Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Repercusión del impuesto

Una sociedad “A” emite facturas por prestación de servicios de asesoramiento económico-financiero a la empresa “B” durante los ejercicios 2005, 2006 y 2007.
Como consecuencia de una inspección tributaria, la Administración concluye que la sociedad “A” no realiza esos servicios, siendo su socio mayoritario (posee el 99,6% del capital) quien realmente lo hace, calificando la operación de asesoramiento entre las sociedades como simulación e imputando al socio las operaciones.
Como consecuencia de la calificación, se solicita al socio el IVA devengado y no ingresado, al resultar improcedente la repercusión realizada por la sociedad “A” (LIVA art.84.uno).
Una vez que la Administración, en fecha 8-4-2010, realiza el acuerdo de liquidación, el socio emite factura a la sociedad “B” por los servicios prestados, con fecha 17-12-10, donde le reclama la cuota de IVA; pretensión que la afectada no encuentra ajustada a derecho.
El TEAR de Madrid, en su resolución del recurso interpuesto contra la negativa a soportar la factura de la sociedad “B”, desestima sus pretensiones, acudiendo el interesado al TEAC, el cual en sus fundamentos de derecho concluye que:
1. Los actos administrativos sujetos al Derecho Administrativo serán ejecutivos, se presumen válidos y producen efectos desde la fecha en que se dicten, salvo que en ellos se disponga otra cosa (LRJPAC art.56 y 57).
Partiendo de la anterior premisa, existe pronunciamientos favorables tanto en el TEAC como en la jurisdicción contencioso-administrativa sobre la posibilidad de la Administración de dictar liquidaciones provisionales correspondientes a períodos posteriores y que tienen su causa en acuerdos de liquidación correspondientes a períodos anteriores, en los que se han practicado regularizaciones que tienen una incidencia directa en magnitudes declaradas en dichos períodos posteriores, aunque los acuerdos de liquidación que constituyen la causa de dichas liquidaciones provisionales no hayan adquirido firmeza por haber sido impugnados en ulteriores vías revisoras e incluso se haya suspendido su ejecución en dichas vías (TEAC 16-7-15).
Es por todo lo anterior que el Tribunal no encuentra impedimento para que, aunque la liquidación no sea firme, el obligado tributario objeto de la regularización pueda efectuar repercusión de cuotas de IVA, siempre que esta se realice de acuerdo a la legalidad.
2. En cuanto a la repercusión de las cuotas, debemos analizar si estamos ante una repercusión o una rectificación de una repercusión (LIVA art.88 y 89). Habilitando la legislación plazos distintos para ejercer estos derechos, un año en la repercusión y cuatro años en la modificación.
En este caso el socio no emite ninguna factura, relacionada con los servicios regularizados, con anterioridad a la acción de la Administración. tributaria, por lo que nos encontramos ante una nueva repercusión, con lo que plazo para ejercitarla es de un año.
Y si bien las cuotas que se repercutan serán deducibles por el sujeto pasivo, este no está obligado a soportarlas si ha caducado el derecho, como ha sucedido en este caso (TS 5-12-11, EDJ 292694).
Así el TEAC desestima el recurso interpuesto, no acogiendo ninguna de las pretensiones del recurrente.

NOTA
Con esta resolución se produce un cambio de criterio con respecto el recogido en TEAC 18-7-13 y 25-1-11.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).