Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Renuncia a una herencia prescrita

La causante (A) fallece el 21-6-1989, dejando herederos a sus dos hijos (B y C). Uno de ellos (B) fallece el 25-1-2007 sin otorgar testamento. Al carecer de descendientes, se declara como único heredero a su esposo (D). Este último fallece el 30-7-2010 dejando como heredera a una hermana y, en su sustitución, a otro hermano (E) y en su sustitución a los hijos de este. Tras el fallecimiento de su hermana, (E) aceptó la herencia de su hermano (D), si bien manifestando que iba a rechazar pura y simplemente la herencia de (A), siendo quienes deben acrecer la porción renunciada -los herederos de (C), fallecido el 17-4-2010- quienes deben tributar por el ISD.
Las cuestiones que se plantean son las siguientes:
1. Prescripción del impuesto. El derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria derivada de la sucesión de (A), fallecida el 21-6-1989, prescribió pasados cinco años y seis meses después de su fallecimiento (LISD art.24 y 25; LGT/1963 art.64 y 65).
2. Tributación de los herederos de (C). Como se ha indicado, la herencia de (A) ya está prescrita. Por tanto, los herederos de (C) -hijo de (A)- podrían aceptar la herencia de esta sin tributación efectiva. Ahora bien, la aceptación de esta herencia conlleva el riesgo de que el otro heredero de (A) renuncie a su herencia -como parece ser el caso, puesto que (E) manifestó que iba a rechazar pura y simplemente la herencia de (A)-, ya que la renuncia a herencias prescritas tiene a efectos de este impuesto la consideración de donación (LISD art.28.3). Por tanto:
– Los herederos de (C), en tanto en cuanto acepten la herencia de este causante, deben tributar en el ISD por la herencia de este. Sin embargo, si aceptan la herencia de su abuela (A), no deben tributar por ella por haber prescrito el impuesto.
– No obstante, si aceptan la herencia de la abuela y resulta que (E) opta por renunciar a la herencia de (A), esta parte de la herencia acrecerá a los otros herederos, y dado que se trata de una herencia prescrita, tendrá a efectos de este impuesto la consideración de donación.
3. Grupo de parentesco en el que deben incluirse los herederos de (C). En la repudiación o renuncia pura, simple y gratuita de la herencia o legado, los beneficiarios de la misma tributan por la adquisición de la parte repudiada o renunciada aplicando siempre el coeficiente que corresponda a la cuantía de su patrimonio preexistente. En cuanto al parentesco con el causante, se tiene en cuenta el del renunciante o el del que repudia cuando tenga señalado uno superior al que correspondería al beneficiario. Si el beneficiario de la renuncia recibe directamente otros bienes del causante, lo anterior solo se aplica cuando la suma de las liquidaciones practicadas por la adquisición separada de ambos grupos de bienes sea superior a la girada sobre el valor de todos, con aplicación a la cuota íntegra obtenida del coeficiente que corresponda al parentesco del beneficiario con el causante (LISD art.28.1; RISD art.58.1).
Conforme a lo expuesto, el parentesco a tener en cuenta depende, en principio, de cuál de las dos liquidaciones debe prevalecer (la suma de las dos correspondientes a adquisiciones separadas o la única correspondiente a la adquisición de la totalidad de los bienes).
Sin embargo, en este caso, la anterior regla no se aplica, ya que al tratarse de una herencia prescrita, tiene a efectos del impuesto la consideración de donación, por lo que, en cualquier caso, el parentesco a tener en cuenta es el del donante (el repudiante-renunciante), es decir, el grupo IV.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).