera la titularidad de la misma (DGT 13-5-03).
– Se considera propietario en pleno dominio de la vivienda desde el origen a un contribuyente que adquiere la misma mediante escritura de compraventa en la que no figuraba como tal sino que constaban sus padres como usufructuarios, correspondiendo tan sólo al mismo la nuda propiedad, aunque este error de hecho motivase el otorgamiento de una escritura de subsanación en la que se hizo constar al contribuyente como propietario del 100% del dominio de la vivienda (TSJ Cantabria 11-10-02, Rec 1057/01).
– No da derecho a deducción por vivienda la compra de acciones de una sociedad en cuyo patrimonio consta la vivienda que ocupa el contribuyente (DGT 7-5-02).
– La fecha y forma de adquisición deben entenderse según nuestro Derecho Civil, que recoge la doctrina del título y el modo, de manera que el simple contrato no transfiere por sí solo el dominio, sino que necesita acreditarse la tradición de la cosa vendida -por ejemplo con la puesta en poder y disposición de la cosa, la entrega de llaves, o los títulos de pertenencia o el otorgamiento de escritura pública, etc.- (DGT CV 17-2-06; CV 29-6-06; CV 3-12-10).
– La deducción por adquisición de vivienda corresponde al propietario de la misma, independientemente de quién figure en la hipoteca. Si en la hipoteca figuran dos titulares, el propietario de la vivienda sólo puede deducirse por el 50% del importe pagado, salvo que pueda demostrar que paga el 100% de la hipoteca (DGT CV 30-4-07). A tal efecto, debe efectuarse una novación del préstamo hipotecario o acreditar la existencia de un préstamo a su favor por parte de los otros titulares del préstamo hipotecario del capital entregado a éstos por la entidad financiera, pactando el mismo tipo de interés que el acordado con la entidad (DGT CV 2-9-10).
Ejemplo 9:
Doña Ángela adquiere su vivienda habitual en Logroño. El importe de la misma asciende a 200.000 €. Para su financiación necesita constituir un préstamo con garantía hipotecaria de 150.000 €. La entidad financiera no asume el riesgo si no son, al menos, dos deudores hipotecarios con ingresos suficientes. Es el padre de Doña Ángela quien asume el 50% de la carga hipotecaria.
Solución:
A pesar de que es Doña Ángela la dueña de la vivienda al 100%, como sólo satisface el 50% del préstamo hipotecario, ésta será la cantidad máxima con derecho a deducción. Si Doña Ángela pudiera acreditar que ha pactado un préstamo de ese 50% concedido por su padre a ella misma, entonces, en la medida de que fuese devolviendo el mismo (y, en su caso, los intereses devengados) a su padre, también cabría deducirse por esas cantidades.
– Es posible practicar la deducción respecto de una vivienda gravada por un derecho de habitación, siempre que las características de la vivienda permitan la constitución del citado derecho de habitación, de forma tal que, además del titular del derecho de habitación, puedan vivir en la misma los titulares de la propiedad de la citada vivienda, no planteándose una situación ficticia de división del dominio y de utilización de la vivienda como residencia de sendas personas. Eso sí, la deducción queda limitada a la parte que proporcionalmente corresponda con la parte de la vivienda que no se encuentre gravada por el derecho de habitación, esto es, la parte que utilicen de forma privada, así como por las zonas comunes, por lo que se puede deducir respecto de aquellas zonas que se establezcan de uso reservado para el titular del derecho de habitación (DGT CV 28-6-10).
Ejemplo 10:
Un contribuyente es propietario de una vivienda gravada por un derecho de habitación, que supone un 20% del total de la vivienda.
Solución:
Podrá deducir por inversión en vivienda el 80% de las cantidades invertidas en la adquisición de la misma.
– La suscripción de un contrato privado de compraventa no comporta, por sí mismo, la adquisición de la cosa. Para transferir el dominio es necesario, además, que se produzca la tradición o entrega de la cosa vendida, con independencia de las posibles obligaciones futuras o aplazadas (DGT CV 27-4-10).

2.4. Concepto de rehabilitación de vivienda

A efectos de esta modalidad de deducción, se considera rehabilitación de vivienda habitual las obras realizadas en la misma que cumplan cualquiera de los siguientes requisitos:
a) Que las obras hayan sido calificadas o declaradas como actuación protegida en materia de rehabilitación de viviendas.
b) Que las obras tengan por objeto principal la reconstrucción de la vivienda mediante la consolidación y el tratamiento de las estructuras, fachadas o cubiertas y otras análogas, siempre que el coste global de las operaciones de rehabilitación exceda del 25% del precio de adquisición si se hubiese efectuado la adquisición durante los dos años inmediatamente anteriores al inicio de las obras de rehabilitación o, en otro caso, del valor de mercado que tuviera la vivienda en el momento de dicho inicio.
A estos efectos, se descontará del precio de adquisición o del valor de mercado de la vivienda la parte proporcional correspondiente al suelo.
– La rehabilitación debe referirse a una vivienda habitual previamente adquirida. Por ello, no procede la deducción realizada por el arrendatario (DGT 5-7-93), el usufructuario o el nudo propietario.
– Las obras de rehabilitación que debe acometer una comunidad de propietarios por haber sido incluido el inmueble en una zona de rehabilitación integrada, con derecho al cobro de una subvención, dan derecho a deducción por inversión en vivienda. Cada copropietario podrá deducirse en proporción a su cuota o coeficiente de participación en el edificio. La subvención se califica de ganancia patrimonial (DGT 5-11-01).
– No tiene la consideración de rehabilitación, la instalación de paneles solares en la vivienda habitual (DGT CV 6-6-08).
Ejemplo 11:
Un contribuyente va a realizar obras de reparación de los defectos estructurales en la vivienda habitual. El importe de las obras asciende a 30.000 euros, obteniendo una subvención de la Comunidad Autónoma por el 50% de su importe.
Durante 2008, 2009 y 2010 las cantidades satisfechas son 9.000 euros anuales, pagando el año 2011 el resto: 3.000 €.
Además opta por imputar la subvención en cuatro ejercicios: 2008, 2009, 2010 y 2011.
Solución:
Tiene derecho a practicar la deducción cada año tomando en consideración las cantidades satisfechas en cada ejercicio. Al mismo tiempo, debe imputarse en la base imponible, como ganancia patrimonial, la cuarta parte de la subvención en cada año.
Si las obras llevadas a cabo en la vivienda no se consideran como rehabilitación, se sumarán al valor de adquisición a efectos de futuras enajenaciones si se consideran como mejoras, salvo que se trate de obras de reparación y conservación.
Ejemplo 12:
Se adquiere el 1-10-2009 una vivienda por un importe de 150.000 €, correspondiendo 90.000 € a la construcción y 60.000 € al suelo. Debido al mal estado de la misma, el propietario acomete obras de consolidación de las estructuras de la vivienda, siendo el coste de las mismas de
a) 30.000 €.
Solución 12.a)
Como el coste de las obras es superior al 25% del valor de adquisición excluido el suelo (25% 90.000 = 22.500), las obras dan derecho a deducción por inversión en vivienda habitual, por el concepto de rehabilitación.
b) 15.000 €.
Solución 12.b)
Como el coste de las obras no es superior al 25% del valor de adquisición excluido el suelo, las mismas no dan derecho a deducción por inversión en vivienda habitual.

2.5. Conceptos que no dan derecho a la deducción en vivienda

A efectos de la deducción, en ningún caso tienen la consideración de inversión en vivienda habitual los siguientes conceptos:
a) Los gastos de conservación y reparación efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instalaciones y similares.
b) Los gastos de sustitución de elementos tales como instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad y otros.
c) Las mejoras.
d) Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con la vivienda que excedan de dos.
e) La adquisición de plazas de garaje, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y, en general, los anexos o cualquier otro elemento que no constituya vivienda propiamente dicha, siempre que se adquieran independientemente de ésta.

3. DEDUCCIÓN POR CONSTRUCCIÓN O AMPLIACIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL

3.1. Concepto de construcción de vivienda habitual

Cuando el contribuyente satisfaga directamente los gastos derivados de la ejecución de las obras, o entregue cantidades a cuenta al promotor de las mismas, siempre que finalicen en un plazo no superior a cuatro años desde el inicio de la inversión.
Si las obras no fueran terminadas en el plazo indicado, además de no poderse practicar deducciones por las cantidades invertidas a partir de ese momento, también se perderá el derecho a las deducciones efectuadas con anterioridad.
Sin embargo, el plazo de cuatro años puede verse ampliado, sin perder el derecho a las deducciones, en las siguientes situaciones:
a) Situación de concurso del promotor de las obras. En estos casos, el plazo queda ampliado automáticamente en otros cuatro años.
b) Cuando se produzcan otras circunstancias excepcionales no imputables al contribuyente, distintas de la anterior, que supongan paralización de las obras.
En estos supuestos, el contribuyente puede solicitar de la Administración tributaria la ampliación del plazo.
– La expresión paralización de las obras debe interpretarse de forma amplia, de manera que abarque tanto paralizaciones posteriores al inicio material o físico de las obras de construcción, como anteriores por circunstancias de índole formal (visados, licencias, etc.), que forman parte inexcusable de la obra, ya que sin ellas la construcción no sería viable. No obstante será la Administración tributaria quien tendrá que apreciar en cada caso concreto la concurrencia o no de excepcionalidad (DGT CV 26-10-07; CV 16-12-08).
– Contribuyente vende su vivienda habitual reinvirtiendo el importe total obtenido en el plazo de 2 años en una vivienda en construcción. El final de la obra se produce pasados los dos años pero antes de cuatro. ¿Es aplicable la exención por reinversión?.
En general las obras deben finalizar en un plazo no superior a cuatro años; no obstante, para poder acogerse a la exención materializando la reinversión en una vivienda en construcción, es necesario que la vivienda se adquiera en los dos años anteriores o posteriores a la transmisión. La adquisición se producirá en la fecha en que de acuerdo con las disposiciones del Código Civil, concurran el título o contrato y la entrega o tradición de la nueva vivienda, siendo indiferente el momento de inicio de la construcción. Por tanto, la construcción debe finalizar en un plazo máximo de dos años desde la venta de la anterior (DGT CV 11-5-09; Informe 20-12-04).
Ejemplo 13:
Don José Luis vendió su vivienda habitual con fecha 1-1-2009. Todo el importe de la enajenación lo reinvirtió en la adquisición de una vivienda «sobre plano». La entrega de llaves de la misma se ha producido con fecha 30-9-2011.
Solución:
No gozará del beneficio de la exención por reinversión de la ganancia patrimonial obtenida en la venta de la vivienda habitual, toda vez que desde la fecha de la transmisión hasta la entrega de llaves de la nueva vivienda han transcurrido más de dos años. Deberá, por tanto, presentar declaración complementaria por el IRPF de 2009, gravando dicha ganancia patrimonial.
– Puede simultanearse la deducción por construcción (pagos al promotor, compra de solar, etc.) con la aportación a cuenta vivienda mientras no se haya adquirido la vivienda (DGT 27-9-02). Asimismo, es compatible la deducción por construcción con la deducción por alquiler de vivienda habitual (DGT CV 19-11-08).
– Dan derecho a la deducción las cantidades satisfechas por la adquisición del terreno y los restantes gastos (notaría, registro, proyecto, etc.) originados por esa adquisición y la subsiguiente construcción (DGT 18-2-00).

3.2. Ampliación de la vivienda habitual

Sólo se entiende como ampliación el aumento de su superficie habitable, producido mediante cerramiento de parte descubierta o por cualquier otro medio, de forma permanente y durante todas las épocas del año. Así, dentro de este concepto se entiende comprendida tanto la adquisición de una vivienda contigua como de una vivienda situada en un nivel inmediatamente superior o inferior, con el fin de unirla a la vivienda habitual y aumentar de esta forma la superficie habitable de la misma; otro ejemplo puede ser el cerramiento de una terraza, etc.

4. CANTIDADES INVERTIDAS CON DERECHO A DEDUCCIÓN (BASE DE DEDUCCIÓN)

En relación con esta cuestión hay que diferenciar la regla general y otras reglas especiales. Analicémoslas:
Regla general.
Desde 1-1-2011 existen dos límites individuales, en función de la base imponible del contribuyente (en tributación conjunta también es único este límite por declaración):
1. Para cuantías de base imponible igual o inferiores a 17.707,20 euros anuales, la base máxima de deducción será de 9.040 euros anuales
2. Cuando la base imponible esté comprendida entre 17.707,20 y 24.107,20 euros anuales, la base de la deducción será el resultado de efectuar la siguiente operación: 9.040 – 1,4125 × (BI – 17.707,20).
Por base imponible habrá de entenderse la suma de la base imponible general y de la base imponible del ahorro.
Quienes gocen de derecho a deducción en vivienda por haber invertido en la misma antes de 1-1-2011 y tengan una base imponible superior a 17.707,20 € (aun cuando su base exceda de 24.107,20 €) tendrán como límite máximo el vigente a 31-12-2010, esto es, 9.015 €. Si la base imponible es inferior a 17.707,20 € su base de deducción máxima es la nueva de 9.040 €.
También existe régimen transitorio para quienes hubieran efectuado las obras de rehabilitación o de ampliación de la vivienda habitual con anterioridad a 1-1-2011. No obstante, en ambos casos dichas obras han de finalizarse, en todo caso, antes de 1-1-2015.
Dicha base estará constituida por las cantidades satisfechas en el ejercicio, incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del contribuyente y, en el caso de financiación ajena, la amortización, los intereses y demás gastos derivados de la misma. Por ejemplo:

• El coste de los instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés de los préstamos hipotecarios.
• Las primas de los contratos de seguro de vida y de incendios, siempre que estén incluidos en las condiciones de los préstamos hipotecarios obtenidos para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual.

También forman parte de la base de la deducción, con independencia de la utilización o no de financiación ajena, los gastos y tributos originados por la adquisición que hayan corrido a cargo del adquirente, tales como honorarios de arquitecto y aparejador, licencia de obras, declaración de obra nueva, Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, IVA, gastos de notaría y registro, gastos de agencia, etc.
Ejemplo 14:
Tres contribuyentes adquirieron su vivienda habitual antes de 1-1-2011. Los tres han invertido, cada uno de ellos, durante el ejercicio 2011 un total de 10.000 €. Determinar la base máxima de deducción, sabiendo que el contribuyente 1 tiene una base imponible de 30.000 €, el contribuyente 2 de 20.000 € y el 3 de 15.000 €.
Solución:
Tanto para el contribuyente 1 como para el 2, la base máxima es de 9.015 €, toda vez que ambas superan los 17.707,20 €. Sin embargo para el contribuyente 3, la base máxima es la nueva de 9.040 € dado que su base es inferior a 17.707,20 €.
La observación al ejemplo es que si el contribuyente 2 gozara de la deducción por haber adquirido la vivienda después de 1-1-2011, su base máxima será el resultado de aplicar la siguiente operación:
9.040 – 1,4125 × (20.000 – 17.707,20) = 5.801,42 €.
El régimen transitorio le ha otorgado a este contribuyente un incremento de base de deducción de más de 3.000 €.
Por supuesto, el contribuyente 1 no gozaría de deducción en vivienda si hubiera adquirido la misma con posterioridad a 1-1-2011. Aquí, obviamente, el incremento de base de deducción es mayor: 9.015 €.
Reglas especiales.
Además de la regla general anteriormente comentada, para determinar la base de la deducción, es decir, las cantidades invertidas con derecho a deducción, deben tenerse en cuenta las siguientes reglas especiales:
1. Cuando se adquiera una vivienda habitual habiendo disfrutado de la deducción por adquisición de otras viviendas habituales anteriores, no se podrán practicar deducciones por la adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda hasta que el importe invertido en ella exceda de las cantidades invertidas en las anteriores que hubieran gozado de deducción.
2. Cuando la transmisión de la vivienda habitual hubiera generado una ganancia patrimonial exenta por reinversión, la base de deducción por adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda habitual se minorará en el importe de la ganancia patrimonial exenta, no pudiéndose practicar deducciones hasta que el importe invertido supere la suma del precio de adquisición de la vivienda anterior, en la medida en que hubiera gozado de deducción, más la ganancia patrimonial exenta.
3. Cuando en la transmisión de la vivienda habitual la ganancia patrimonial obtenida generada con anterioridad a 20 de enero de 2006 quede no sujeta al IRPF, por aplicación de los coeficientes reductores (LIRPF disp.trans.9ª) -viviendas adquiridas antes de 31 de diciembre de 1986- o cuando se obtenga una pérdida patrimonial, la deducción por adquisición de la nueva vivienda habitual no podrá comenzar hasta que el importe invertido en la misma no supere las cantidades invertidas en las anteriores viviendas habituales que hubiesen gozado de deducción.
Ejemplo 15:
Don Manuel Rico ha suscrito, con fecha 30-6-2010, un contrato de compra-venta de una vivienda que está en fase de construcción, con la intención de que se convierta en su nueva vivienda habitual una vez terminen las obras. La entrega de llaves está prevista para el 31-12-2011. La base imponible del IRPF de D. Manuel es superior a 24.107,20 €.
El Sr. Rico ya se ha deducido, a lo largo de su dilatada vida, por su actual vivienda habitual y por otras anteriores, unas cantidades que totalizan 300.000 € de bases de deducción.
El precio total de la próxima vivienda habitual (IVA incluido) asciende a 500.000 €. La financiación de la misma es la siguiente:

• A la formalización del contrato privado de compraventa: 150.000 €.
• A la entrega de llaves (31-12-2011): 100.000 €.
• Préstamo hipotecario por el resto del precio: 250.000 €.

Con todos estos datos, se pide:
1. Determinar si en 2010 el Sr. Rico puede practicar deducción por inversión en vivienda.
2. Si en 2011 y siguientes, suponiendo siempre bases imponibles superiores a 24.107,20 €, podrá Don Manuel deducir por inversión en vivienda habitual.
Solución:
1. En el ejercicio 2010 no existía restricción al derecho a la deducción por inversión en vivienda para bases imponibles que superasen una determinada cantidad. Sin embargo, en nuestro supuesto, no cabe practicar dicha deducción porque el importe entregado al promotor (150.000 €) todavía no excede las bases de deducción practicadas por viviendas anteriores (300.000 €).
2. En 2011, si bien ya entró en vigor la nueva redacción de la LIRPF art.68.1, haciendo desaparecer el derecho a la deducción para contribuyentes con bases imponibles superiores a 24.107,20 € anuales, sin embargo la propia LIRPF disp.trans.18ª ha mantenido el derecho para quienes hubieran comprado la vivienda con anterioridad a 1-1-2011. No obstante, con la inversión de otros 100.000 €, más los 150.000 invertidos en 2010, todavía no supera los 300.000 € de bases objeto de deducción por viviendas habituales anteriores. Será cuando pague otros 50.000 € en concepto de amortización de capital e intereses del préstamo hipotecario, cuando el Sr. Rico podrá comenzar a deducir por inversión en su nueva vivienda habitual (150.000 + 100.000 + 50.000 = 300.000 €).
Ejemplo 16:
Don Pedro Recio ha transmitido su vivienda habitual en 2011, obteniendo una ganancia patrimonial de 50.000 €. Del importe cobrado por dicha transmisión, 200.000 €, tan sólo 75.000 € los ha destinado a la adquisición de su nueva vivienda habitual.
¿A cuánto ascenderá la ganancia patrimonial que el Sr. Recio podrá dejar exenta por la reinversión?
Solución:
Si hubiera reinvertido la totalidad del importe (200.000 €), hubiera podido gozar de la exención íntegra de la ganancia patrimonial (50.000 €); como ha reinvertido 75.000 €, sólo podrá dejar exenta la parte de ganancia proporcional:

75.000 = × ; × = 18.750
200.000 50.000

Por tanto, la ganancia sujeta y no exenta asciende a 50.000 – 18.750 = 31.250 €.

5. CUOTAS DE DEDUCCIÓN

El IRPF es un impuesto cedido parcialmente a las Comunidades Autónomas. Dicha cesión se sitúa, actualmente, en el 50% de la cuota íntegra. Las CCAA de régimen común (todas, excepto País Vasco y Navarra, además de las Ciudades Autónomas de Ceuta y de Melilla) pueden aumentar o disminuir los porcentajes autonómicos de deducción por inversión en vivienda habitual, sobre este 50% de participación (amén de las propias deducciones que pueden establecer sobre su propia cuota autonómica).
Como veremos a continuación, tan sólo dos CCAA han hecho uso de su capacidad normativa en esta materia (y en sólo una de ellas se ha variado el tipo de deducción).
Los porcentajes de deducción por inversión en vivienda habitual en 2011 son:
– Para minorar la cuota íntegra estatal: 7,5%.
– Para minorar la cuota íntegra autonómica: 7,5%.Las dos CCAA que han legislado sobre esta materia han sido:

Murcia: 7,5% (coincidente con el tipo a aplicar en aquellas CCAA que no hayan regulado su tramo).
Cataluña: 6% con carácter general y 9% en régimen especial. Para gozar de este incremento en el tipo de deducción se han de cumplir alguno de los siguientes requisitos:

a) Tener 32 años o menos de edad en la fecha de devengo del impuesto, siempre que su base imponible total, menos el mínimo personal y familiar no sea superior a 30.000 €. En caso de tributación conjunta, este límite se computa de manera individual para cada uno de los contribuyentes que tenga derecho a la deducción por haber realizado inversiones en la vivienda habitual en el ejercicio.
b) Haber estado en paro durante 183 días o más durante el ejercicio.
c) Tener un grado de discapacidad igual o superior al 65%.
d) Formar parte de una unidad familiar que incluya al menos un hijo en la fecha de devengo del impuesto.
Ejemplo 17:
Un contribuyente residente en Gerona, con una base imponible general de 15.000 € y una base imponible del ahorro de 1.000 € en 2011, ha satisfecho en concepto de amortización e intereses del préstamo hipotecario que tiene concedido para financiar su vivienda habitual, 8.000 €.
Se sabe, además, que es menor de 32 años. Determinar la deducción total (tramo estatal y autonómico) por inversión en vivienda habitual.
Solución:
Dado que su base imponible es inferior a 17.707,20 € (15.000 + 1.000 = 16.000), aunque el supuesto no nos indica si la fecha de adquisición de la vivienda habitual es anterior o posterior a 1-1-2011, la solución es la misma. La base máxima es, en ambos casos, de 9.040 €, por encima de su inversión: 8.000 €, teniendo, por tanto, derecho a practicar los porcentajes estatal y autonómico siguientes:

• Estatal: 7,5% s/ 8.000 € = 600 €.
• Autonómico: Cataluña tiene un régimen especial al que se puede acceder cumpliendo uno de los requisitos expuestos en este mismo apartado. Como el contribuyente de nuestro ejemplo es menor de 32 años, puede aplicar el 9%: 8.000 × 9% = 720 €.

Así pues, el total incentivo a la adquisición de la vivienda habitual es de 1.320 € (600 + 720).

6. OBRAS E INSTALACIONES DE ADECUACIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL POR RAZONES DE DISCAPACIDAD

Tienen la consideración de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual las siguientes:
a) Las obras que impliquen una reforma del interior de la vivienda.
b) Las obras de modificación de elementos comunes del edificio que sirvan de paso necesario entre la vía pública y la finca urbana, tales como escaleras, ascensores, pasillos, portales o cualquier otro elemento arquitectónico.
c) Las obras necesarias para la aplicación de dispositivos electrónicos que sirvan para superar barreras de comunicación sensorial o de promoción de la seguridad.
Las obras e instalaciones de adecuación deberán ser calificadas como necesarias para la accesibilidad y comunicación sensorial que facilite el desenvolvimiento digno y adecuado de la persona con discapacidad, mediante certificado o resolución expedido por el IMSERSO u órgano competente de las Comunidades Autónomas en materia de valoración de minusvalías, basándose en el dictamen emitido por los Equipos de Valoración y Orientación dependientes de la misma.
Los requisitos subjetivos que deben cumplirse para aplicar esta deducción son los siguientes:
1. Que la persona con discapacidad sea el propio contribuyente o su cónyuge o un pariente, en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el tercer grado inclusive, que conviva con él.
2. Que la vivienda esté ocupada por cualquiera de las personas a que se refiere el párrafo anterior a título de propietario, arrendatario, subarrendatario o usufructuario.
Además del contribuyente discapacitado o su cónyuge o parientes hasta tercer grado que convivan con él, también podrán practicar la deducción los copropietarios del inmueble donde se efectúen las obras de adaptación en elementos comunes del edificio.
El importe máximo de la inversión con derecho a esta deducción está establecido, a partir de 1-1-2011, en 12.080 euros anuales, sin que el eventual exceso de las cantidades invertidas sobre dicho importe pueda trasladarse a ejercicios futuros.
También existe un régimen transitorio para quienes hayan iniciado las obras de adaptación de la vivienda antes de 1-1-2011. El límite máximo para la terminación de las mismas es el 1-1-2015.
En estos supuestos la base máxima de deducción para los contribuyentes con base imponible superior a 17.738,99 € (aun superando la de 24.107,20) es la vigente a 31-12-2010, esto es, 12.020 €.
Los porcentajes de deducción aplicables en 2011 son los siguientes:
– Para minorar la cuota íntegra estatal: 10%.
– Para minorar la cuota íntegra autonómica: 10%.Tan sólo dos CCAA han legislado sobre este tramo:

Murcia: 10% (coincidente con el tipo «residual»).
Cataluña: 12%.

La deducción por obras de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad es compatible con la deducción por inversión en vivienda habitual.
Ejemplo 18:
Un contribuyente residente en Madrid tiene un hijo de 32 años con quien convive y que tiene una discapacidad superior al 65%. La vivienda en la que residen es propiedad del padre. El edificio tiene en total 6 viviendas. A pesar de que ellos viven en la planta baja, el acceso desde la calle al portal no es el adecuado para la movilidad del discapacitado. La Comunidad Autónoma de Madrid ha emitido el preceptivo informe indicando la necesidad de efectuar unas obras que faciliten el acceso de la silla de ruedas al portal a través de una rampa.
El importe de las obras ha ascendido en 2011 a 18.000 €. Por tanto, cada vivienda ha asumido un gasto de 3.000 € (18.000 / 6).
Determinar la procedencia de la deducción por obras de adecuación de la vivienda por razón de discapacidad.
Solución:
Desde 1-1-2011 sólo tendrán derecho a practicar deducción por inversión en vivienda (rehabilitación, construcción o ampliación, obras de adaptación por discapacidad y cuenta ahorro vivienda) los contribuyentes cuya base imponible total sea inferior a 24.107,20 €.
En cuanto a que el discapacitado no sea directamente el contribuyente, sino un pariente en primer grado, se extiende la deducción al padre.
Lo mismo ocurre con los convecinos de la finca. Tendrán derecho en la medida en la que su base imponible se lo permita, porque el resto de los requisitos están acreditados (certificado o informe del órgano social competente, entre otros).
Si, además, tanto el padre, como el discapacitado, como cualquier otro de sus cinco vecinos están invirtiendo en su propia vivienda habitual, ambas deducciones son compatibles. Las bases máximas para contribuyentes con base imponible inferior a 17.707,20 € son de 9.040 para la inversión en vivienda, y 12.080 € para las obras de adaptación por discapacidad.

7. CANTIDADES DEPOSITADAS EN CUENTA AHORRO VIVIENDA

Las cuentas vivienda permiten a los contribuyentes aplicar la deducción por las cantidades ahorradas en los ejercicios anteriores a la adquisición, construcción o rehabilitación de la vivienda habitual y que vayan a ser destinadas a estos fines.
Requisitos de formalización y disposición:
a) Las cantidades deben ser depositadas en entidades de crédito, en cuentas separadas de cualquier otro tipo de imposición, sin que sea necesario que tengan la denominación específica de cuenta vivienda.
Esta separación no implica una denominación específica, puede ser cuenta vivienda u otra denominación; lo importante es su separación para conocer sus saldos y movimientos, pues no se pueden retirar fondos, con reposición posterior, para fines distintos de los que la justifican.
Por ello, las denominadas cuentas financieras, aquellas en las que el importe se invierte en Deuda Pública, no son aptas para constituir una cuenta vivienda. Igualmente, las cuentas asociadas a Instituciones de Inversión Colectiva en las que el saldo se invierte en estas fórmulas de inversión, ya que se exige un destino único: la inversión en la vivienda habitual.
En cuanto a los depósitos financieros, por sus características similares a las cuentas financieras, tampoco deberían ser aptos, aunque en algún caso los tribunales los han admitido bajo el argumento de que se trata de cuentas separadas y que la inversión transitoria en activos financieros es totalmente secundaria y no invalida la deducción fiscal (TSJ Madrid 13-7-06, Rec 436/01 y Rec 437/01).
Por contra, los depósitos renovables sí son aptos para constituir una cuenta vivienda.
b) Cada contribuyente sólo podrá mantener una cuenta vivienda. En caso de matrimonios, ambos cónyuges pueden ser cotitulares de una única cuenta vivienda o cada uno de ellos ostentar la titularidad exclusiva de su respectiva cuenta vivienda.
c) Las cuentas vivienda deberán identificarse separadamente en la declaración del impuesto consignando el código cuenta cliente (CCC), el titular de la cuenta y la fecha de apertura.
d) Los saldos de la cuenta deben destinarse exclusivamente a la primera adquisición o construcción, o a la rehabilitación de la vivienda habitual del contribuyente.
Es requisito necesario es que el contribuyente no haya sido nunca propietario de otra edificación que hubiera constituido su vivienda habitual, salvo en el caso de que las cantidades depositadas en la cuenta vivienda se destinen a la rehabilitación de la misma.
En el supuesto de rehabilitación, no es necesario que se trate de la primera rehabilitación ni de la rehabilitación de la primera vivienda habitual.
e) Dicho destino ha de materializarse en el plazo de 4 años desde la apertura de la cuenta.
Desde 1-1-2011, los contribuyentes con base imponible superior a 24.107,20 € no pueden deducir por cantidades depositadas en cuenta ahorro vivienda. No obstante, aquellos contribuyentes que ya tenían efectuados depósitos anteriores a 1-1-2011, aunque su base imponible en 2011 y siguientes supere esa cuantía y no pueda practicar nuevas deducciones, se conserva, como no podía ser de otro modo, el derecho ya ejercitado, con la obligación de que antes de los 4 años de la apertura de la cuenta se destinen los fondos a la inversión en vivienda.
La base máxima de deducción es la indicada en el apartado 4: 9.040 € para los contribuyentes con base imponible inferior a 17.707,20 €, decreciendo esta cantidad hasta cero para quienes superen la base imponible de 24.107,20 €.
Por lo que se refiere a los tipos de deducción, el estatal es el 7,5% y el autonómico también el 7,5%, salvo que la Comunidad Autónoma haya regulado un tipo distinto (ver apartado 5).
En el caso de no destinar los fondos de la cuenta vivienda a la adquisición o rehabilitación de la misma, el contribuyente está obligado, en el ejercicio fiscal del incumplimiento, a devolver tanto las cuotas deducidas indebidamente (tramo estatal y tramo autonómico) como los intereses de demora correspondientes. Si el resultado de la declaración fue a ingresar, el cálculo de los intereses habrá que efectuarlo desde el 30 de junio del ejercicio siguiente al de la deducción, hasta la fecha de presentación de la declaración. Sin embargo, si la declaración del IRPF de aquel ejercicio tuvo como resultado una devolución, los intereses de demora comenzarán a computarse desde la fecha en la que obtuvo dicha devolución.
Este incremento de la cuota líquida por pérdida del derecho a deducciones de ejercicios anteriores es muy frecuentemente confundido por muchos contribuyentes con la presentación de una declaración complementaria. Esta última sólo procede cuando se hayan cometido errores u omisiones en declaraciones ya presentadas que hayan motivado la realización de un ingreso inferior o de una mayor devolución, debiendo regularizarse dicha situación mediante la aludida declaración complementaria.
Ejemplo 19:
Doña Mar Gutiérrez abrió una cuenta ahorro vivienda con fecha 30-9-2009. Depositó durante 2009 y 2010, 9.000 € cada año. En sus declaraciones de IRPF de esos ejercicios ya dedujo, en cada una de ellas, 1.350 € (9.000 × 15%). La base imponible de 2011 supera los 24.107,20 € y es muy previsible que también supere dicho importe las bases de 2012 y 2013. ¿Qué habrá de hacer la Sra. Gutiérrez en relación con los ejercicios pasados, con el presente de 2011 y con los futuros 2012 y 2013?
Solución:
Con la nueva regulación de inversión en vivienda habitual, Dña. Mar Gutiérrez no podrá practicar deducción por este concepto, ni por la compra, ni por el depósito en cuenta ahorro vivienda, ni en 2011, ni en 2012, ni en 2013. Ahora bien, para no tener que incrementarse la cuota líquida del impuesto por las deducciones practicadas en los ejercicios 2009 y 2010, tiene como fecha límite el 29-9-2013, es decir, 4 años desde la fecha de apertura de la cuenta, para destinar los 18.000 € en la adquisición de su vivienda habitual.

8. DEDUCCIÓN POR ALQUILER DE LA VIVIENDA HABITUAL

Desde 1-1-2011, para tener derecho a esta deducción se exige que la base imponible del contribuyente sea inferior a 24.107,20 €, siendo la base máxima de deducción la siguiente:
– Cuando la base imponible sea igual o inferior a 17.707,20 €: 9.040 € anuales.
– Cuando la base imponible esté comprendida entre 17.707,20 y 24.107,20 €, será el resultado de la siguiente operación:
9.040 – 1,4125 × (BI – 17.707,20)
El tipo de deducción es del 10,05% y sólo minora la cuota íntegra estatal.
Ejemplo 20:
Don Jesús Martínez, con una base imponible total en 2011 de 19.707,20 € ha satisfecho al arrendador de su vivienda habitual durante ese ejercicio un total de 8.000 €. Como tiene previsto, en un plazo máximo de 4 años, adquirir su propia vivienda habitual, ha abierto una cuenta ahorro vivienda con fecha 30-11-2011 en la que ha depositado 2.000 €.
Se pide determinar si procede deducir por alquiler (sólo en el tramo estatal), por cuenta ahorro vivienda, o por ambos conceptos.
Solución:
Ambas deducciones son compatibles.
La base máxima para cada una de las deducciones es la siguiente:
9.040 – 1,4125 × (19.707,20 – 17.707,20) = 6.215 €
Así pues, la deducción por alquiler habrá que aplicarla sobre esta base máxima porque lo satisfecho por alquiler (8.000 €) es mayor:
6.215 × 10,05% = 624,61 €
En cuanto a las cantidades depositadas en la cuenta ahorro vivienda, por ser la cuantía inferior al límite máximo, cabe la deducción por el total depositado:
2.000 × 15% = 300 € (7,5% deducen la cuota íntegra estatal y 7,5% la cuota íntegra autonómica).

9. OBRAS DE MEJORA DE LA VIVIENDA HABITUAL (Y DISTINTA DE LA HABITUAL)

La redacción de la LIRPF disp.adic.29ª hasta el 6-5-2011 era la siguiente:
Los contribuyentes cuya base imponible sea inferior a 53.007,20 € anuales, pueden deducirse el 10% de las cantidades satisfechas desde el 14-4-2010 hasta el 31-12-2012 por las obras realizadas durante dicho período en la vivienda habitual o en el edificio en el que ésta se encuentre, siempre que tengan por objeto la mejora de la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente, la utilización de energías renovables, la seguridad y la estanqueidad y, en particular, la sustitución de las instalaciones de electricidad, agua, gas u otros suministros, o favorecer la accesibilidad al edificio o las viviendas, así como por las obras de instalación de infraestructuras de telecomunicación que permitan el acceso a internet y a servicios de televisión digital.
Con la entrada en vigor del RDL 5/2011, de 29 de abril (7-5-2011), la base imponible se ha elevado hasta 71.007,20 euros, el porcentaje de deducción es del 20% y además se ha extendido las obras de mejora al resto de viviendas, aunque las mismas no constituyan la residencia habitual del propietario de las mismas.
Sintetizando lo indicado anteriormente:

LIRPF disp.adic.29ª
Concepto Hasta 6-5-2011 Desde 7-5-2011 (RDL 5/2011)
Base Imponible Inferior a 53.007,20 € Inferior a 71.007,20 €
Porcentaje de deducción 10% 20%
Obras de mejora a realizar en… Sólo vivienda habitual Extensible a cualquier otra vivienda

No dan derecho a practicar esta deducción las cantidades satisfechas a las personas o entidades que realicen las obras mediante entregas de dinero de curso legal, ni las obras que se realicen en plazas de garaje, jardines, piscinas e instalaciones deportivas y otros elementos análogos, ni las cantidades satisfechas por las que el contribuyente practique la deducción por inversión en vivienda habitual.
La base de esta deducción está constituida por las cantidades satisfechas, mediante tarjeta de crédito o débito, transferencia bancaria, cheque nominativo o ingreso en cuentas en entidades de crédito, a las personas o entidades que realicen dichas obras. La base máxima hasta 6-5-2011 era:
a) Cuando la base imponible sea igual o inferior a 33.007,20 € anuales: 4.000 € anuales.
b) Cuando la base imponible esté comprendida entre 33.007,20 y 53.007,20 €:
4.000 € – 0,2 (BI – 33.007,20)
A partir de 7-5-2011:
a) Cuando la base imponible sea igual o inferior a 53.007,20 € anuales: 6.750 € anuales.
b) Cuando la base imponible esté comprendida entre 53.007,20 y 71.007,20 €:
6.750 € – 0,375 (BI – 53.007,220)
Las cantidades satisfechas en el ejercicio no deducidas por exceder de la base máxima anual de deducción pueden deducirse, con el mismo límite, en los cuatro ejercicios siguientes,
En ningún caso la base acumulada de la deducción correspondiente a los períodos impositivos en que ésta sea de aplicación puede exceder de 12.000 € por vivienda habitual. Cuando concurran varios propietarios con derecho a practicar la deducción respecto de una misma vivienda, este límite se distribuirá entre los copropietarios en función de su respectivo porcentaje de propiedad en el inmueble.
Desde 7-5-2011 la base acumulada puede llegar hasta los 20.000 € para el conjunto de viviendas.
A todas las obras de mejora ejecutadas antes de la entrada en vigor del RDL 5/2011 (7-5-2011) les resulta de aplicación la redacción anterior de la LIRPF disp.adic.29ª.
Ejemplo 21:
Una comunidad de propietarios formada por 10 viviendas han instalado, con fecha 1-10-2011, en la azotea del edificio paneles solares, así como 10 calderas individuales para el aprovechamiento de la energía solar en agua caliente. El importe total de las mismas ha ascendido a 240.000 €, habiéndose abonado la factura mediante transferencia bancaria.
Todas las viviendas tienen el mismo porcentaje de participación. De los 10 vecinos, el único cuya base imponible es inferior a 71.007,20 € pretende practicarse la deducción por obras de mejora. Determinar a cuánto asciende ésta si su base imponible en 2011 es de 63.007,20 €.
Solución:
Dado que se cumplen en este contribuyente todos los requisitos para la deducción, la base máxima en 2011 será: 6.750 – 0,375 (63.007,20 – 53.007,20) = 6.750 – 3.750 = 3.000 €.
Sobre esta base aplicamos el 20% y resulta una deducción de 600 €.
Para los ejercicios 2012, 2013, 2014 y 2015 el contribuyente de nuestro ejemplo, si su base imponible se lo permite, tiene un remanente pendiente de aplicar de:
20.000 (*) – 3.000 = 17.000 €
(*) Aunque el gasto en obras ha sido de 24.000 € (240.000/10), la base máxima acumulada no puede exceder de 20.000 €.

10. OTRAS DEDUCCIONES A LA VIVIENDA EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

La L 22/2009 de financiación de las CCAA establece las competencias normativas que pueden asumir las Comunidades Autónomas de régimen común que, en el IRPF, son las siguientes:
a) Importe del mínimo personal y familiar aplicable para el cálculo del gravamen autonómico. A estos efectos, las CCAA podrán establecer incrementos o disminuciones en las cuantías correspondientes al mínimo del contribuyente y a los mínimos por descendientes, ascendientes y discapacidad.
b) Escala autonómica aplicable a la base liquidable general. El único requisito para su aprobación consiste en que la estructura de esta escala sea progresiva.
c) Deducciones en la cuota íntegra autonómicapor:

• Circunstancias personales y familiares, por inversiones no empresariales y por aplicación de renta, siempre que no supongan, directa o indirectamente, una minoración del gravamen efectivo de alguna o algunas categorías de renta.
• Subvenciones y ayudas públicas no exentas que se perciban de la Comunidad Autónoma, con excepción de las que afecten al desarrollo de actividades económicas o a las rentas que se integren en la base del ahorro. En relación a estas deducciones, las competencias normativas de las CCAA abarcarán también la determinación de:
– La justificación exigible para poder practicarlas.
– Los límites de deducción.
– Su sometimiento o no al requisito de comprobación de la situación patrimonial.
– Las reglas especiales que, en su caso, deban tenerse en cuenta en los supuestos de tributación conjunta, período impositivo inferior al año natural y determinación de la situación familiar.

d) Aumentos o disminuciones en los porcentajes del tramo autonómico de la deducción por inversión en vivienda habitual.
Las deducciones autonómicas vienen referidas a los contribuyentes que tengan su residencia habitual en su territorio y, por tanto, también es requisito indispensable, la ubicación del inmueble dentro de la Comunidad.
A continuación abordaremos las peculiaridades en las distintas CCAA relacionadas con la fiscalidad de la vivienda.

10.1. Andalucía (DLeg Andalucía 1/2009 redacc L Andalucía 11/2010)

Vivienda protegida
Quienes perciban subvenciones o ayudas por adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual protegida, y cuyos ingresos totales de la unidad familiar (suma de las bases generales y del ahorro) no excedan de 5,5 veces el IPREM (indicador público de rentas de efectos múltiples, que para 2011 es de 7.455,14 €), tendrán derecho a deducir 30 € en el ejercicio fiscal en el que hayan percibido la ayuda o subvención. Hasta 31-12-2010 el derecho nacía en el mismo ejercicio en el que se reconocía el derecho a su percepción.
Vivienda habitual
Además del tramo estatal, se establecen dos deducciones incompatibles entre sí:
2% cantidades satisfechas por adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual (iniciadas a partir de 1-1-2003) siempre que sea protegida y con el mismo límite de ingresos de la deducción anterior.
3% de las cantidades satisfechas por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual (también iniciadas a partir de 1-1-2003), siempre que el contribuyente sea menor de 35 años (en tributación conjunta, uno de los cónyuges o el padre o la madre en unidad familiar monoparental) y la base imponible total debe estar por debajo de 19.000 € en tributación individual, o de 24.000 € en tributación conjunta.
Ejemplo:
Un contribuyente residente en Sevilla, menor de 35 años y con una base imponible de 12.530 € en el ejercicio fiscal de 2011 ha firmado un contrato de compra-venta de una vivienda que se encuentra, a fecha 28-5-2011, en fase de construcción. Ha abonado entre esa fecha y el 31 de diciembre, la cantidad de 8.500 €. ¿A cuánto ascenderá la deducción por adquisición de vivienda habitual?.
Solución:
Tramo estatal: 7,5% × 8.500 = 600 €.
Tramo autonómico:

– Derivado de la normativa estatal: 7,5% × 8.500 600
– Incentivo propiamente autonómico: 3% × 8.500 240
840 €

Total deducciones estatal + autonómica: 600 + 840 = 1.440 €.
Arrendamiento
Para menores de 35 años: 15% del importe satisfecho por el alquiler, con un máximo de 500 € anuales. Las bases imponibles han de ser inferiores a 19.000 € en tributación individual y a 24.000 € en tributación conjunta. Además hay que efectuar un depósito obligatorio de la fianza a favor de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Desde 1-1-2011 el inquilino ha de identificar al arrendador en la declaración del IRPF. Esta deducción es incompatible con la de inversión en vivienda habitual, salvo para la modalidad de cantidades depositadas en cuenta ahorro vivienda.
El requisito de la edad en el caso de tributación conjunta debe cumplirlo, al menos, uno de los cónyuges o, en su caso, el padre o la madre en el supuesto de familias monoparentales.
Ejemplo:
Contribuyente menor de 35 años y residente en Almería. En 2011, además de realizar aportaciones a la cuenta ahorro vivienda por importe de 3.000 €, ha satisfecho en concepto de alquiler de la vivienda habitual, un total de 6.000 €. Cumple el resto de los requisitos: ha efectuado el depósito obligatorio de la fianza en la Comunidad Autónoma de Andalucía y, cuando sea el momento de presentar la declaración de IRPF de 2011, identificará a su arrendador en el apartado correspondiente de la declaración.
Se pide, determinar el importe total al que tendrá derecho por inversión y arrendamiento de la vivienda habitual.
Solución:
Ambas deducciones, cuenta ahorro-vivienda y arrendamiento de la vivienda habitual son compatibles:

• Cuenta ahorro-vivienda: 3.000 × 15% (7,5% estatal + 7,5% autonómico) 450
• Arrendamiento: 6.000 × 15% = 750 (límite 500 €, todo al tramo autonómico) 500
950 €

10.2. Aragón (DLeg Aragón1/2005 redacc L Aragón 12/2010)

Adquisición de vivienda habitual por víctimas de terrorismo
Puede ser la propia víctima, su cónyuge o pareja de hecho y los hijos que convivan con ellos: 3% sobre las cantidades invertidas en vivienda nueva protegida. La máxima base es de 9.015 € anuales, 9.040 € a partir de 1-1-2011 para bases imponibles inferiores a 17.707,20 €.
Ejemplo:
Contribuyente residente en Teruel adquirió su vivienda habitual en 2010. Hace años fue víctima de un atentado terrorista. Dicha vivienda es nueva y de protección oficial. En 2011 ha invertido en ella un total de 12.000 €. ¿Cuánto podrá deducir por inversión en vivienda, sabiendo que su base imponible en 2011 supera los 40.000 €?.
Solución:
Por tratarse de un contribuyente cuya base imponible supera los 24.017,20 €, no tendría derecho a deducción en vivienda de no haberse establecido un régimen transitorio para quienes hayan adquirido su vivienda habitual antes de 31-12-2010. No obstante, el límite a aplicar es el vigente a aquella fecha, 9.015 €, y no el que ha entrado en vigor a partir de 1-1-2011, 9.040 € (éste sólo resulta de aplicación a los contribuyentes con bases imponibles inferiores a 17.707,20 €).
Así pues:

• 9.015 × 15% (7,5% minoran la cuota íntegra estatal y 7,5% la autonómica) 1.352,25 €
• 9.015 × 3% (toda la deducción para minorar la cuota íntegra autonómica) 270,45 €
1.622,70 €

10.3. Asturias (L Asturias 13/2010)

Vivienda habitual de contribuyentes discapacitados
Discapacitados en grado igual o superior al 65%: 3% sobre las cantidades invertidas en la adquisición o adaptación de la vivienda. Pueden practicarla los familiares que convivan, siempre que no tengan rentas, incluidas las exentas, superiores al IPREM (en 2011: 7.455,14 €). La base máxima es de 13.664 €. En la base de deducción no se pueden incluir los intereses de financiación.
La deducción también puede ser aplicada por el cónyuge del discapacitado, ascendientes o descendientes que convivan con el contribuyente más de 183 días al año y no tengan rentas anuales, incluidas las exentas, superiores al IPREM.
La deducción es prorrateable por partes iguales, si bien cuando los contribuyentes tienen distinto grado de parentesco con el discapacitado, la deducción corresponde a los de grado más cercano.
Inversión en vivienda habitual protegida
Pueden deducir 113 € los contribuyentes que tengan derecho a percibir subvenciones o ayudas económicas para adquirir o rehabilitar su vivienda habitual protegida.
Si dos o más contribuyentes tienen derecho a la aplicación de esta deducción respecto de los mismos bienes para un mismo período impositivo, su importe se prorratea entre ellos por partes iguales.
Arrendamiento de vivienda habitual
Es deducible, con un máximo de 455 €, el 10% de alquiler, siempre que la base imponible no exceda de 25.009 € en tributación individual o 35.240 € en tributación conjunta y las cantidades satisfechas por el alquiler excedan del 10% de la base imponible.
Tratándose de alquiler en el medio rural (concejos de población inferior a 3.000 habitantes) el porcentaje es del 15%, con un máximo de 606 €.

10.4. Baleares (L Baleares 6/2007 redacc L Baleares 1/2009)

Adquisición o rehabilitación de vivienda habitual por jóvenes
Menores de 36 años cuya base imponible total menos el mínimo personal y familiar no exceda de 18.000 € en tributación individual, o 30.000 € en tributación conjunta, pueden deducir un 6,5% de las cantidades satisfechas por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual.
La base máxima en 2011 es 11.000 – 9.040 = 1.960 €. Cuando la base imponible del contribuyente se encuentre entre 17.707,20 € y 24.107,20 €, la base de deducción será el resultado de la siguiente fórmula:
11.000 – (9.040 – 1,4125 × (BI – 17.707,20))
Arrendamiento de la vivienda habitual
Menores de 36 años, discapacitados en grado superior al 65% y el padre o padres que convivan con el hijo sometido a patria potestad y que integran una familia numerosa, pueden deducir un 15% de las cantidades satisfechas por el arrendamiento, con un máximo de 300 € anuales. El contrato de arrendamiento ha de ser posterior a 23-4-1998, de duración superior a 1 año y haberse constituido la fianza legal a favor del Instituto Balear de la Vivienda. Durante al menos la mitad del período impositivo, ni el contribuyente ni ningún miembro de su unidad familiar pueden ser titulares del pleno dominio o derecho real de uso y disfrute de otra vivienda que se encuentre a menos de 70 kilómetros de la vivienda arrendada, salvo que la otra vivienda se ubique en otra isla.
No se aplicará la deducción si el contribuyente tuviera derecho, en el mismo período impositivo, a alguna deducción por inversión en vivienda habitual, excepto por cuentas vivienda.
Además, la cantidad resultante de la suma de su base imponible general y de su base imponible del ahorro, menos el mínimo del contribuyente y el mínimo por descendientes, no puede superar el importe de 18.000 € (tributación individual) o 30.000 € (tributación conjunta). No obstante, en el caso de familias numerosas, los límites cuantitativos serán de 24.000 € y 36.000 €, respectivamente.
Tramo autonómico de deducción por vivienda habitual
Como ya se expuso en la primera parte de este artículo (apartados 5 y 6) con carácter general el porcentaje es el 4,95% (7,5% en las CCAA que no hayan establecido otro distinto) y el 9,9% en el caso de obras de adecuación de la vivienda habitual por personas con discapacidad (10% en las CCAA en las que no se ha regulado otro porcentaje distinto).
Cuotas satisfechas por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados -ITP y AJD- por adquisición de la vivienda habitual por determinados colectivos

• Los contribuyentes que verifiquen los requisitos para la aplicación del tipo de gravamen reducido del 3% (*) pueden deducir el 50% de las cuotas satisfechas en el período impositivo en concepto de transmisiones patrimoniales onerosas, del ITP y AJD, por razón de la adquisición de la vivienda habitual.
• Los contribuyentes que cumplan los requisitos para la aplicación del tipo impositivo del 0,5% (**) pueden deducir el 50% de las cuotas satisfechas en el período impositivo en concepto de documentos notariales, cuota variable, de la modalidad de actos jurídicos documentados del ITP y AJD, por razón de la adquisición de la vivienda habitual.
• Los contribuyentes menores de 36 años, con discapacidad igual o superior al 65% o integrantes de una familia numerosa, pueden deducir el 75% de las cuotas satisfechas en el período impositivo en concepto de transmisiones patrimoniales onerosas o en concepto de documentos notariales, cuota variable, de la modalidad de actos jurídicos documentados, del ITP y AJD, por razón de la adquisición de la vivienda habitual, cuando se trate de una vivienda calificada por la Administración como protegida y la adquisición o el acto documentado no goce de exención.

(*): En las Islas Baleares gozan del tipo impositivo del 3% en ITP y AJD, en la transmisión de bienes inmuebles o derechos sobre dichos bienes, las siguientes:
a) Adquisición de la vivienda habitual por menores de 36 años o discapacitados en grado igual o superior al 65%que, además, cumplan los siguientes requisitos:

• Que el contribuyente haya obtenido en el ejercicio anterior cerrado unos rendimientos netos del trabajo y/o actividades económicas no superiores a 18.000 € o a 30.000 €, según se trate de tributación individual o conjunta, respectivamente.
• Que la vivienda constituya su primera vivienda habitual en territorio español y no haya disfrutado con anterioridad de ninguna propiedad, usufructo ni derecho real de uso vitalicio.
• Que el valor de la vivienda a efectos del Impuesto sobre el Patrimonio no sea superior a 180.000 €.
• Que la superficie de la vivienda no supere los 120 m2.
• Que el adquirente viva en esa vivienda al menos durante los 3 años siguientes.

b) Adquisición de la vivienda habitual por parte de una familia numerosa, siempre que se cumplan, simultáneamente, los siguientes requisitos:

• Que la adquisición de la vivienda tenga lugar dentro de los dos años siguientes a su consideración legal como familia numerosa o al nacimiento o adopción del hijo, si ya tenían dicha calificación.
• Que dentro de ese plazo se efectúe la transmisión onerosa de la anterior vivienda habitual.
• Que el valor de la vivienda a efectos del Impuesto sobre el Patrimonio sea inferior a 240.000 €.
• Que la superficie de la vivienda no sea superior a 150 m2, si ésta fuera su primera vivienda habitual, o que resultara dicha superficie superior en más de un 10% a la superficie construida de la anterior vivienda.
• Que el contribuyente haya obtenido en el ejercicio anterior cerrado unos rendimientos netos del trabajo y/o actividades económicas no superiores a 18.000 € o a 30.000 €, según se trate de tributación individual o conjunta, respectivamente.
• Que al menos uno de los adquirentes sea uno de los padres que conviva con los hijos sometidos a patria potestad.
• Que el adquirente viva en esa casa como mínimo durante los 3 años siguientes, salvo que por el nacimiento o adopción de un nuevo hijo se produzca la adquisición de una nueva vivienda.

c) Transmisiones de inmueblesen los que concurran estos requisitos:

• Que sea aplicable a la operación alguna de las exenciones previstas en la LIVA art.20.uno.20º, 21º o 22º.
• Que, con carácter previo o simultáneo a la entrega, se haga constar expresamente por parte del transmitente que, a pesar de poder acogerse a la renuncia de la exención, opta por no renunciar.

(**): En las Islas Baleares gozan del tipo impositivo del 0,5% en ITP y AJD, en la transmisión de bienes inmuebles o derechos sobre dichos bienes, los situados en el Parque Balear de Innovación Tecnológica.

10.5. Canarias (DLeg Canarias 1/2009 redacc L Canarias 13/2009)

Por cambio de residencia
Los contribuyentes que trasladen su residencia habitual desde otra isla del Archipiélago para realizar una actividad por cuenta ajena o una actividad económica, siempre que permanezcan en la isla de destino durante el año en que se produzca el traslado y los tres siguientes, pueden practicar una deducción de 300 € en la cuota íntegra autonómica en el período impositivo en que se produzca el cambio de residencia y en el siguiente, con el límite de la parte autonómica de la cuota íntegra procedente de rendimientos del trabajo y de actividades económicas en cada uno de los dos ejercicios en que sea aplicable la deducción.
El incumplimiento de cualquiera de las condiciones señaladas para aplicar esta deducción dará lugar a la integración de las cantidades deducidas en la cuota íntegra autonómica del ejercicio en que se produce el incumplimiento, con los correspondientes intereses de demora.
Por donativos para la adquisición de vivienda habitual por jóvenes
Los contribuyentes residentes en las Islas Canarias que realicen una donación en metálico a sus descendientes o adoptadosmenores de 35 años con destino a la adquisición, construcción (no ampliación) o rehabilitación de la primera vivienda habitual del donatario en las Islas Canarias, pueden deducir de la cuota íntegra autonómica:

• El 1% del importe de la cantidad donada, con el límite de 240 € por cada donatario.
• El 2% del importe de la cantidad donada, con el límite de 480 € por cada donatario, cuando dichas donaciones tengan como destinatarios a descendientes o adoptados legalmente, reconocidos como discapacitados, con un grado superior al 33%.
• El 3%, con el límite de 720 €, si el grado de minusvalía es superior al 65%.

A los efectos de esta deducción se equiparan a los adoptados aquellas personas sujetas a un acogimiento familiar permanente o preadoptivo, y a los adoptantes aquellas personas que realicen dicho acogimiento.
Por alquiler de vivienda habitual
El 15% de las cantidades satisfechas en el período impositivo, con un máximo de 500 € anuales por el alquiler de su vivienda habitual, siempre que la renta sea inferior a 20.000 € en tributación individual o 30.000 € en tributación conjunta, y que las cantidades satisfechas por el alquiler superen el 10% de las rentas obtenidas en el período impositivo.
Por inversión en vivienda habitual
Canarias ha modificado sustancialmente el 7,5% establecido como deducción por inversión en vivienda habitual, con carácter general, en el tramo autonómico, por estos porcentajes:

• Rentas inferiores a 12.000 €: 1,75%.
• Entre 12.000 y 30.000 €: 1,55%.
• Entre 30.000 y 60.000 €: 1,15%.

En el caso de obras de adecuación de la vivienda habitual por personas con discapacidad, al porcentaje del 10% se le añade el 0,75%.
Por variación del euribor
Los contribuyentes que hayan obtenido un préstamo hipotecario a tipo variable referenciado al euribor, para financiar la adquisición o rehabilitación de la primera vivienda habitual, pueden deducir el resultado de aplicar sobre el importe de las cantidades satisfechas por amortización, intereses y demás gastos derivados de la financiación de la misma, con el límite de 9.015 €, un porcentaje de deducción, que es la diferencia, expresada con tres decimales, entre el euribor medio anual del período impositivo y el del período impositivo inmediatamente anterior, fijado en ambos casos por el Banco de España.
La vigencia de esta deducción es hasta el año 2012, y se aplica a los contribuyentes que hayan obtenido rentas (base imponible total) en el ejercicio en que se origina el derecho a la deducción por importe inferior a 30.000 €, o 42.000 € en tributación conjunta.
Ejemplo:
Un contribuyente residente en Las Palmas de Gran Canaria, con base imponible total en 2011 inferior a 30.000 €, tiene un préstamo hipotecario para financiar su primera vivienda habitual, con tipo de interés variable referenciado al euribor. En 2011 el euribor medio anual se ha situado en el 2,123%. En 2010 fue del 1,789%.
Se conoce que en 2011 ha satisfecho por amortización e intereses de dicho préstamo una cantidad total de 10.500 €.
Se pide determinar el importe de la deducción autonómica por variación del euribor.
Solución:
El contribuyente de nuestro ejemplo cumple todos los requisitos para practicar esta deducción sobre el tramo autonómico de su cuota íntegra:
– Es residente en las Islas Canarias.
– Su renta anual es inferior a 30.000 €.
– Nos encontramos en un período impositivo anterior a 2012.
– El préstamo hipotecario financia su primera vivienda habitual y está referenciado al euribor.
– El euribor ha experimentado un incremento inter-anual referido al período impositivo actual y el inmediato anterior.
El porcentaje a aplicar es: 2,123 – 1,789 = 0,334%. La base sobre la que aplicar este porcentaje es, en principio, la suma de amortización, intereses y demás gastos. En nuestro ejemplo: 10.500 €. Sin embargo, el límite máximo es de 9.015 €.
Por tanto, la deducción asciende a: 9.015 × 0,334% = 30,11%.

10.6. Cantabria (DLeg Cantabria 62/2008 redacc L Cantabria 11/2010)

Por arrendamiento de vivienda habitual
10% del importe satisfecho por alquiler, con el límite de 300 € anuales, cumpliendo los siguientes requisitos:
– Tener menos de 35 años, o tener cumplidos los 65 o más años, o cualquier edad si el contribuyente tiene una minusvalía física, psíquica o sensorial, en grado igual o superior al 65%.
– Que la base imponible sea inferior a 22.000 € en tributación individual o 31.000 € en conjunta.
– Que las cantidades satisfechas en concepto de alquiler excedan del 10% de la renta del contribuyente.
Si se tributa conjuntamente, el límite es de 600 €.
Por adquisición o rehabilitación de vivienda
10% con el límite de 300 € anuales, por la adquisición o rehabilitación de una segunda vivienda.
Sin embargo, desde 1-1-2011, el límite es de 600 € anuales, siempre que la vivienda constituya la residencia habitual y cumpla, además de los requisitos establecidos en la normativa estatal, los siguientes:
La vivienda debe estar situada en uno de los municipios señalados en la Orden HAC/30/2010. Esta Orden establece que, a los efectos de la aplicación de la deducción sobre la cuota íntegra autonómica del IRPF por adquisición o rehabilitación de vivienda, será necesario que en cada municipio, concurran simultáneamente las siguientes condiciones: que su tasa de envejecimiento de la población esté por encima de la media de la Comunidad Autónoma y que su densidad de población sea inferior a la media de la Comunidad Autónoma.
En el Anexo a la Orden se recoge tanto la tasa media de envejecimiento y de densidad de población de la Comunidad de Cantabria, como de los municipios que cumplen ambos requisitos, y los contribuyentes que allí residan tienen derecho a practicar esta deducción de la cuota autonómica.
Cada contribuyente obligado a declarar sólo puede beneficiarse de esta deducción por una sola vivienda.

COD. INE Municipio Densidad de población.
Media de Cantabria: 112,18
Tasa de envejecimiento.
Media de Cantabria: 18,36
39001 Alfoz de Lloredo 53,86 23,64
39003 Anievas 17,51 31,69
39004 Arenas de Iguña 21,16 27,16
39006 Arnuero 85,05 20,88
39007 Arredondo 11,21 32,76
39010 Bárcena de Pie de Concha 26,37 24,84
39011 Bareyo 63,50 19,32
39013 Cabezón de Llébana 8,58 29,47
39014 Cabuérniga 12,64 30,01
39015 Camaleño 6,64 28,28
39017 Campoo de Yuso 7,85 30,64
39021 Cieza 13,93 32,41
39022 Cillorigo de Liébana 12,49 21,38
39026 Corvera de Toranzo 44,62 22,69
39027 Campoo de Enmedio 41,85 19,99
39029 Escalante 39,93 23,85
39030 Guriezo 30,90 19,54
39031 Hazas de Cesto 64,87 18,38
39032 Hermandad de Campoo de Suso 8,33 25,18
39033 Herrerías 16,16 31,29
39034 Lamasón 4,46 40,57
39036 Liendo 45,96 18,59
39037 Liérganes 67,17 20,23
39039 Luena 7,97 31,58
39041 Mazcuerras 37,50 19,17
39045 Miera 13,68 29,87
39046 Molledo 23,62 29,30
39048 Penagos 56,93 22,46
39049 Peñarrubia 6,76 33,79
39050 Pesaguero 4,99 38,40
39051 Pesquera 7,17 40,63
39053 Poaciones 2,81 32,94
39056 Puente Viesgo 75,98 18,54
39057 Ramales de la Victoria 78,10 22,83
39058 Rasines 24,60 23,41
39062 Ribamontán al Monte 50,20 21,30
39063 Rionansa 9,58 33,60
39064 Riotuerto 53,38 22,00
39065 Rozas de Valdearroyo (Las) 4,93 29,33
39066 Ruente 15,52 21,33
39067 Ruesga 12,05 30,00
39068 Rulloba 51,09 23,29
39069 San Felices de Buelna 63,85 21,74
39070 San Miguel de Aguayo 4,36 27,39
39071 San Pedro del Romeral 9,52 27,79
39072 San Roque de Riomiera 12,49 23,54
39077 Santurde de Reinosa 9,72 36,54
39078 Santurde de Toranzo 41,05 26,19
39080 San Vicente de la Barquera 110,77 19,47
39081 Saro 29,18 25,96
39082 Selaya 52,02 20,65
39083 Soba 6,47 26,06
39084 Solórzano 41,29 22,70
39085 Tojos (Los) 4,94 25,79
39088 Tresviso 4,93 30,00
39089 Tucanca 3,74 35,20
39090 Udías 43,53 21,29
39091 Valdáliga 23,59 25,33
39092 Valdeolea 14,52 34,70
39093 Valdeprado del Río 3,47 41,29
39094 Valderredible 3,68 31,39
39095 Val de San Vicente 54,74 19,93
39096 Vega de Liébana 6,54 34,33
39097 Vega de Pas 10,07 27,58
39098 Villacarriedo 34,79 27,65
39100 Villafufre 36,87 22,54
39101 Valle de Villaverde 19,20 32,00
39102 Voto 34,28 22,11

Fuente: ICANE a partir de explotación de micro datos del Padrón Municipal de Habitantes, INE e Instituto Geográfico Nacional.

10.7. Castilla-La Mancha (L Castilla-La Mancha 9/2008 redacc L Castilla-La Mancha 18/2010)

Por inversión en vivienda habitual
Desde 1-1-2008 hasta 31-12-2011, puede deducirse el 1%de las cantidades satisfechas en la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual, o de las obras e instalaciones de adecuación por personas (o sus familiares o vecinos) con discapacidad, con los mismos límites, requisitos y circunstancias, vigentes a 1-1-2010, que, para cada caso, se establecen en la normativa estatal y además:

• Que las inversiones se financien mediante préstamos hipotecarios en los que el acreedor sea alguna de las siguientes entidades financieras: bancos, entidades de crédito, cajas de ahorro, CECA, cooperativas de crédito o establecimientos financieros de crédito. En el caso de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual a personas con discapacidad sólo será necesario que la inversión se financie mediante préstamos concertados con las entidades citadas.
• Que en la autoliquidación del IRPF se consigne el número de identificación del contrato de préstamo correspondiente.
• Que la suma de los rendimientos netos y ganancias y pérdidas patrimoniales en el período impositivo, no supere la cuantía de 50.000 €.

10.8. Castilla y León (DLeg Castilla y León 1/2008 redacc L Castilla y León 19/2010)

Por adquisición de viviendas por jóvenes en núcleos rurales
5% de las cantidades satisfechas para la adquisición o rehabilitación, efectuadas desde el 1-1-2005, de una vivienda ubicada en Castilla y León, que constituya o vaya a constituir su primera vivienda habitual, por menores de 36 años, siempre que el municipio donde esté situada la vivienda tenga una población inferior a 10.000 habitantes o de 3.000 habitantes si dicho municipio se encuentra a menos de 30 kilómetros de la capital de la provincia.
Debe tratarse de una vivienda de nueva construcción o de una rehabilitación calificada como actuación protegible.
La base imponible total, menos el mínimo personal y familiar, no puede superar los 18.900 € o 31.500 € (tributación individual o conjunta, respectivamente).
La base máxima de deducción es la establecida en la normativa estatal (9.040 € para 2011 o 9.015 € en caso de aplicación del régimen transitorio).
Por alquiler de vivienda habitual
15%del importe satisfecho, con el límite de 459 €, cumpliendo los siguientes requisitos:

• Tener menos de 36 años.
• Que la base imponible total menos el mínimo personal y familiar no exceda de 18.900 € en tributación individual o de 31.500 € en conjunta.

La deducción es del 20%, con el límite de 620 €, cuando el municipio donde se ubique la vivienda alquilada no exceda de 10.000 habitantes o de 3.000 si se encuentra a menos de 30 kilómetros de la capital de la provincia.
Por inversión en obras de adecuación a la inspección técnica de construcciones
Para el período impositivo 2011, el contribuyente podrá deducir el 15% de las cantidades que hubiera satisfecho durante el mismo por las obras que tengan por objeto la adecuación de la construcción en la que se encuentre su vivienda habitual al cumplimiento de los deberes y condiciones que exige la normativa urbanística de la Comunidad de Castilla y León, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:
a) Que las construcciones en las que se realicen las obras se encuentren situadas en los ámbitos geográficos en que la normativa reguladora de la inspección técnica de edificios establezca la obligación de realizar inspecciones periódicas.
b) Que, previamente a la realización de las obras, se haya elaborado por técnico competente un informe en el que evalúe el estado de conservación de la construcción y el grado de cumplimiento de los deberes urbanísticos y condiciones que exige la normativa de la Comunidad Autónoma.
c) Que las construcciones en las que se realicen las obras tengan una antigüedad superior a 30 años e inferior a la antigüedad fijada por la normativa urbanística para que sea obligatoria la realización de la inspección técnica de construcciones.
El importe máximo de las obras susceptibles de deducción es de 10.000 € por cada uno de los co-propietarios de inmueble objeto de la inspección.
No podrán deducirse por este concepto las cantidades que sean deducibles por adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual, tanto las establecidas en la norma estatal, como en la autonómica.
Por obras de reparación y mejora de la vivienda habitual
15% en 2011 por obras de mejora, excluyendo: plazas de garaje, jardines, parques, piscinas, instalaciones deportivas y anexos en general. El límite máximo es de 10.000 € anuales.
Instalaciones medioambientales y adaptación de la vivienda habitual a discapacitado
10%de las siguientes inversiones referidas a la vivienda habitual:

• Instalación de paneles solares, a fin de contribuir a la producción de agua caliente sanitaria demandada por las viviendas, en un porcentaje, al menos, del 50% de la contribución mínima exigible por la normativa técnica de edificación aplicable.
• Cualquier mejora en los sistemas de instalaciones térmicas que incrementen su eficiencia energética o la utilización de energías renovables.
• La mejora de las instalaciones de suministro e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua, así como la realización de redes de saneamiento separativas en el edificio que favorezcan la reutilización de las aguas grises en el propio edificio y reduzcan el volumen de vertido al sistema público de alcantarillado.
• Obras e instalaciones de adecuación necesarias para la accesibilidad y comunicación sensorial que facilite el desenvolvimiento digno y adecuado de uno o varios ocupantes de la vivienda que sean discapacitados, siempre que sean el sujeto pasivo o su cónyuge o un pariente, en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el tercer grado inclusive.

La base de esta deducción está constituida por las cantidades realmente satisfechas por el contribuyente para la realización de las inversiones señaladas, con el límite de 10.000 €, y requiere el previo reconocimiento por el órgano competente de que la actuación de rehabilitación se halla incluida en los planes de rehabilitación de la vivienda de la Comunidad Autónoma.

10.9. Cataluña (L Cataluña 19/2010)

Por arrendamiento de vivienda habitual
10%, del importe satisfecho en concepto de alquiler, con el máximo de 300 € anuales en tributación individual o de 600 € en tributación conjunta, para los contribuyentes cuya base imponible total no exceda de 20.000 € en tributación individual, ni de 30.000 € en conjunta, y el importe abonado por el alquiler supere el 10% de sus rendimientos netos y, además, que cumpla alguno de los siguientes requisitos:
– Menor de 32 años.
– Haber estado en paro durante 183 días o más durante el período impositivo.
– Tenga un grado de discapacidad igual o superior al 65%.
– Sea viudo y tener 65 años o más.
Si está integrado en una familia numerosa el límite máximo es de 600 €.
Debe indicarse el NIF del arrendador en la autoliquidación del IRPF de arrendatario.
Si en relación con la misma vivienda varios contribuyentes tienen derecho a practicar esta deducción, habrá que dividir la cantidad resultante de aplicar el 10% al importe del arrendamiento, o el importe máximo de 600 €, si procede, por el número de declarantes con derecho a deducción.
Ejemplo 1:
Dos contribuyentes, ambos menores de 32 años y con base imponible total en 2011 inferior a 20.000 €, comparten piso en Lérida. El importe del alquiler anual asciende a 9.000 €, que asumen al 50%. Los 4.500 € que paga cada uno supera el 10% del rendimiento neto de cada uno de ellos.
Se pide, calcular el importe de la deducción por alquiler de vivienda habitual que podrán practicar cada uno de ellos en su declaración del IRPF de 2011 a presentar antes de 30 de junio de 2012.
Solución:
El 10% del gasto de cada uno de ellos es de 450 €, que exceden del límite en tributación individual que es de 300 €. Así pues, cada inquilino podrá deducir en su cuota autonómica, en concepto de arrendamiento por vivienda habitual, 300 €.
Ejemplo 2:
Mismo supuesto que ejemplo 1, pero el alquiler de 9.000 € lo comparten 2 familias y que cumplen el resto de los requisitos.
En este caso, para tributación conjunta, el límite de la deducción se duplica, hasta los 600 €, pero no para un mismo inmueble. Por tanto, el límite en cada declaración conjunta vuelve a ser de 300 €.
Por inversión en vivienda habitual
Cataluña ha modificado el porcentaje del 7,5% establecido como deducción por inversión en vivienda habitual, con carácter general, en el tramo autonómico por estos otros porcentajes:
6% con carácter general.
9%en régimen especial. Para gozar de este incremento en el tipo de deducción se han de cumplir alguno de los siguientes requisitos:

• Tener 32 años o menos de edad en la fecha de devengo del impuesto, siempre que su base imponible total, menos el mínimo personal y familiar, no sea superior a 30.000 €. En caso de tributación conjunta este límite se computa de manera individual para cada uno de los contribuyentes que tenga derecho a la deducción por haber realizado inversiones en la vivienda habitual en el ejercicio.
• Haber estado en paro durante 183 días o más durante el ejercicio.
• Tener un grado de discapacidad igual o superior al 65%.
• Formar parte de una unidad familiar que incluya al menos un hijo en la fecha de devengo del impuesto.

Por rehabilitación de vivienda habitual
Sin perjuicio de la aplicación del tramo autonómico por inversión en vivienda habitual, se establece una deducción del 1,5% de las cantidades satisfechas en el período impositivo por la rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la vivienda habitual del contribuyente. La base máxima de la deducción se establece en idéntica cuantía que la establecida por la norma estatal: 9.040 € anuales, tanto en tributación individual, como en conjunta.

10.10. Extremadura

Adquisición de vivienda habitual por jóvenes
3% por las cantidades satisfechas (salvo intereses) por la adquisición de vivienda nueva situada en la Comunidad Autónoma, acogida a las modalidades de vivienda de protección pública por la L Extremadura 3/2001, por menores de 36 años y cuya base imponible sea inferior a 19.000 €.
Se considera vivienda nueva aquella cuya adquisición represente la primera transmisión de la misma con posterioridad a la declaración de obra nueva, siempre que no hayan transcurrido tres años desde ésta.
La base máxima es 9.040 € anuales.
Esta deducción se hace extensiva a víctimas del terrorismo o a su cónyuge, pareja de hecho o hijos que venían conviviendo con dichas víctimas, con independencia de su edad y que sean residentes en Extremadura.
Alquiler de vivienda habitual
10% del importe satisfecho en concepto de alquiler, con el máximo de 300 € anuales, siempre que la base imponible total no supere los 19.000 € en tributación individual, o los 24.000 € en conjunta, y cumpliendo alguno de los siguientes requisitos:
Menos de 35 años (en tributación conjunta al menos uno de los cónyuges o el padre o la madre en monoparental).
– Forme parte de una familia numerosa.
– Tenga una discapacidad igual o superior al 65%.
Además, el contribuyente debe haber satisfecho por dicho arrendamiento y, en su caso, sus prórrogas el ITP correspondiente, y no ser titular (pleno dominio o usufructo) de otra vivienda a menos de 75 kilómetros.
Esta deducción es incompatible con la deducción por inversión en vivienda habitual, salvo para la modalidad de cuenta ahorro vivienda.
El importe máximo de deducción por vivienda es de 300 €, por tanto, si varios contribuyentes tienen derecho a practicar deducción por arrendamiento por la misma vivienda, habrá de prorratearse dicha cantidad (en caso de superarse) entre todos ellos.
Obras de mejora en la vivienda habitual (y resto de viviendas desde la entrada en vigor del RDL 5/2011)
Desde 1-1-2011 pueden deducirse de la cuota íntegra autonómica el 10% de las cantidades satisfechas desde el 14-4-2010 hasta el 31-12-2012 por las obras de mejora de la vivienda habitual en los mismos términos y con los mismos requisitos que los previstos en la normativa estatal (ver apartado 9). Desde 7-5-2011 el porcentaje es del 20% y no es requisito imprescindible que la vivienda sea la residencia habitual del contribuyente.

10.11. Galicia

Por arrendamiento de vivienda habitual
10% del importe satisfecho por el alquiler (con el límite de 300 €), siempre que:
a) La edad del contribuyente sea inferior a 35 años (en tributación conjunta al menos uno de los cónyuges).
b) La fecha del contrato de arrendamiento ha de ser posterior a 1-1-2003.
c) Que la base imponible no supere 22.000 €.
En el caso de que, respecto de la misma vivienda, haya varios contribuyentes con derecho a la deducción, su importe se prorrateará entre ellos sin que, en ningún caso, el límite de los 300 € se supere para cada vivienda.

10.12. Madrid

Por arrendamiento de vivienda habitual por menores de 35 años
20% del importe satisfecho por el alquiler (máximo 840 €), siempre que el importe del arrendamiento supere el 10% de la base imponible del contribuyente. Debe, además, efectuarse el depósito de la fianza en el Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid -IVIMA-.
Sólo tienen derecho a practicar esta deducción quienes tengan una base imponible inferior a 25.620 € en tributación individual y 36.200 € en tributación conjunta.
Por incremento de los costes de la financiación ajena para la inversión de la vivienda habitual derivado del alza de los tipos de interés
El importe de la deducción será el resultado de aplicar el porcentaje de deducción a la base de deducción determinados ambos conforme a continuación se indica:
a) Porcentaje de deducción. Este porcentaje, que se expresará con dos decimales, viene determinado por el producto de multiplicar por 100 el resultado de:

V.M. Euribor 2010 – V.M. Euribor 2007
V.M. Euribor 2010
Siendo:
V.M. Euribor 2010: Valor medio del índice Euribor a 1 año ejercicio 2010(XXX%).
V.M. Euribor 2007: Valor medio del índice Euribor a 1 año ejercicio 2007(4,450%).
(Ambos índices son los que resultan de los datos publicados por el Banco de España).

Nota: V.M. Euribor 2010, deberá ser sustituido por su correspondiente valor en 2011, 2012, etc.b) Base de deducción. La base de deducción es el resultado de la siguiente operación:

[(l.s – l.o) × C] × 0,33 Siendo:
l.s: Importe total de los intereses satisfechos en el período impositivo 2010 que den lugar a deducción por inversión en vivienda habitual y con el límite anual de 9.015 euros.
I.o: Cantidades obtenidas en el periodo impositivo 2010 de los instrumentos de cobertura del riesgo de variación del tipo de interés variable de préstamos hipotecarios.
C: Coeficiente aplicable cuyo importe será el que proceda de los siguientes:
a) Si el contribuyente tiene derecho a la compensación fiscal por deducción en adquisición de vivienda habitual:
0,80 para los primeros 4.507 euros de intereses satisfechos,
0,85 para el resto de intereses satisfechos hasta el máximo de 9.015 euros
b) 0,85 en el resto de los supuestos

Constituyen requisitos necesarios para la aplicación de esta deducción los siguientes:
– Que la inversión en vivienda habitual se realice mediante un préstamo hipotecario concertado con entidad financiera a tipo de interés variable.
– Que la adquisición o rehabilitación de la vivienda o la adecuación de la vivienda para personas con discapacidad, para las que se haya solicitado el préstamo hipotecario, se haya efectuado antes del inicio del período impositivo. A los efectos de la presente deducción, se considerará vivienda habitual e inversión en la misma a las así definidas por la normativa estatal del IRPF.
– Que la suma de las bases imponibles general y del ahorro no supere 25.620 € en tributación individual y 36.200 € en tributación conjunta.
Ejemplo:
Supongamos que en 2012 el Euribor medio ha ascendido al 5,763% y que un contribuyente residente en Madrid, con una base imponible inferior a 25.620 €, tiene un préstamo hipotecario concedido para financiar su vivienda habitual. Dicha vivienda fue adquirida antes de 20-1-2006 y para su adquisición utilizó financiación ajena (más del 50% del precio procede del préstamo y durante los 3 primeros ejercicios no ha realizado amortizaciones que hayan supuesto un 40% del capital obtenido). No tiene ningún seguro que le haya reembolsado por el incremento del tipo de interés. Durante 2012 ha satisfecho, en concepto de intereses, 3.500 €.
Se pide, calcular la deducción autonómica madrileña por incremento de los costes de la financiación ajena para la inversión de la vivienda habitual derivado del alza de los tipos de interés.
Solución:

Porcentaje de deducción: V.M. Euribor 2012 – V.M. Euribor 2007 = 29,50%
V.M. Euribor 2012

Siendo V.M. Euribor 2012 = 5,763%
V.M. Euribor 2007 = 4,450%
Base de deducción: ((Is – IO) × C) × 0,33 = 3.500 × 0,80 × 0,33 = 924 €
Is = 3.500 €
IO = 0 (no tiene seguro que haya reembolsado el incremento del tipo de interés).
Así pues, el resultado de la deducción autonómica es: 924 × 29,50% = 272,58 €.
Por inversión en vivienda habitual de nueva construcción
El 1% de las cantidades invertidas en el ejercicio por las que el contribuyente tenga derecho a la deducción por inversión en vivienda habitual, siempre que la misma sea de nueva construcción y debe haberse adquirido a partir de 30 de abril de 2009.
No se aplicará la deducción por las obras de rehabilitación de la vivienda propia ni por las obras e instalaciones y adecuación en la misma, ni por las cantidades depositadas en las cuentas vivienda.
La base de la deducción y sus límites serán los mismos que la deducción por inversión en vivienda habitual regulada en la ley estatal. Desde 2011, la base máxima, tanto en tributación individual, como en conjunta es de 9.040 € anuales.
Deducción complementaria al tramo autonómico de la deducción por inversión en vivienda habitual
Los contribuyentes que hubieran tenido derecho a la aplicación de la deducción por inversión en vivienda habitual podrán aplicar una deducción complementaria al tramo autonómico de la deducción por inversión en vivienda habitual cuyo importe está constituido por la diferencia entre:
a) El importe correspondiente al tramo autonómico de la deducción por inversión en vivienda habitual que resulte de aplicar la normativa vigente a 31 de diciembre de 2008. De acuerdo con la normativa vigente a 31 de diciembre de 2008, el tramo autonómico de la deducción por adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación de vivienda habitual y cantidades depositadas en cuentas vivienda es el 4,95%. El tramo autonómico para las obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad ascendía, a 31 de diciembre de 2008, al 6,6%.
b) El importe correspondiente al tramo autonómico de la deducción por inversión en vivienda habitual que resulte de aplicar la normativa vigente en el ejercicio en que se aplique. En el ejercicio 2011 el tramo autonómico de la deducción por adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación de vivienda habitual y cantidades depositadas en cuentas vivienda es el 7,5%. El tramo autonómico para las obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad es el 10%.
Como el resultado de esta diferencia es negativo, no procede, en 2011, aplicar esta deducción.

10.13 Murcia

Adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual
Los contribuyentes que aplicaron la deducción por adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual en los ejercicios 1998, 1999 y 2000 pueden aplicar una deducción del 2% de las cantidades satisfechas en el ejercicio por la adquisición de una vivienda de nueva construcción o rehabilitación de la vivienda habitual.
El porcentaje será del 3% cuando la base imponible general menos el importe del mínimo personal y familiar sea inferior a 24.200 €, siempre que la base imponible del ahorro no supere 1.800 €.
Inversión en vivienda habitual de nueva construcción por jóvenes

• El 3% (límite 300 € anuales) de las cantidades satisfechas en el ejercicio por la adquisición, construcción, ampliación o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la vivienda habitual del contribuyente (menor de 35 años), incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del adquirente y, en el caso de financiación ajena, la amortización, los intereses y demás gastos derivados de la misma.
• El porcentaje será del 5% para contribuyentes cuya base imponible general menos el importe del mínimo personal y familiar, sea inferior a 24.107,20 €, siempre que la base imponible del ahorro no supere la cantidad de 1.800 euros.

10.14 La Rioja

Por inversión en rehabilitación de vivienda habitual

• El 5% de las cantidades satisfechas en el ejercicio en la rehabilitación de aquella vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual de los contribuyentes que tengan la consideración de «jóvenes» (menores de 36 años).
• El 7% si la base liquidable general del joven, minorada en la cuantía correspondiente al mínimo personal y familiar, no excede de las siguientes cantidades:
– 18.030 € en declaración individual.
– 30.050 € en declaración conjunta,
siempre que, además, la base liquidable del ahorro no supere 1.800 €.
• El 2% de las cantidades invertidas por el resto de contribuyentes en el ejercicio en la rehabilitación de aquella vivienda que, radicando en la Comunidad Autónoma de La Rioja, constituya o vaya a constituir su residencia habitual.

En todo caso son, asimismo, deducibles las cantidades depositadas en cuentas vivienda por los mencionados contribuyentes que se destinen por los mismos a la rehabilitación de la vivienda habitual siempre que se cumplan, en relación con dichas aportaciones y finalidades, los requisitos de formalización y disposición a que hace referencia la normativa estatal del IRPF.
Por inversión en vivienda de nueva construcción por jóvenes

• El 3% de las cantidades satisfechas en el ejercicio en la adquisición de aquella vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual de los contribuyentes que tengan la consideración de «jóvenes» (menores de 36 años).
• El 5% si la base liquidable general del joven, minorada en la cuantía correspondiente al mínimo personal y familiar, no excede de las siguientes cantidades:
– 18.030 € en declaración individual.
– 30.050 € en declaración conjunta,
siempre que, además, la base liquidable del ahorro no supere 1.800 €.

Son, asimismo, deducibles las cantidades depositadas en cuentas vivienda por los mencionados contribuyentes que se destinen por los mismos a la primera adquisición de la vivienda habitual.
Por adquisición o rehabilitación de segunda vivienda en el medio rural
El 7% de las cantidades invertidas en la adquisición, construcción, ampliación o rehabilitación de una única segunda vivienda en el medio rural, con un máximo anual de 450,76 euros.
Para aplicar esta deducción deberán cumplirse los mismos requisitos y condiciones establecidos, con carácter general, en la normativa estatal reguladora del IRPF sobre los conceptos de vivienda habitual, adquisición y rehabilitación de la misma y elementos que integran la base de deducción aplicable, así como sobre comprobación de la situación patrimonial del contribuyente al finalizar el período de la imposición.
Además, deben cumplirse los siguientes requisitos y condiciones:

• Que el contribuyente tenga su residencia habitual en la Comunidad Autónoma de La Rioja.
• Que la vivienda constituya la segunda residencia del contribuyente.
• Que la vivienda esté situada en determinados municipios, siempre que dicho municipio sea diferente al de su vivienda habitual.
• La base máxima anual de esta deducción, junto con la deducción anterior por «inversión en adquisición de vivienda habitual», vendrá constituida por el importe resultante de minorar la cantidad de 9.040 € en las cantidades que constituyan para el contribuyente base de la deducción por inversión en vivienda habitual contemplada en la normativa estatal, excluidas, en su caso, las cantidades destinadas a obras de adecuación de la vivienda habitual por razón de minusvalía.

Ejemplo:
D. Juan Ruiz, de 33 años de edad y residente en La Rioja, tiene en 2011 una base liquidable general en tributación individual de 35.525,83 € y su mínimo personal y familiar asciende a 5.151 €.
En el ejercicio 2011 ha realizado las siguientes inversiones con derecho a deducción:

• Adquisición de vivienda habitual en el territorio de la Comunidad Autónoma: 4.207,08 €.
• Adquisición de segunda vivienda en uno de los municipios del medio rural: 6.611,13 €.

El declarante cumple todos los requisitos exigidos para aplicar la deducción general por adquisición de vivienda habitual, así como las deducciones autonómicas por adquisición de vivienda habitual y adquisición de segunda vivienda en un municipio del medio rural.
Solución:
Las inversiones realizadas en adquisición de vivienda habitual en el territorio de la Comunidad Autónoma de La Rioja y de una segunda vivienda situada en uno de los municipios del medio rural de dicha Comunidad dan derecho a la aplicación de las correspondientes deducciones autonómicas, estando dichas inversiones sujetas a una base anual máxima constituida por el importe resultante de minorar 9.040 euros en las cantidades que constituyan base por deducción en vivienda en la normativa estatal, es decir:
Base máxima anual de deducción autonómica (9.040 – 4.207,08): 4.832,92 €.
Una vez determinado el límite máximo a efectos de las deducciones autonómicas, el contribuyente puede optar por:
Aplicar primero la deducción autonómica por adquisición de vivienda habitual en el territorio de la Comunidad Autónoma de La Rioja (4.207,08 € × 3% = 126,21 €) y el resto de base máxima anual en la adquisición de la segunda vivienda (600,84 € × 7% = 42,06 €), totalizando deducciones autonómicas por importe de 168,27 €.
Aplicar la base máxima anual (4.832,92 €) a la deducción por adquisición de segunda vivienda en medio rural, ascendiendo la deducción en este caso a 338,30 € (4.832,92 € × 7%).

10.15 Valencia

Adquisición de primera vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años.
El 5% de las cantidades satisfechas durante el período impositivo para la primera adquisición o construcción de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años, con excepción de la parte de dichas cantidades que correspondan a intereses.
Además de los requisitos establecidos con carácter general en la normativa estatal que regula la deducción por inversión en vivienda habitual, para la aplicación de esta deducción autonómica deberán cumplirse también los siguientes:

• Que se trate de la primera adquisición de su vivienda habitual.
• Que la edad del contribuyente, a la fecha de devengo del impuesto, sea igual o inferior a 35 años.
• Que la suma de la base imponible general y de la base imponible del ahorro, no sea superior a dos veces el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM), tanto en tributación individual como en tributación conjunta.

En declaraciones individuales de contribuyentes fallecidos en un día distinto al 31 de diciembre, ese importe deberá prorratearse en función de la duración del período impositivo.
En tributación conjunta, únicamente tendrán derecho a esta deducción los contribuyentes integrados en la unidad familiar que, habiendo satisfecho cantidades con derecho a la misma, cumplan individualmente los requisitos anteriormente señalados, si bien el límite del duplo del IPREM (en 2011: 7.455,14 €) se referirá a la tributación conjunta.
Esta deducción es compatible con la deducción «por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena» y con la de «adquisición de vivienda habitual por discapacitados».
Adquisición de vivienda habitual por discapacitados
El 5% de las cantidades satisfechas durante el período impositivo para la adquisición de la vivienda habitual por contribuyentes discapacitados físicos o sensoriales, con un grado de minusvalía igual o superior al 65%, o psíquicos, con un grado de minusvalía igual o superior al 33%, con excepción de la parte de dichas cantidades que correspondan a intereses.
La condición de discapacitado se acreditará mediante el correspondiente certificado expedido por los órganos competentes en materia de servicios sociales de la Generalitat Valenciana o por los órganos correspondientes del Estado o de otras Comunidades Autónomas.
Además de los requisitos establecidos con carácter general en la normativa estatal que regula la deducción por inversión en vivienda habitual, para la aplicación de esta deducción autonómica deberá cumplirse que la suma de la base imponible general y de la base imponible del ahorro, no sea superior al duplo del IPREM, tanto en tributación individual como en tributación conjunta.
En declaraciones individuales de contribuyentes fallecidos en un día distinto al 31 de diciembre, ese importe deberá prorratearse en función de la duración del período impositivo.
En tributación conjunta, únicamente tendrán derecho a esta deducción los contribuyentes integrados en la unidad familiar que, habiendo satisfecho cantidades con derecho a la misma, cumplan individualmente los requisitos anteriormente señalados, si bien el límite de dos veces el IPREM se referirá a la tributación conjunta.
Esta deducción es compatible con las deducciones: «por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena» y «por primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años».
Adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con financiación ajena

• El 3,3%, dentro de los dos años siguientes a la adquisición o rehabilitación.
• El 1,65%, después de los dos años siguientes a la adquisición o rehabilitación.

En ambos casos, dichos porcentajes se aplicarán sobre las cantidades satisfechas, incluidos los gastos originados por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual que hayan corrido a cargo del adquirente, así como el principal amortizado, los intereses, el coste de los instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés variable en los préstamos hipotecarios y demás gastos de la financiación ajena.
En caso de aplicación de los citados instrumentos de cobertura, los intereses satisfechos por el contribuyente se minorarán en las cantidades obtenidas por aplicación del citado instrumento.
A efectos de determinación de la base de deducción, quedan excluidas las siguientes cantidades invertidas:
a) Las que no superen las cantidades invertidas en viviendas habituales anteriores, en la medida en que hubieran sido objeto de la deducción estatal por inversión en vivienda habitual o de la presente deducción.
b) Las que no superen el importe de la ganancia patrimonial exenta por reinversión conforme a la normativa estatal reguladora del impuesto.
La base máxima de esta deducción no podrá superar la cuantía de 4.507,59 euros anuales, tanto en tributación individual como en tributación conjunta.
Requisitos y otras condiciones para la aplicación de esta deducción:

• Que exista utilización de financiación ajena. Se entenderá que se utiliza financiación ajena cuando concurran los siguientes requisitos:
a) Que el importe financiado del valor de adquisición o rehabilitación de la vivienda suponga, al menos, un 50% de dicho valor. En el caso de reinversión por enajenación de la vivienda habitual el porcentaje del 50% se entenderá referido al exceso de inversión que corresponda.
b) Que durante los tres primeros años no se amorticen cantidades que superen en su conjunto el 40% del importe total solicitado.
• Que la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual se haya realizado desde el 20 de enero de 2006, inclusive.

Los conceptos de vivienda habitual y de adquisición y rehabilitación de la misma son los recogidos en la normativa estatal reguladora del IRPF.
La deducción no será de aplicación a las cantidades destinadas a la construcción o ampliación de la vivienda habitual ni a las depositadas en cuenta vivienda.
La presente deducción es compatible con la deducción «por primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años» y «por cantidades destinadas a la adquisición de vivienda habitual por discapacitados».
Adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual con ayudas públicas
Se fijan 102 € por contribuyente.
Además de los requisitos establecidos con carácter general en la normativa estatal que regula la deducción por inversión en vivienda habitual, para la aplicación de esta deducción autonómica deberán cumplirse también los siguientes:

• Que, durante el período impositivo, el contribuyente haya destinado efectivamente a la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual las cantidades procedentes de una subvención concedida a tal fin por la Generalitat Valenciana. Las cantidades se entenderán efectivamente destinadas a adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual de acuerdo con las reglas de imputación temporal de ingresos establecidas en la normativa estatal reguladora del IRPF. Asimismo, los conceptos de vivienda habitual y rehabilitación de la misma son los establecidos en la citada normativa.
• En caso de rehabilitación, ésta deberá ser calificada como actuación protegible, de conformidad con la normativa reguladora de este tipo de actuaciones vigente en cada momento.

Esta deducción es incompatible, para las mismas cantidades, con la deducción «por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena»; «por primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años» y con la deducción «por adquisición de vivienda habitual por discapacitados».
Requisito conjunto:
La aplicación de las deducciones «por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena»; «por primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años»; «por adquisición de vivienda habitual por discapacitados»; «por cantidades destinadas a la adquisición o rehabilitación de vivienda habitual, procedentes de ayudas públicas» y «por cantidades destinadas a inversiones para el aprovechamiento de fuentes de energía renovables en la vivienda habitual», requerirá que el importe comprobado del patrimonio del contribuyente al finalizar el período impositivo exceda del valor que arrojase su comprobación al comienzo del mismo en, al menos, la cuantía de las inversiones realizadas.
A estos efectos, no se computarán los incrementos o disminuciones de valor experimentados durante el citado período impositivo por los elementos patrimoniales que al final del mismo sigan formando parte del patrimonio del contribuyente.
Por el incremento de los costes de la financiación ajena en la inversión de la vivienda habitual
Para la aplicación de la presente deducción, deberán tenerse en cuenta los conceptos establecidos en la normativa estatal reguladora del IRPF relativos a vivienda habitual, adquisición, rehabilitación y adecuación por razón de discapacidad.
Además, los contribuyentes deberán cumplir los siguientes requisitos:

• Que hayan satisfecho en el período impositivo correspondiente al ejercicio 2011 cantidades en concepto de intereses derivados de un préstamo hipotecario a interés variable para la adquisición o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir su residencia habitual o para la adecuación de la misma por razón de discapacidad.
• Que la adquisición o rehabilitación de la vivienda o que la adecuación de la misma por razón de discapacidad sea anterior a 1 de enero de 2011.
• Que la base liquidable general y del ahorro del contribuyente, no supere las siguientes cantidades:
– 25.000 euros en tributación individual.
– 40.000 euros en tributación conjunta.

El importe de la deducción se determinará aplicando el porcentaje de deducción, expresado con dos decimales, que corresponda a la situación del contribuyente, sobre la base de deducción.
A este resultado se le restará el 33% de la diferencia positiva, si la hubiese, entre el importe de las rentas generadas en el ejercicio por los instrumentos de cobertura del riesgo de variación del tipo de interés de los préstamos hipotecarios.
Porcentaje de deducción:
En primer lugar, debe determinarse un porcentaje, expresado con dos decimales, que será el resultado de multiplicar 0,33 por el cociente de la siguiente fracción:

V.M. Euribor 2010 – 4,45
V.M. Euribor 2010
Siendo:
V.M. Euribor 2010: Valor medio del índice Euribor a un año del ejercicio 2010.
4,45: Euribor medio a un año del ejercicio 2007.
(Ambos índices serán los que resulten de los datos publicados por el Banco de España).

Nota: V.M. Euribor 2010, deberá ser sustituido por su correspondiente valor en 2011, 2012, etc.Posteriormente, el resultado obtenido se multiplicará por el coeficiente que en cada caso corresponda de los siguientes, según la situación del contribuyente:

Adquisición, rehabilitación o adecuación por discapacidad de la vivienda habitual antes de 20-1-2006 Si resulta procedente la compensación fiscal 0,80 s/ los primeros 4.507,59 euros y 0,85 sobre el resto
Si no resulta procedente la compensación fiscal 0,85 sobre toda la base

 

Adquisición,rehabilitación o adecuaciónpor discapacidad de la vivienda habitual a partir de 20-1-2006 Sin aplicación de la deducción autonómica 0,85 en adquisición o rehabilitación
0,80 en adecuación
Con aplicación de la deducción autonómica Dentro de los 2 años siguientes 0,817 s/ los primeros 4.507,59 euros
0,85 sobre el exceso
Después de los 2 años siguientes 0,8335 s/ los primeros 4.507,59 euros
0,85 sobre el resto

La base máxima de deducción es de:

• 9.015 euros anuales, en los supuestos de adquisición y rehabilitación de vivienda habitual.
• 12.020 euros anuales, en los supuestos de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad.

En todo caso, la base de deducción estará constituida por las cantidades satisfechas en el ejercicio en concepto de intereses, que den derecho, a su vez, a la aplicación de la deducción estatal por inversión en vivienda habitual, sin tener en cuenta el coste ni las cantidades obtenidas de los instrumentos de cobertura del riesgo de variación del tipo de interés variable de los préstamos hipotecarios.
La aplicación de esta deducción resultará compatible con la deducción «por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena».
Inversiones para el aprovechamiento de energías renovables en la vivienda habitual
El 5%de las cantidades invertidas en la adquisición de instalaciones o equipos destinados a alguna de las finalidades que a continuación se indican, siempre que las mismas no constituyan el ejercicio de una actividad económica:

• Aprovechamiento de la energía solar o eólica para su transformación en calor o electricidad.
• Aprovechamiento, como combustible, de residuos sólidos urbanos o de biomasa procedente de residuos de industrias agrícolas y forestales y de cultivos energéticos para su transformación en calor o electricidad.
• Tratamiento de residuos biodegradables procedentes de explotaciones ganaderas, de estaciones depuradoras de aguas residuales, de efluentes industriales o de residuos sólidos urbanos para su transformación en biogás.
• Tratamiento de productos agrícolas, forestales o aceites usados para su transformación en biocarburantes (bioetanol o biodiesel).

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

• Las inversiones deben realizarse en el marco de programas, convenios o acuerdos con la Administración competente en materia medioambiental, que expedirá la certificación acreditativa de que dichas inversiones se ajustan a las condiciones establecidas en aquéllos.
• El concepto de vivienda habitual, a efectos de la aplicación de esta deducción, es el contenido en la normativa estatal reguladora del IRPF.
• La base máxima de esta deducción es de 4.100 € anuales y está constituida por las cantidades invertidas, incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del adquirente y, en el caso de financiación ajena, la amortización y los demás gastos de la misma, con excepción de los intereses. En tributación conjunta este límite se aplica individualmente.
• La parte de la inversión financiada con subvenciones públicas no dará derecho a deducción.

Arrendamiento de vivienda habitual
Sobre las cantidades satisfechas en el período impositivo por arrendamiento de la vivienda habitual podrán aplicarse los porcentajes e importes máximos de deducción que se indican en el cuadro siguiente en función de la situación personal del arrendatario:

Circunstancias personales del arrendatario Porcentaje de deducción Límitede deducción
En general 15% 459 euros
Edad igual o inferior a 35 años.
Discapacitado físico o sensorial con grado igual o superior al 65% o discapacitado psíquico con grado igual o superior al 33%
20% 612 euros
Edad igual o inferior a 35 años y, además,
discapacitado físico o sensorial con grado igual o superior al 65% o discapacitado psíquico con grado igual o superior al 33%
25% 765 euros

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

• Que la fecha del contrato de arrendamiento sea posterior a 23 de abril de 1998 y su duración sea igual o superior a un año.
• Que se trate del arrendamiento de la vivienda habitual del contribuyente, ocupada efectivamente por el mismo. A estos efectos, se estará al concepto de vivienda habitual recogido en la normativa estatal reguladora del IRPF.
• Que se haya constituido el depósito de la fianza a que se refiere el artículo 36.1 de la L 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, a favor de la Generalitat Valenciana.
• Que, durante al menos la mitad del período impositivo, ni el contribuyente ni ninguno de los miembros de su unidad familiar sean titulares, del pleno dominio o de un derecho real de uso o disfrute, de otra vivienda distante a menos de 100 kilómetros de la vivienda arrendada.
• Que el contribuyente no tenga derecho en el mismo período impositivo a deducción alguna por inversión en vivienda habitual, con excepción de la correspondiente a las cantidades depositadas en cuentas vivienda.
• Que la suma de la base liquidable general y de la base liquidable del ahorro, no supere las siguientes cantidades:
– 27.790 euros en declaración individual.
– 44.955 euros en declaración conjunta.

En declaraciones individuales de contribuyentes fallecidos en un día distinto al 31 de diciembre, el importe de 27.790 euros debe prorratearse en función de la duración del período impositivo.
En declaración conjunta, el límite de la deducción que corresponda se aplicará por cada contribuyente integrado en la unidad familiar que tenga derecho a la misma.
Esta deducción es compatible con la deducción «por arrendamiento de una vivienda como consecuencia de la realización de una actividad, por cuenta propia o ajena, en distinto municipio».
Arrendamiento de vivienda en municipio distinto
El 10% de las cantidades satisfechas en el período impositivo por el arrendamiento de una vivienda, como consecuencia de la realización de una actividad por cuenta propia o ajena, en municipio distinto de aquel en el que el contribuyente residía con anterioridad, con el límite de 204 €.
El límite de 204 € se prorrateará por el número de días que permanezca vigente el arrendamiento dentro del ejercicio.
Tratándose de matrimonios en régimen de sociedad legal de gananciales, los gastos de arrendamiento de la vivienda habitual son imputables a ambos cónyuges, con independencia de quien los abone efectivamente o de cuál de ellos figure como titular de la factura o del contrato.
Requisitos y otras condiciones para la aplicación de esta deducción:

• Que la vivienda arrendada, radicada en la Comunitat Valenciana, diste más de 100 kilómetros de aquella en la que residía inmediatamente antes del arrendamiento.
• Que se haya constituido el depósito de la fianza a favor de la Generalitat Valenciana.
• Que las cantidades satisfechas por el arrendamiento no sean retribuidas por el empleador.
• Que la base liquidable general y del ahorro del contribuyente no supere las siguientes cantidades:
– 27.790 euros en declaración individual.
– 44.955 euros en declaración conjunta.

En declaraciones individuales de contribuyentes fallecidos en un día distinto al 31 de diciembre, el importe de 27.790 € debe prorratearse en función de la duración del período impositivo.
En declaración conjunta, el límite de esta deducción (204 €) se aplicará por cada contribuyente integrado en la unidad familiar que tenga derecho a la misma.
El límite de esta deducción se prorrateará por el número de días en que permanezca vigente el arrendamiento dentro del ejercicio.
Esta deducción es compatible con la deducción anteriormente comentada, «por arrendamiento de la vivienda habitual».

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

  1. Miguel López Almorox:

    Muchas gracias por su artículo. Aunque es de hace años, me gustaría plantear lo siguiente.
    El autor menciona que:
    ” La adquisición del usufructo vitalicio de una vivienda no da derecho a deducción por inversión en vivienda habitual, pues es necesario el pleno dominio”.
    Me gustaría saber en qué ley o decreto figura que la propiedad deba ser en pleno dominio para dar derecho a deducción. No lo encuentro en ninguna parte, salvo en una interpretación particular de la ley por parte de la Agencia Tributaria. Es un tema que creo está abierto a discusión y afecta a propietarios demaniales que han adquirido su vivienda durante la vigencia de las leyes mencionadas.
    Muchas gracias y un saludo.
    Miguel López Almorox.

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).