Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Reconocimiento de los periodos trabajados con contratos temporales suscritos en fraude de ley como trabajos fijos discontinuos

Unas trabajadoras, que ostentan la condición de fijas desde una determinada fecha, pretenden que se declare que sus respectivas relaciones con la empresa tuvieron carácter de fijas discontinuas desde el inicio de las mismas y que se les computen como tales los períodos previos que prestaron sus servicios en virtud de sucesivos contratos temporales.
Tanto en la instancia, como en suplicación, se desestiman las demandas de las trabajadoras, entendiendo que la relación no se corresponde con la propia de un trabajador fijo discontinuo. Si bien, las sentencias recurridas señalan que los contratos temporales suscritos por las trabajadoras -eventuales- fueron nulos en tanto que no se atuvieron en modo alguno a las formalidades legales y reglamentarias que disciplinan la modalidad contractual a la que se acogían y que los contratos sucesivamente suscritos se correspondían con una relación indefinida, no puede acogerse la pretensión de reconocimiento de cualidad de trabajadores fijos discontinuos y antigüedad porque las trabajadoras debieron haber reclamado frente a sus correlativos ceses y al no haberlo hecho esta circunstancia impide el reconocimiento de la cualidad y de la antigüedad que se pretenden.
El Tribunal Supremo diverge de este criterio y reitera -en sendas sentencias- su criterio favorable al reconocimiento de la cualidad de fijo discontinuo y al cómputo de tales servicios a efectos de antigüedad, si bien matizando aquella condición de fijeza.
Para el Tribunal Supremo está claro que los trabajos a los que la norma colectiva aplicable atribuye la cualidad de «fijos discontinuos» exceden con mucho de la configuración jurídica que la jurisprudencia atribuye a la referida condición (recogida, entre otras, en TS 14-10-14, Rec 467/14 ;15-10-14, Rec 164/14 ; 15-10-14, Rec 492/14 y 07-05-15 Rec 343/14), conforme a la cual existe un contrato fijo de carácter discontinuo cuando se produce una necesidad de trabajo de carácter intermitente o cíclico, o lo que es igual, en intervalos temporales separados pero reiterados en el tiempo y dotados de una cierta homogeneidad. Por el contrario, conforme al convenio de aplicación, los denominados «trabajadores fijos discontinuos» pueden ser llamados en prácticamente cualquier fecha del año, con excepción de un corto periodo -discontinuo- en periodo invernal, pudiendo incluso prorrogarse sus respectivas contrataciones. Con tal irregularidad y atipicidad lo que el precepto convencional pone de manifiesto es que la categoría jurídica que configura -«trabajadores fijos discontinuos»- no coincide con la que previamente define el TS. Y si bien la muy dudosa legalidad de las contrataciones pudiera haber justificado la oportuna reclamación en cada uno de los ceses habidos, argumentando precisamente haber adquirido cualidad de trabajadora indefinida por defectuosa contratación, lo cierto es que esta posibilidad no utilizada no puede excluir que las demandantes se limiten a reclamar el estatus que les confiere el convenio colectivo, con reconocimiento de que los servicios prestados lo fueron en los términos [«fijos discontinuos»] que sus preceptos contemplan, por cuanto que la regularidad de sus contrataciones durante años nos lleva a atribuirles aquella calificación aún a pesar de que formalmente no fueran contratados como tales; máxime si se considera que una posible exigencia de regularidad temporal no debe predicarse de todos y cada uno de los contratos, y menos puede pretenderse que la extravagancia de alguno de ellos deba comportar la exclusión de la modalidad contractual atribuible -ex convenio- a toda la larga cadena de contratos, en beneficio de quien negocia fraudulentamente y en perjuicio de quien es defraudado en sus derechos laborales.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).