Artículo doctrinal Suscríbase vía email

Aplicación práctica de las Consultas del ICAC sobre el Plan General de Contabilidad. Consultas contenidas en el BOICAC núm 85 marzo 2011 (segunda parte)

Artículo publicado en Actum Mercantil & Contable nº 17. Octubre-Diciembre 2011

Gregorio Labatut Serer

Departamento de Contabilidad. Facultad de Economía. Universidad de Valencia

1. INTRODUCCIÓN

En el Boletín Oficial del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (BOICAC) núm 85 de marzo de 2011, se publicaron veinticinco nuevas consultas del ICAC sobre la aplicación del Plan General de Contabilidad (RD 1514/2007) y del Plan General adaptado a la Pyme y microempresas (RD 1515/2007). Fundamentalmente estas consultas tratan sobre combinaciones de negocios y consolidación contable.
Hay que decir que tanto la combinación de negocios como la consolidación contable son temas de actualidad, ya que se han regulado recientemente a través del RD 1159/2010, de 17 de septiembre, por el que se aprueban las Normas para la Formulación de las Cuentas Anuales Consolidadas y se modifica el Plan General de Contabilidad y el Plan General de Contabilidad de Pymes.
Esta norma que modificó, entre otras las Normas de Registro y Valoración 19ª Combinaciones de negocios y 21ª Operaciones entre empresas del grupo, del PGC, ha suscitado muchas dudas, ante lo cual el ICAC se pronuncia ante 25 nuevas consultas sobre estos temas.
Estas consultas del ICAC son de gran interés, por lo que nuestra intención, como en otras ocasiones, es ayudar a clarificarlas mediante esquemas y aplicaciones prácticas que ayuden a solucionar la problemática contable que conlleva la aplicación de los planes contables.
En un trabajo anterior se comentaron las consultas 1 a 7 ambas inclusive (ver AC núm 16), en el presente pasaremos a comentar las consultas 8 a 12 ambas inclusive, dejando el resto para trabajos posteriores.
Las consultas comentadas son las siguientes:
1. Consulta núm 8. Operaciones entre empresas del grupo NRV 21ª. Normas para la Formulación de Cuentas Anuales Consolidadas. Art.40.2. Combinación de negocios NRV 19ª. Fusión entre una sociedad dependiente y su dominante inmediata, vinculadas en virtud de una compraventa, cuando con posterioridad el subgrupo es adquirido por un tercero.
http://www.icac.meh.es/Consultas/Boicac/ficha.aspx?hid=392
2. Consulta núm 9. Operaciones entre empresas del grupo NRV 21ª. Fusión entre dos sociedades del grupo que constituyen un negocio que viene precedida de una aportación no dineraria de la sociedad dominante de ambas.
http://www.icac.meh.es/Consultas/Boicac/ficha.aspx?hid=393
3. Consulta núm 10. Fusión y escisión de elementos patrimoniales que no constituyen un negocio.
http://www.icac.meh.es/Consultas/Boicac/ficha.aspx?hid=394
4. Consulta núm 11. Operaciones entre empresas del grupo NRV 21ª. Escisión de negocios.
http://www.icac.meh.es/Consultas/Boicac/ficha.aspx?hid=395
5. Consulta núm 12. Operaciones entre empresas del grupo NRV 21ª. Distribución de un dividendo en especie.
http://www.icac.meh.es/Consultas/Boicac/ficha.aspx?hid=396

1. Consulta número 8 del BOICAC número 85/marzo 2011

La consulta número 8 del BOICAC número 85/marzo 2011, versa sobre el tratamiento contable de una fusión entre una sociedad dependiente y su dominante inmediata siendo esta relación anterior a la fecha en la que entran en un grupo superior.
En concreto el problema planteado, es el siguiente:
Se trata de un grupo formado por tres sociedades, que a modo de esquema muestra la siguiente estructura:

La sociedad B, una sociedad tenedora de acciones y sin actividad propia, compró la participación del 80% de C a un tercero en 2007. En esta combinación de negocios surgió un fondo de comercio que figuraba de forma explícita en el consolidado de B elaborado bajo las Normas para la Formulación de las Cuentas Anuales Consolidadas (NOFCAC) aprobadas por el RD 1815/1991, de 20 de diciembre.
Posteriormente, en el año 2008, la sociedad A adquirió el 100% de la sociedad B y durante el ejercicio 2009 el restante 20% de C mediante la compraventa de la participación minoritaria al tercero. Estas dos adquisiciones se han contabilizado en las cuentas anuales consolidadas de la sociedad A del ejercicio 2009 tomando como referente la doctrina del ICAC incluida en la Nota publicada en su Boletín número 75, de septiembre de 2008.
En junio de 2010, las sociedades B y C se fusionan.
Sobre esta situación se realizan dos preguntas:
a) Sobre el tratamiento contable de la fusión de las sociedades B y C en el caso de que la sociedad B tuviese que adquirir a la sociedad A el 20% de su participación en C entregando activos monetarios.
b) Si la sociedad A tuviera el 100% de B y de C mediante participaciones directas, en la fusión de estas dos sociedades, sería de aplicación el apartado 2.2.1.b) de la NRV 21ª y se deberían aflorar los valores del «consolidado superior», es decir, los reconocidos en las cuentas anuales consolidadas de la sociedad A. La pregunta versa sobre qué valores del «consolidado superior» se deben incluir, sólo los referidos a la sociedad absorbida o también los de la sociedad absorbente.
Vamos a estudiar la respuesta del ICAC por separado.

1.1. El tratamiento contable de la fusión de las sociedades B y C en el caso de que la sociedad B tuviese que adquirir a la sociedad A el 20% de su participación en C entregando activos monetarios

El ICAC recuerda lo que se indica en la NRV 21ª, apartado 2.2.1.a), en el que se establece que:
«En las operaciones entre empresas del grupo en las que intervenga la empresa dominante del mismo o la dominante de un subgrupo y su dependiente, directa o indirectamente, los elementos patrimoniales adquiridos se valorarán por el importe que correspondería a los mismos, una vez realizada la operación, en las cuentas anuales consolidadas del grupo o subgrupo según las citadas Normas para la Formulación de las Cuentas Anuales Consolidadas».
Esto ratifica la doctrina del ICAC en el sentido de mantener los valores precedentes (en términos consolidados), en aquellas operaciones en las que se produce desplazamiento de elementos patrimoniales constitutivos de un negocio a cambio de instrumentos de patrimonio propio.
Ratificando lo dicho, se cita también el contenido del art.40.2 de las Normas para la formulación de las cuentas anuales consolidadas (NOFCAC), que indica:
«En los supuestos de participación indirecta, si la sociedad dominante de un subgrupo formula cuentas anuales consolidadas, los activos identificables y pasivos asumidos que constituyan un negocio se valorarán por los valores que tuvieran en las cuentas anuales consolidadas del grupo o subgrupo mayor en el que se integren los citados elementos patrimoniales, cuya sociedad dominante sea española, siempre y cuando la vinculación dominante-dependiente se haya producido en virtud de una aportación no dineraria o escisión de los instrumentos de patrimonio de la dependiente (…)».
El ICAC aclara que para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2010, la referencia a las cuentas anuales consolidadas del grupo o subgrupo que se efectúa en la NRV 21ª.2.2.1.a) debe entenderse realizada al grupo o subgrupo mayor radicado en España, al margen de cuál haya sido la contraprestación empleada por la sociedad dominante para adquirir la participación en la sociedad dependiente.
Por lo que finalmente el ICAC concluye que, la sociedad B contabilizará los elementos patrimoniales del negocio C por los valores atribuidos a este negocio en las cuentas consolidadas de la sociedad A. La adquisición del 20% de la participación en C a la sociedad A entregando activos monetarios (es decir, efectivo o un derecho de cobro) deberá contabilizarse de forma similar a una adquisición de socios externos.
En nuestra opinión el criterio es el mismo que se sigue en la ICAC consulta núm 7 (operación 5), BOICAC núm 85 (marzo de 2011).
Todo ello se sintetiza en el cuadro número 1 siguiente:
Cuadro núm 1. Fusión entre las sociedades de un subgrupo (dominante y dependiente) perteneciente a un grupo superior español

Veamos un caso práctico:
CASO PRÁCTICO NÚMERO 1:
Supongamos que la sociedad B posee el 60% de participación en la sociedad C, formando un grupo desde enero del año 20×7. El coste de la inversión supuso un desembolso de 4.500 euros, y el valor razonable de sus activos netos eran de 5.000 euros.
La sociedad A, es la sociedad dominante pues posee el 100% sobre B, y también posee el 40% restante sobre el patrimonio de la sociedad C.
Las sociedades B y C, toman el acuerdo de fusionarse en enero de 2×10, de modo que la sociedad B compensará a la sociedad A por el importe de su participación sobre C, del 40%.
En el momento del acuerdo el valor neto de la totalidad de los activos de la sociedad C en las cuentas consolidadas de A era de 9.200 euros, mientras que su valor razonable a los efectos del acuerdo de fusión alcanzaba 10.000 euros.
Se pide: Registrar la operación de fusión.
SOLUCIÓN:
Se trata de una relación directa entre las sociedades B y C, en las que B es la dominante del subgrupo, pero al propio tiempo la sociedad B está dominada por la sociedad A.
En consecuencia, los valores que deben de tomarse del patrimonio de C son los que constan en las cuentas consolidadas de A, por 9.200 euros.
Ahora bien, la sociedad B debe de adquirir el 40% de C a la sociedad A, esta adquisición se realizará de forma similar a una adquisición de socios externos, esto es por su valor razonable, en nuestro caso, 40% sobre 10.000 euros = 4.000 euros. Las diferencias se registrarán en cuentas de reservas de la sociedad B. El cargo a reservas será por: 4.000 – 0,40 × 9.200 = 320 euros.
Por otro lado para la sociedad B, el coste de la inversión del 60% sobre C ascendió a 4.500 euros. Como la valoración que se realiza del 60% del patrimonio de C a efectos de la fusión es 60% sobre 9.200 = 5.520 euros, la diferencia hasta el valor en cuentas individuales por 1.020 (5.520 – 4.500) también deberá abonarse a cuentas de reservas, en nuestra opinión.
En resumen, el asiento de fusión en la contabilidad de B, sería el siguiente:

9.200 Xxx Activos netos sociedad C (1) a
a
a
Participaciones a largo plazo en empresas del grupo Sociedad C
Sociedad anónima A (2)
Reservas (1.020 – 320)
2403bb
Xxx
11x
4.500
4.000
700

(1) Valores a efectos de la consolidación en el consolidado superior (cuentas consolidadas de A.).
(2) La sociedad B ampliará capital en el número de acciones necesario para entregárselas a la sociedad A por el importe de 4.000 euros.
El abono a reservas se produce por la diferencia que pudiera ponerse de manifiesto en el registro contable por la aplicación de los criterios anteriores, según la NRV núm 21ª, 2.2.1.

1.2. En el caso de fusión entre sociedades participadas por una dominante única, sería de aplicación el apartado 2.2.1.b) de la NRV 21ª y si se deberían aflorar los valores del «consolidado superior», es decir, los reconocidos en las cuentas anuales consolidadas de la sociedad dominante. La pregunta trata sobre qué valores del «consolidado superior» se deben incluir, sólo los referidos a la sociedad absorbida o también los de la sociedad absorbente

Es el caso de la sociedad A que posee el 100% del control sobre B y sobre C, y se acuerda la fusión de estas dos últimas de tal modo que la sociedad B absorbe a C. La pregunta estriba sobre si deben atribuirse los valores a efectos de la consolidación en A a ambas sociedades B y C.
El ICAC aclara que la NRV 21ª.2.2.1 establece los criterios a seguir para contabilizar los elementos patrimoniales de la sociedad «adquirida» en las fusiones de una sociedad dominante y su dependiente, y cuando la operación se produce entre otras empresas (dependiente-dependiente). En ambos casos, la referencia a la sociedad adquirida debe entenderse realizada a la adquirida legalmente y no económicamente.
Recuérdese que el apartado b) del punto 2.2.1. de la NRV 21ª del PGC., indica que «En el caso de operaciones entre otras empresas del grupo, los elementos patrimoniales adquiridos también se valorarán según sus valores contables en las cuentas anuales consolidadas en la fecha en que se realiza la operación».
En consecuencia se refiere a los «elementos patrimoniales adquiridos». Ahora bien, el término «elemento patrimoniales adquiridos», se refiere a ¿la adquirida legalmente o la adquirida según criterios económicos?
Pues sorprendentemente el ICAC habla de la adquirida legal, cuando lo más lógico a primera vista pudiera ser la correspondiente a la adquirida económicamente. El ICAC justifica esta posición del modo siguiente:
«A estos efectos, nótese que en el contexto de la NRV 21ª, las operaciones societarias reguladas en el apartado 2 no constituyen combinaciones de negocios porque el control del citado negocio, antes y después de la operación, lo mantienen las mismas personas físicas o jurídicas.
Por ello, a diferencia de lo que sucede en la NRV 19ª. “Combinaciones de negocios”, la referencia a la sociedad adquirente debe entenderse realizada a la adquirente legal y no a la económica, circunstancia que en el supuesto de fusión por creación de nueva sociedad originaría la atribución de los valores “consolidados” a todos los negocios que participan en la operación».
Por lo que parece ser, al haber un control común por la sociedad dominante (ya que las sociedades fusionadas pertenecen a su esfera de dominio), entonces, debe obviarse el tema de la toma de control para aplicar el criterio económico de quién adquiere a quién, y se refiere al término legal de adquisición, esto es, se tomarán los valores consolidados de la sociedad adquirida legalmente.
El ICAC, recalca, que «Sin embargo, de lo anterior no se puede inferir que dicha asignación de valores pueda realizarse también a la sociedad absorbente en la modalidad de fusión por absorción porque esta interpretación no se corresponde con la literalidad de la NRV 21ª.2 que solo alude a la sociedad adquirida, en aras de lograr un equilibrio entre la perspectiva individual del sujeto contable que informa y el mantenimiento de la valoración a nivel consolidado cuando se entregan instrumentos de patrimonio propio como contraprestación».
Finalmente, con respecto al tema del reconocimiento de los valores consolidados de la adquirida legal solamente y no para la absorbente, el ICAC aclara:
«A mayor abundamiento cabe señalar que en los supuestos en los que la sociedad dependiente absorbe a la dominante, distintos de los regulados en el artículo 33 de las NOFCAC, los criterios a seguir serán los siguientes:
a) Si la sociedad dominante adquiere su inversión en la dependiente a otra sociedad del grupo entregando instrumentos de patrimonio propio, la sociedad adquirida será la dominante, sobre la base de la similitud que existe entre la operación descrita y la fusión de ambas sociedades sin previa vinculación.
b) Si la sociedad dominante adquiere su inversión en la dependiente entregando cualquier otra contraprestación, los elementos patrimoniales adquiridos serán los de la sociedad dependiente. En caso contrario, se produciría en esta última una disminución de las reservas contraria a la ratio legis de la NRV 21ª».
Esto significa, en nuestra opinión, que si se produce una adquisición inversa, y una sociedad dependiente absorbe a una dominante, entonces:
– Si la dominante adquirió a la dependiente entregando instrumentos de patrimonio propio a otra sociedad del grupo, la sociedad adquirida es la dominante, porque el control no ha salido fuera de la esfera del grupo.
– Ahora bien, si la dominante adquirió a la dependiente entregando cualquier otro activo que no sean acciones o participaciones propias, entonces la sociedad adquirida será la dependiente, ya que claramente la dominante adquirió antes a la dependiente, y lo contrario no correspondería al espíritu de la Ley (realidad de los hechos).
En el cuadro número 2 se expone lo indicado:
Cuadro núm 2. Fusión entre sociedades dominadas

CASO PRÁCTICO NÚMERO 2:
La sociedad A pose el 100% del control sobre B y sobre C. Se acuerda la fusión de estas dos últimas sociedades que no tienen ninguna otra relación entre sí.
Los valores de ambas sociedades en las cuentas anuales consolidadas de la sociedad A son los siguientes:
– Sociedad B: 40.000 euros. Mientras que su valor razonable es 50.000 euros.
– Sociedad C: 20.000 euros. Mientras que su valor razonable es de 25.000 euros.
Contabilizar la fusión, en los siguientes casos:
1. La sociedad B absorbe a C.
2. La sociedad B y C son absorbidas por una nueva sociedad que se crea al efecto.
3. La sociedad C absorbe a B.
SOLUCIÓN:
La posición del ICAC es que se reconocerán los valores en cuentas consolidadas de los patrimonios adquiridos legalmente. En consecuencia:
1. La sociedad B absorbe a C: La sociedad B mantiene sus valores contables y la sociedad C se reconocen por los valores en cuentas consolidadas de A.
2. La sociedad B y C se disuelven y son absorbidas por una nueva sociedad. Ambas sociedades reconocen los valores en cuentas consolidadas de A.
3. La sociedad C absorbe a B. La sociedad C mantiene sus valores contables y la sociedad B reconocen por los valores en cuentas consolidadas de A.
Caso 1: La sociedad B absorbe a C:

20.000 Xxx Activos netos sociedad C (1) a Sociedad anónima A Xxx 20.000

(1) Valores a efectos de la consolidación en el consolidado superior (cuentas consolidadas de A.).
Por la ampliación de capital:

20.000
5.000
Xxx
113
Sociedad anónima A
Reservas
a Capital social 100 25.000

Cargo a reservas por la diferencia entre el valor razonable y el valor a efectos de la consolidación, según NRV 21ª, punto 2.2.1 a).
Caso 2: Tanto la sociedad B como C son absorbidas por una nueva sociedad. La sociedad B y la sociedad C reconocen los valores a efectos de la consolidación contable de la sociedad A.

20.000
40.000
15.000
Xxx
Yyy
113
Activos netos sociedad C(1)
Activos netos sociedad B(2)
Reservas
a Capital social 100 75.000

(1) Valores a efectos de la consolidación en el consolidado superior (cuentas consolidadas de A.).
(2) Valores a efectos de la consolidación en el consolidado superior (cuentas consolidadas de A.).
Cargo a reservas por la diferencia entre el valor razonable y el valor a efectos de la consolidación, según NRV 21ª, punto 2.2.1 a).
Caso 3: La sociedad C absorbe a B: La sociedad C mantiene sus valores contables y la sociedad B reconocen por los valores en cuentas consolidadas de A.

40.000 Xxx Activos netos sociedad B(1) a Sociedad anónima A Xxx 40.000

(1) Valores a efectos de la consolidación en el consolidado superior (cuentas consolidadas de A.).
Por la ampliación de capital:

40.000
10.000
Xxx
113
Sociedad anónima A
Reservas
a Capital social 100 50.000

Cargo a reservas por la diferencia entre el valor razonable y el valor a efectos de la consolidación, según NRV 21ª, punto 2.2.1 a).

2. Consulta número 9 del BOICAC número 85/marzo 2011

Esta consulta se refiere al tratamiento contable de una fusión entre dos sociedades del grupo que constituyen un negocio, que viene precedida de una aportación no dineraria de la sociedad dominante.
En concreto el caso planteado consiste en un grupo formado por una sociedad A que participa en dos sociedades dependientes B y C en un porcentaje del capital social inferior al 100%. La sociedad A acuerda, junto con los socios minoritarios de C, aportar la totalidad de las acciones de C a la sociedad B, procediéndose a ampliar el capital de esta última por el valor real de las acciones aportadas. En relación con estos hechos, se pregunta sobre el tratamiento contable de la posterior fusión entre las sociedades B y C.
El ICAC indica que existen dos operaciones:
1. Ampliaciónde capital en sociedad B y aportación de las acciones de C. Se aplicará la NRV 21ª, punto 2.1., de tal modo que:

• Sociedad B que amplía capital. Reconocerá la participación en C por su valor en cuentas consolidadas en la fecha en la que se produce la ampliación de capital. La diferencia se llevará a cuentas de reservas.
• Sociedad A que realiza una permuta de acciones de C por las de B. Reconocerá las acciones de B por el mismo importe. La diferencia a cuentas de reservas.

2. Posterior fusión entre ambas sociedades. Se aplicará el art.40.2. de las NOFCAC (ICAC consulta núm 8, BOICAC núm 85 punto 1.2.). De tal modo que:
a. La sociedad B (dominante) absorbe a C (dependiente):
i. Los elementos patrimoniales de la sociedad C se reconocerán por los valores existentes en las cuentas consolidadas de la sociedad A.
ii. Los elementos patrimoniales de la sociedad B se mantendrán por su valor en libros.
b. La sociedad C (dependiente) absorbe a la sociedad B (dominante):
i. Los elementos patrimoniales de la sociedad B se reconocerán por los valores existentes en las cuentas anuales consolidadas de la sociedad A.
ii. Los elementos patrimoniales de la sociedad C se mantendrán por su valor en libros.
Esto es, los elementos patrimoniales de la sociedad absorbente (legal) se mantendrán por sus valores en libros, mientras que la absorbida (legal) se reconocerán por sus valores en cuentas anuales consolidadas de la dominante mayor.
Todo esto se describe en el cuadro número 3 siguiente:
Cuadro núm 3. Tratamiento contable de una fusión entre dos sociedades del grupo que constituyen un negocio, que viene precedida de una aportación no dineraria de la sociedad dominante

CASO PRÁCTICO NÚMERO 3:
La Sociedad A posee el 60% del patrimonio de la Sociedad B, y también posee el 70% del patrimonio de la sociedad C.
Supongamos que la empresa B adquiere el 100% del patrimonio de la sociedad C. El valor real del patrimonio de la sociedad C es de 3.000, mientras que su valor en cuentas anuales consolidadas de la sociedad A ascendía a 2.000 euros.
La participación que tiene A en la sociedad C tiene un valor contable de 1.200 euros.
Posteriormente, la sociedad B y C acuerdan fusionarse, del modo siguiente:
1. La sociedad B absorbe a la sociedad C.
2. La sociedad C absorbe a la sociedad B.
En ambos casos los valores de B y C son los siguientes:

Valores Sociedad B Sociedad C
Cuentas individuales 4.000 1.500
Cuentas consolidadas (sociedad A) 5.000 2.000

Registrar las operaciones anteriores:
SOLUCIÓN:
Primera operación: Adquisición por B del 100% del patrimonio de la sociedad C.
Contabilidad de la sociedad B. Amplía capital.
1. La ampliación de capital se realizará por el valor real de los elementos patrimoniales de la sociedad C (3.000), pero contablemente se reconocerán según la NRV 21ª 2.1. por su valor en cuentas consolidadas (2.000). La diferencia entre ambos importes entendemos que debe ser registrado en cuentas de reservas.

2.000
1.000
2403yy
11x
Participaciones a largo plazo en empresas del grupo Sociedad C
Reservas
a Capital social 100 3.000

Desde el punto de vista fiscal se produce una diferencia temporaria, ya que el valor fiscal del patrimonio de C es de 3.000 euros, mientras que su valor contable es 2.000 euros. Ahora bien, respecto a la tributación en este momento, o al diferimiento de la misma, según la LIS art.83.5 radicaría en la consideración como rama de actividad o no, de la aportación de los activos realizados por la sociedad C a la sociedad B. Si tuviera la consideración de rama de actividad (caso más probable, ya que se trata de un negocio) podría acogerse al diferimiento, mientras que en caso contrario tendría que tributar en ese momento.
En cualquier caso, la diferencia temporaria, daría lugar al siguiente asiento
a) caso de tributación: 30% sobre 1.000

300 4740 Activos por diferencias temporarias deducibles a HP acreedora por IS. 4752 300

b) caso de diferimiento de la tributación: No daría lugar a ninguna diferencia.
Contabilidad de la sociedad A:
La sociedad A entrega las acciones que posee de la sociedad C y recibe a cambio las acciones de la sociedad B. El valor en libros de la participación de A en C asciende a 1.200 euros. Se trataría de una permuta no comercial ya que ambas son del grupo.

1.200 2403yy Participaciones a largo plazo en empresas del grupo Sociedad B a Participaciones a largo plazo en empresas del grupo Sociedad C 2403yy 1.200

Segunda operación: Posteriormente, la sociedad B y C acuerdan fusionarse, del modo siguiente:
1. La sociedad B absorbe a la sociedad C. La sociedad B es la dominante (adquirente) y es la absorbentelegal:

• La sociedad B (absorbente legal) mantiene sus valores en cuentas individuales por 4.000 euros.
• La sociedad C (absorbida legal) reconoce sus valores en cuentas consolidadas (de la dominante mayor A) por 2.000 euros.

Contabilidad de la sociedad B:
No tiene que ampliar capital, ya que posee el 100% de participaciones de C (fusión impropia) por lo que únicamente se produce el cambio de su inversión financiera sobre C por el valor de sus activos y pasivos a efectos de las cuentas consolidadas (valoración en la consolidación superior con A). En nuestro caso, ambos importes son por 2.000 euros. En el caso de que hubiera alguna diferencia, en nuestra opinión, se llevaría a cuentas de reservas de B.

2.000 Activos netos de pasivos de la sociedad C a Participaciones a largo plazo en empresas del grupo Sociedad C 2403yy 2.000

La sociedad C registraría una disolución sin liquidación (cancelación de activos y pasivos).
2. La sociedad C absorbe a la sociedad B. La sociedad B es la dominante (adquirente) y es la absorbidalegal (fusión inversa):

• La sociedad C (absorbente legal) mantiene sus valores en cuentas individuales por 1.500 euros.
• La sociedad B (absorbida legal) reconoce sus valores en cuentas consolidadas (de la dominante mayor A) por 5.000 euros.

Contabilidad de la sociedad B:
Es la absorbida legal, y contabiliza una disolución sin liquidación. (cancelación de activos y pasivos). Hay que recordar que entre sus activos, se encuentra el 100% de las acciones de la sociedad C que tiene registradas por 2.000 euros (valor a efectos de la consolidación).
Contabilidad de la sociedad C:
Es la absorbente legal. Mantiene sus activos y pasivos a valores en cuentas individuales por 1.500 euros.
Recibe los activos y pasivos de la sociedad B y los registrará a su valor en cuentas consolidadas (consolidación de la sociedad A) por 5.000 euros. Se trata de una fusión inversa, donde la sociedad B posee el 100% de las acciones de C registradas por 2.000 euros (valor a efectos de la consolidación contable), que ahora recibe la sociedad C como acciones propias en situaciones especiales.
Esto es, después de la operación, la sociedad C tendrá la totalidad de sus acciones en su patrimonio.

2.000
3.000
2403yy Participaciones a largo plazo en empresas del grupo Sociedad C (acciones propias en situaciones especiales)
Resto de Activos netos de pasivos de la sociedad C. 5.000 – 2.000
a Socios de la sociedad B (1) 5.000

(1) Recordar que los socios de la sociedad B son:

• Sociedad A: 60% = 60% sobre 5.000 = 3.000 euros.
• Otros (socios externos) 40% = 40% sobre 5.000 = 2.000 euros.

No se realiza ampliación de capital con esta operación, ya que la totalidad de las acciones que la sociedad C tiene en su patrimonio (recibidas de las sociedad B) son entregadas a los socios de la sociedad B (Sociedad A, en un 60% y Otros -socios externos- en el 40%), las diferencias se imputarán a cuentas de reservas.

5.000 Socios de la sociedad B a
a
Participaciones a largo plazo en empresas del grupo Sociedad C (acciones propias en situaciones especiales)Reservas 5.000 – 2.000 2403yy 2.000
3.000

El abono a cuentas de reservas por 3.000 se produce por la diferencia de valoración entre las acciones de la sociedad B (5.000) y los de las acciones de la sociedad C (2.000).
En definitiva, los socios de la sociedad B pasan a ser accionistas de la sociedad C, y como la sociedad C ha absorbido totalmente a las sociedad B, la diferencia de valor se imputará a cuentas de reservas de C. De este modo los socios de B no se ven perjudicados con la operación.
Pero para efectos del tema que nos ocupa, únicamente se reconoce la valoración correspondiente a cuentas consolidadas en la sociedad absorbida legal, mientras que la absorbente legal mantiene la valoración de sus activos y pasivos a valores en contabilidad individual anterior a la operación.

3. Consulta número 10 del BOICAC número 85/marzo 2011

Esta consulta trata sobre las operaciones de fusión y escisión de elementos patrimoniales que no constituyen un negocio. En particular, se formulan las siguientes preguntas:
1. Cuál es el adecuado tratamiento contable de las operaciones de escisión, reducción de capital y dividendos en especie en forma de activos no monetarios que no constituyen un negocio.
2. Qué criterios son aplicables en las operaciones de fusión entre empresas del grupo cuando los elementos patrimoniales que se transmiten no constituyen un negocio.
El ICAC trata estas operaciones por separado. Comencemos por la primera.

1. Transacciones de escisión, reducción de capital y dividendos en especie que no constituya un negocio

El ICAC aborda estas cuestiones por partes:
– Reducciones de capital
– Escisión
– Pago de dividendos.

1.1. Reducciones de capital en especie

Centrándonos en el tema de la reducción de capital, vamos a ver el tratamiento en la empresa transmitente (empresa que reduce capital), y en la empresa receptora (la empresa que recibe la contraprestación a sus inversiones en especie).
Con respecto a la sociedad transmitente, el ICAC indica que deberá contabilizarse en sintonía con el criterio publicado en la ICAC consulta núm 2, BOICAC núm 55, de septiembre de 2003, que el ICAC considera vigente en el nuevo marco contable. En particular, la respuesta a la citada consulta señala que:
«(…) se deberá cargar la partida de capital suscrito por el importe del valor nominal de las participaciones sociales afectadas por la reducción, y la diferencia, positiva o negativa, entre el nominal de las acciones más las reservas que le correspondan y el valor por el que se ha pactado el reembolso, que será una deuda con el socio, se imputa a una partida de reservas.
(…) Adicionalmente, si el pago de la citada deuda se efectúa mediante la entrega de activos no monetarios, podrá producirse, en su caso, el correspondiente resultado.»
Mientras que la sociedad receptora, según el ICAC entiende que se contabilizará la operación de acuerdo con el criterio recogido en la ICAC consulta núm 2, BOICAC núm 40, de diciembre de 1999, con las precisiones que a continuación se indican:
«Cuando se produzca una reducción de capital con devolución de aportaciones, independientemente de si se reduce el valor nominal de las acciones o si se amortiza parte de ellas, este Instituto entiende que se produce una desinversión al recuperarse parcial o totalmente el coste de la inversión efectuada y, por lo tanto, se deberá disminuir el precio de adquisición de los respectivos valores.
Para identificar en el inversor el coste de las acciones correspondientes a la reducción de capital, se deberá aplicar a la inversión la misma proporción que represente la reducción de fondos propios respecto al valor teórico contable de las acciones antes de la reducción, corregido en el importe de las plusvalías tácitas existentes en el momento de la adquisición y que subsistan en dicho momento; en su caso, se reducirá proporcionalmente el importe de las correcciones valorativas contabilizadas.
Si la devolución es monetaria, el resultado será la diferencia entre el importe percibido o a percibir y el valor contable de las participaciones. En el caso de que la devolución se materializase en algún elemento patrimonial o grupo de elementos patrimoniales distintos de la tesorería, cualquiera que fuese su naturaleza, sería aplicable, con carácter general, el tratamiento contable de las permutas recogido en la Resolución de este Instituto, de 30 de julio de 1991, por la que dictan normas de valoración del inmovilizado material.»
El ICAC aclara las cuestiones que deben tenerse en cuenta tras la reforma contable, de modo que, considerando que el objetivo del criterio es identificar el coste que se recupera, las referencias al valor teórico y a las plusvalías existentes en la fecha de adquisición se siguen considerando válidas; si bien, en la actualidad, el valor teórico deberá calcularse por referencia al patrimonio neto de la empresa. La cita al criterio aplicable en las operaciones de permuta también se considera vigente pero adaptada al nuevo tratamiento que el PGC establece para estas operaciones, diferenciando entre permutas comerciales y no comerciales.
También deberá ser considerada la doctrina incluida en la ICAC consulta núm 6, BOICAC núm 74, de junio de 2008, presumiéndose como no comercial la permuta cuando la sociedad receptora participe en la práctica totalidad del capital de la sociedad transmitente.

1.2. Escisión en especie

Las operaciones de escisión, en la medida en que pongan de manifiesto una reducción de capital en la sociedad escindida deberán tratarse en sintonía con lo indicado para esta última operación, tanto en el socio como en la sociedad que reduce capital.

1.3. Pago de dividendo en especie

En relación con el reparto de dividendos, la sociedad que distribuye el resultado contabilizará la operación de acuerdo con el criterio publicado en la ICAC consulta núm 3, BOICAC núm 32, de diciembre de 1997:
«(…) desde un punto de vista de racionalidad económica debe ser equivalente en su conjunto el pago de dividendos a través de la entrega de un activo con el importe monetario que le corresponda, si bien deberá tenerse en cuenta el posible resultado que se pueda poner de manifiesto en relación con la diferencia entre el dividendo aprobado y el valor contable por el que figure en la empresa el activo objeto de entrega. En este sentido, si el valor contable por el que están recogidos los activos fuese distinto que el importe del dividendo acordado, en general por ser este último superior al registrado, se obtendrá un resultado positivo por la diferencia. En caso contrario, con carácter general debería estar dotada la corrección valorativa correspondiente; si no fuera así, originará una pérdida que quedaría recogida como un resultado negativo».
La sociedad que recibe el dividendo aplicará el criterio general regulado en la NRV 9ª.2.8:
«Los (…) dividendos de activos financieros devengados con posterioridad al momento de la adquisición se reconocerán como ingresos en la cuenta de pérdidas y ganancias. (…), si los dividendos distribuidos proceden inequívocamente de resultados generados con anterioridad a la fecha de adquisición porque se hayan distribuido importes superiores a los beneficios generados por la participada desde la adquisición, no se reconocerán como ingresos, y minorarán el valor contable de la inversión».
Todo ello se resume en el cuadro número 4 siguiente:
Cuadro núm 4. Tratamiento contable de la aportación no dineraria de un negocio de «valor negativo»

Veamos algunos casos prácticos:
CASO PRÁCTICO NÚMERO 4:
Supongamos que la sociedad A tiene el 80% del patrimonio de la sociedad B, por un importe de 16.000 euros.
En un momento dado el patrimonio de la sociedad B estaba formado por:
– Capital: 20.000 euros.
– Reservas: 30.000 euros.
Se sabe que el valor razonable del patrimonio era de 60.000 euros.
La sociedad B acuerda una reducción del capital en el 10% entregando como pago de las acciones amortizadas un elemento de activo material (que no constituye un negocio) que está valorado en la contabilidad de la sociedad B por 3.000 euros, cuando su valor razonable era de 6.000 euros. Esta reducción afecta solamente a las acciones de la sociedad A.
Contabilizar la operación en ambas sociedades.
SOLUCIÓN:
Sociedad B:
1. Reconoce la deuda con los socios por el 10% del valor razonable del patrimonio: 10% sobre 60.000 = 6.000 euros.
La diferencia entre la disminución de capital y reservas y el valor razonable se abonará o cargará a cuentas de reservas.

2.000
3.000
1.000
100
11x
11x
Capital social: 10% × 20.000
Reservas: 10% × 30.000
Reservas (1)
a Accionistas por disminución de capital: 10% × 60.000 6.000

(1) Por la diferencia entre el valor del patrimonio neto y el valor razonable de las acciones.
2. Se acuerda la entrega de un activo que tiene un valor contable de 3.000.

6.000 Accionistas por disminución de capital a
a
Activos materiales
Beneficios procedentes de inmovilizado material
771 3.000
3.000

Sociedad A:
Vamos a suponer dos situaciones:
1. Que con el 80% de participación de A sobre B consideramos que se trata de una «participación casi total», porque el 20% restante se considera inmaterial.
En este caso se trata de una permuta no comercial, por lo que se sustituye las inversiones financiaras en la participada por el activo recibido, ya que se considera que no existen cambios sustanciales en los flujos de tesorería futuros a obtener por ambos activos.

1.600 Activos materiales a Participaciones a largo plazo en partes vinculadas: 16.000 × (10%/80%) 240 2.000

2. Que con el 80% de participación de A sobre B consideramos que «no se trata de una participación casi total», porque el 20% restante se considera material.
En este caso se trata de una permuta comercial, por lo que se reconoce el resultado de la permuta, porque se supone que existen cambios sustanciales en los flujos de tesorería futuros a obtener por ambos activos.

6.000 Activos materiales a
a
Participaciones a largo plazo en partes vinculadas: 16.000 × (10%/80%)
Beneficios procedentes de participaciones largo plazo partes vinculadas
240
773
2.000
4.000

CASO PRÁCTICO NÚMERO 5:
La sociedad A tiene el siguiente patrimonio:
– Capital: 20.000 euros.
– Reservas: 30.000 euros.
Se conoce el dato de que el valor razonable del patrimonio es de 60.000 euros.
Se decide la escisión de un 10% de la sociedad a favor de la sociedad Anónima B (beneficiaria). Esta sociedad poseía una participación en la sociedad A por el porcentaje escindido y que tenía un valor contable de 4.000 euros.
En la escisión se decide entregar un elemento de activo material (que no constituye un negocio) que está valorado en la contabilidad de la sociedad A por 3.000 euros, cuando su valor razonable era de 6.000 euros.
Contabilizar la operación en ambas sociedades.
SOLUCIÓN:
Sociedad A:
1. Reconoce la deuda con la sociedad anónima B (beneficiaria) por el 10% del valor razonable del patrimonio: 10% sobre 60.000 = 6.000 euros.
La diferencia entre la disminución de capital y reservas y el valor razonable se abonará o cargará a cuentas de reservas.

2.000
3.000
1.000
100
11x
11x
Capital social: 10% × 20.000
Reservas: 10% × 30.000
Reservas (1)
a Sociedad Anónima B (beneficiaria): 10% × 60.000 6.000

(1) Por la diferencia entre el valor del patrimonio neto y el valor razonable de las acciones.
2. Se acuerda la entrega de un activo que tiene un valor contable de 3.000

6.000 Sociedad Anónima B (beneficiaria) a
a
Activos materiales
Beneficios procedentes de inmovilizado material
771 3.000
3.000

Sociedad B:
Evidentemente, la escisión del 10% del patrimonio de la sociedad A consideramos que «no se trata de una participación casi total».
En consecuencia, se trata de una permuta comercial, por lo que se reconoce el resultado de la permuta, porque se supone que existen cambios sustanciales en los flujos de tesorería futuros a obtener por ambos activos.

6.000 Activos materiales a
a
Participaciones a largo plazo en partes vinculadas
Beneficios procedentes de participaciones largo plazo partes vinculadas
240
773
4.000
2.000

CASO PRÁCTICO NÚMERO 6:
Supongamos que la sociedad A tiene el 100% del patrimonio de la sociedad B.
La sociedad B tiene un resultado de 12.000 euros, y se acuerda el reparto como dividendo del 50% y el resto a reservas.
El dividendo se hace efectivo en especie, entregando un elemento del activo material (que no constituye un negocio) que está valorado en la contabilidad de la sociedad B por 3.000 euros, cuando su valor razonable es de 6.000 euros.
Contabilizar la operación en ambas sociedades.
SOLUCIÓN:
Sociedad B:
1. Por el acuerdo de distribución del resultado:

12.000 129 Resultado del ejercicio a
a
Dividendo activo a pagar
Reservas
526
11
6.000
6.000

2. Pago dividendos en especie.

6.000 526 Dividendo activo a pagar a
a
Activos materiales
Beneficios procedentes de inmovilizado material
771 3.000
3.000

NOTA: No se ha tenido en cuenta el efecto fiscal de las retenciones sobre los rendimientos en especie.
Sociedad A:
Vamos a suponer dos situaciones:
1. Que los dividendos de activos financieros se han devengado con posterioridad al momento la adquisición.

6.000 Activos materiales a Ingresos de participaciones en instrumentos financieros 760 6.000

2. Los dividendos distribuidos proceden inequívocamente de resultados generados con anterioridad a la fecha de adquisición.

6.000 Activos materiales a Participaciones a largo plazo en partes vinculadas 240 6.000

2. Fusiones entre empresas del grupo en la que los elementos patrimoniales adquiridos no constituyen un negocio

En este sentido, se me ocurre que puede tratarse de una empresa del grupo que sea una sociedad de mera tenencia de bienes, por ejemplo una sociedad en la que su único activo sea unos inmuebles sin ningún tipo de actividad (por lo que no se la considera un negocio), que se fusiona con otra empresa del grupo que se considera un negocio, ya que tiene una actividad.
El ICAC indica que las operaciones de fusión entre empresas del grupo en las que los elementos patrimoniales adquiridos no constituyen un negocio deben contabilizarse aplicando las reglas generales reproducidas en la presente respuesta y la doctrina del ICAC sobre las aportaciones no dinerarias, en función de que la contraprestación entregada consista en instrumentos de patrimonio propio (véase lo indicado para la sociedad que recibe la aportación no dineraria en la ICAC consulta núm 9, del BOICAC núm 84, de diciembre de 2010) o pueda identificarse parcialmente como una operación de permuta cuando la sociedad adquirente participe en la transmitente (véase lo indicado para la sociedad receptora en las reducciones de capital).
En el cuadro número 5 se expone lo indicado:
Cuadro núm 5. Tratamiento contable de las fusiones entre empresas del grupo en el que los elementos patrimoniales adquiridos no constituyen un negocio

CASO PRÁCTICO NÚMERO 7:
Las sociedades A y B forman un grupo y acuerdan la fusión entre ambas.
La sociedad A realiza una ampliación de capital para absorber a la sociedad B. La sociedad B es una sociedad de mera tenencia de bienes y sus activos no constituyen un negocio.
A la fecha de fusión, los valores del patrimonio de B son los siguientes:
– Valor contable: 400.000 euros.
– Valor a efectos de la consolidación: 450.000 euros.
– Valor razonable: 500.000 euros.
Se pide registrar la operación por parte de la sociedad A, en los siguientes supuestos:
1. Las sociedades A y B están participadas por la sociedad X que tiene el control sobre ellas, no existiendo entre las mismas ninguna otra relación.
2. La sociedad A tiene el 100% de las participaciones de la sociedad B por lo que forman un grupo. El importe de la inversión está contabilizado en las cuentas de la sociedad A por un valor de 200.000 euros.
SOLUCIÓN:
Caso 1. Las sociedades A y B están participadas por la sociedad X que tiene el control sobre ellas, no existiendo entre las mismas ninguna otra relación.
En este caso, si el patrimonio de B se considerase un negocio, entonces se aplicaría la NRV 21ª, punto 2, en concreto el 2.2.1. y la valoración del patrimonio de la sociedad adquirida se realizaría por su importe a efectos de las cuentas consolidadas (esto es 450.000 euros), pero como el patrimonio de la sociedad B no es un negocio, entonces, según el ICAC se aplicaría la regla general, esto es el punto 1 de la NRV 21ª, por su valor razonable. A no ser que pueda identificarse una operación de permuta, que sería el caso de participación previa de la sociedad A sobre la sociedad B, que no es el caso.

500.000 Activos netos de pasivos de la sociedad B a Capital y Reservas 500.000

Caso 2. La sociedad A tiene el 100% de las participaciones de la sociedad B, por lo que forman un grupo.
En este caso, según el ICAC se trataría de una operación de permuta, que, en el caso de que se realice a una empresa del grupo la inversión se reflejará en la sociedad aportante al valor contable de la contraprestación entregada, sin que se produzca un resultado contable.
Es una fusión impropia, en la que no se realiza aportación de capital por parte de la sociedad anónima A.

200.000 Activos netos de pasivos de la sociedad B a Participaciones a largo plazo empresas del grupo 200.000

4. Consulta número 11 del BOICAC número 85/marzo 2011

Esta consulta se refiere al tratamiento contable de las escisiones de negocios desde el punto de vista de la sociedad que participa en la sociedad escindida.
En concreto la consulta se refiere a la correcta interpretación de la norma de registro y valoración (NRV) 21ª. «Operaciones entre empresas del grupo» del PGC, en la redacción introducida por el RD 1159/2010, de 17 de septiembre, en vigor para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2010.
El ICAC indica que las operaciones de escisión, en la medida en que pongan de manifiesto una reducción de capital en la sociedad escindida deberán tratarse en sintonía con lo indicado para estas operaciones, tanto en el socio como en la sociedad que reduce capital.
Por este motivo el ICAC señala que para otorgarle un adecuado tratamiento contable a la cuestión planteada será preciso traer a colación la doctrina de este Instituto sobre las operaciones de reducción de capital. (Véase ICAC consulta núm 10, BOICAC núm 85, punto 1).
En consecuencia, según esta doctrina, la sociedad que participa en la sociedad escindida contabilizará la operación en sintonía con el criterio recogido en la consulta 2 publicada en el BOICAC nº 40, de diciembre de 1999, con las precisiones que a continuación se indican:
«Cuando se produzca una reducción de capital con devolución de aportaciones, independientemente de si se reduce el valor nominal de las acciones o si se amortiza parte de ellas, este Instituto entiende que se produce una desinversión al recuperarse parcial o totalmente el coste de la inversión efectuada y, por lo tanto, se deberá disminuir el precio de adquisición de los respectivos valores.
Para identificar en el inversor el coste de las acciones correspondientes a la reducción de capital, se deberá aplicar a la inversión la misma proporción que represente la reducción de fondos propios respecto al valor teórico contable de las acciones antes de la reducción, corregido en el importe de las plusvalías tácitas existentes en el momento de la adquisición y que subsistan en dicho momento; en su caso, se reducirá proporcionalmente el importe de las correcciones valorativas contabilizadas.
Si la devolución es monetaria, el resultado será la diferencia entre el importe percibido o a percibir y el valor contable de las participaciones. En el caso de que la devolución se materializase en algún elemento patrimonial o grupo de elementos patrimoniales distintos de la tesorería, cualquiera que fuese su naturaleza, sería aplicable, con carácter general, el tratamiento contable de las permutas recogido en la Resolución de este Instituto, de 30 de julio de 1991, por la que se dictan normas de valoración del inmovilizado material».
El ICAC también aclara que, considerando que el objetivo del criterio es identificar el coste que se recupera, las referencias al valor teórico y a las plusvalías existentes en la fecha de adquisición se siguen considerando válidas; si bien, en la actualidad, el valor teórico deberá calcularse por referencia al patrimonio neto de la empresa. La cita al criterio aplicable en las operaciones de permuta también se considera vigente, pero adaptada al nuevo tratamiento que el PGC establece para estas operaciones, diferenciando entre permutas comerciales y no comerciales.
Del mismo modo, deberá considerarse, en su caso, la doctrina incluida en la ICAC consulta núm 6, BOICAC núm 74, de junio de 2008, presumiéndose como no comercial la permuta cuando la sociedad receptora participe en la práctica totalidad del capital de la sociedad transmitente.
La diferencia entre el valor por el que se debe reconocer la participación en la sociedad beneficiaria y el valor en libros que se da de baja se contabilizará en una partida de reservas.
Todo ello se resume en el cuadro número 6 siguiente:
Cuadro núm 6. Tratamiento contable de las escisiones de negocios desde el punto de vista de la sociedad que participa en la sociedad escindida

CASO PRÁCTICO NÚMERO 8:
La sociedad A tiene el siguiente patrimonio neto:
– Capital: 40.000 euros.
– Reservas: 60.000 euros.
Se sabe que el valor razonable del patrimonio neto en ese momento ascendía a 120.000 euros.
Se decide la escisión de un 40% de la sociedad a favor de la sociedad anónima B (beneficiaria) que poseía esta participación por un valor contable de 30.000 euros y que registraba un deterioro de 5.000 euros.
En la escisión se decide entregar unos elementos del activo material que están valorados en la contabilidad de la sociedad B por 20.000 euros, cuando su valor razonable es de 48.000 euros.
Contabilizar la operación en ambas sociedades.
SOLUCIÓN:
Sociedad A:
1. Reconoce la deuda con la sociedad anónima B (beneficiaria) por el 40% del valor razonable del patrimonio: 40% sobre 120.000 = 48.000 euros.
La diferencia entre la disminución de capital y reservas y el valor razonable se abonará o cargará a cuentas de reservas.

16.000
24.000
8.000
100
11x
11x
Capital social: 40% × 40.000
Reservas: 40% × 60.000
Reservas (1)
a Sociedad anónima B (beneficiaria): 40% × 120.000 48.000

(1) Por la diferencia entre el valor del patrimonio neto y el valor razonable de las acciones.
2. Se acuerda la entrega de un activo que tiene un valor contable de 20.000.

48.000 Sociedad Anónima B (beneficiaria) a
a
Activos materiales
Beneficios procedentes de inmovilizado material
771 20.000
28.000

Sociedad B:
Evidentemente, la escisión del 40% del patrimonio de la sociedad A consideramos que «no se trata de una participación casi total».
En consecuencia, se trata de una permuta comercial, por lo que se reconoce el resultado de la permuta, porque se supone que existen cambios sustanciales en los flujos de tesorería futuros a obtener por ambos activos.

48.000
5.000
293 Activos materiales
Deterioro del valor de participaciones a largo plazo partes vinculadas
a
a
Participaciones a largo plazo en partes vinculadas
Reservas
240
11
30.000
23.000

En el caso, hipotético de que se considerase que la participación reducida es una participación casi total, la operación de permuta se hubiese considerado no comercial, porque se supone que no van a existir cambios sustanciales en los flujos de tesorería futuros a obtener por ambos activos. El registro contable sería:

25.000
5.000
293 Activos materiales
Deterioro del valor de participaciones a largo plazo partes vinculadas
a Participaciones a largo plazo en partes vinculadas 240 30.000

5. Consulta número 12 del BOICAC número 85/marzo 2011

Esta consulta se realiza sobre el tratamiento contable de la distribución de un dividendo en especie que se materializa en un negocio desde la perspectiva de la sociedad que recibe el dividendo.
En concreto se pregunta también sobre la correcta interpretación de la norma de registro y valoración (NRV) 21ª. «Operaciones entre empresas del grupo» del PGC, en la redacción introducida por el RD 1159/2010, de 17 de septiembre, en vigor para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2010.
El ICAC indica que hay que tener en cuenta lo establecido en la ICAC consulta núm 2, BOICAC núm 47, de septiembre de 2001, en la que se dispone lo siguiente:
«Si nace el derecho de cobro de un dividendo acordado, cuestión que deviene del campo jurídico, la contabilidad debe registrarlo, lo que genera el correspondiente ingreso. No obstante, cuestión distinta es la valoración contable de dicho derecho, ya que si bien ésta debe atender al importe acordado, sin embargo dado que se va a intercambiar el derecho de cobro por un activo que de acuerdo con el criterio contable establecido en la consulta indicada en primer lugar, hubiera producido una valoración que no habría aumentado la valoración de la inversión inicial, cabe concluir que en consecuencia, y siendo el fondo económico de estas operaciones idéntico, el resultado de su contabilización debe ser igualmente unívoco. En definitiva, si el crédito derivado del devengo de un dividendo, se paga con acciones liberadas emitidas al efecto, su valoración debe considerar los criterios recogidos en la consulta 1 del BOICAC número 9».
Para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2010, la valoración contable del citado derecho es la incluida en la NRV 21ª.2.3 que a su vez se remite al apartado 2.2. Adicionalmente, considerando que las normas de consolidación desconocen la operación económica del reparto de un dividendo, que se elimina contra reservas, al interpretar la NRV 21ª.2.3 hay que razonar desde esta perspectiva y en consecuencia contabilizar igualmente el negocio recibido con abono a reservas.
En definitiva, se trata de distribuir un dividendo entregando acciones que se consideran un negocio, y se entiende que el negocio recibido debe ser registrado al valor que tenía en cuentas anuales consolidadas, de tal modo que la diferencia entre dicho importe y el valor asignado al dividendo se registrará en cuentas de reservas.
Se presenta esta interpretación en el cuadro número 7 siguiente:
Cuadro núm 7. Tratamiento contable de la distribución de un dividendo en especie que se materializa en un negocio desde la perspectiva de la sociedad que recibe el dividendo

CASO PRÁCTICO NÚMERO 9:
Supongamos que la sociedad A tiene el 100% del patrimonio de la sociedad B.
La sociedad B tiene un resultado de 12.000 euros, y se acuerda el reparto como dividendo del 50% y el resto a reservas.
El dividendo se hace efectivo en especie entregando una inversión financiera que tenía la sociedad B (que constituye un negocio) que está valorado en la contabilidad de la sociedad B por 3.000 euros, cuando su valor razonable es de 6.000 euros.
Esta inversión se encontraba en cuentas anuales consolidas por su valor de coste, 3.000 euros.
Contabilizar la operación en ambas sociedades.
SOLUCIÓN:
Sociedad B:
NOTA: Aunque la consulta no contempla la situación desde el punto de vista de la empresa que reparte el dividendo, sino del que la percibe, hemos realizado esta solución acorde con los contenidos en la ICAC consulta núm 10, BOICAC núm 85 y de acuerdo con la ICAC consulta núm 3, BOICAC núm 32, de diciembre de 1997.
1. Por el acuerdo de distribución del resultado:

12.000 129 Resultado del ejercicio a
a
Dividendo activo a pagar
Reservas
526
11
6.000
6.000

2. Pago dividendos en especie.

6.000 526 Dividendo activo a pagar a
a
Inversión financiera a largo plazo en instrumentos de patrimonio
Beneficios en participaciones y valores representativos de deuda a largo plazo
250
7663
3.000
3.000

NOTA: No se ha tenido en cuenta el efecto fiscal de las retenciones sobre los rendimientos en especie.
Sociedad A:
Al no salir el negocio (inversiones financieras) del ámbito del grupo, se reconoce en la contabilidad que lo recibe por su valor en cuentas anuales consolidadas, la diferencia hasta el valor del dividendo se aplicará a cuentas de reservas.

3.000
3.000
250
11
Inversión financiera a largo plazo en instrumentos de patrimonio
Reservas
a Ingresos de participaciones en instrumentos financieros 760 6.000

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).