Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Liquidación de herencia por sobrino político

En marzo de 2006 fallece una mujer, viuda y sin descendientes, habiendo dejado como heredero de un cuarto de su herencia a un sobrino político. Al ser formalizada la escritura pública de partición de herencia en septiembre de 2006, a la hora de liquidar el ISD se aplica la reducción del grupo III de parentesco, así como el coeficiente multiplicador procedente, en función del patrimonio preexistente y grupo de parentesco. Sin embargo, la Dirección General de Tributos de la Comunidad de Madrid giró liquidación provisional al considerar que no procedía la aplicación de la reducción por parentesco, al considerar que el parentesco por afinidad se mantiene solo si a fecha de devengo del impuesto subsiste el vínculo de unión. Ante la disconformidad con la liquidación, se presenta reclamación económica- administrativa, por considerarse procedente la aplicación de la reducción, pese a desaparecer el vínculo, siendo estimado por el TEAR Madrid. No obstante, el Letrado de la Comunidad de Madrid presentó recurso, el cual fue estimado por el TSJ Madrid, al negar el vínculo del sobrino político con la viuda, motivo por el cual fue interpuesto el presente recurso de casación.
El TS centra por tanto la cuestión en determinar si los sobrinos políticos han de ser incluidos en el Grupo III de parentesco previsto en la LISD art. 20.2.a, dentro del concepto de colaterales de segundo y tercer grado o si, por el contrario, se hallan en el Grupo IV que incluye a los colaterales de cuarto grado, grados más distantes y extraños. En cuanto a los diferentes tipos de relaciones familiares existente, el TS trae a colación el TSJ Madrid 31-10-13, Rec 663/11EDJ 264371, en la cual se distingue entre las relaciones por consanguinidad, por afinidad y por adopción. Partiendo del hecho de que el parentesco comienza con el matrimonio de dos personas, el TSJ Madrid concluye en aquel caso que el parentesco por afinidad nace cuando se contrae el matrimonio y cesa cuando el matrimonio se disuelve o anula -en esta misma línea de argumentación se encuentra la DGT 5-7-01 y DGT V4-5-07-.
Por su parte, el TS ha mantenido que, en el caso de un sobrino carnal de la esposa, premuerta, del causante, aquel es considerado como colateral de tercer grado por afinidad, sin hacer referencia alguna a que ese parentesco tenga que desaparecer por el hecho de que la esposa del causante hubiese muerto con anterioridad , argumentado que donde la Ley no distingue, no hay que distinguir (TS 18-3-03, EDJ 15204; TS 1-4-14, EDJ 67194). Asimismo y, partiendo de la existencia de parientes por consanguinidad y por afinidad, concluye que a efectos del impuesto el parentesco de afinidad se sitúa en el mismo grado en el que se encuentre el cosanguíneo del que se derive la afinidad (TS 12-12-11, EDJ 327192).
En conclusión, aunque el TSJ Madrid 28-5-15 argumenta en este caso que los parientes por afinidad del causante deben ser considerados como extraños a efectos del ISD, el TS concluye que la inclusión de los sobrinos por afinidad en el Grupo III de parentesco procede aun cuando fallece la persona que servía de vínculo entre el causante y el sobrino por afinidad.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).