Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Incapacidad permanente total de un deportista profesional

La cuestión consiste en determinar si procede la incapacidad permanente total de un ciclista profesional que padece una limitación de movilidad en la muñeca derecha, que aún cuando no alcanza el 50%, repercute de forma directa en el desempeño de una profesión que exige el manejo constante de las dos extremidades superiores, así como la adopción de diversas posturas a los mandos de la bicicleta en los que la articulación de muñeca se ve sometida a esfuerzo y tensión constante.
El nivel de exigencia y rendimiento que cabe requerir de un deportista profesional, que hace del deporte su modo de vida, alcanza cotas si cabe extremas, siendo preciso que en el desempeño de su labor diaria se reclame un 100% de su capacidad para alcanzar así el 100% de los resultados también exigidos. Y normalmente, dichos resultados y exigencias se ven satisfechas en la plenitud de condiciones físicas y psíquicas que se hacen imprescindibles para abordar la ardua tarea de llegar a ser el mejor.
En este supuesto, es evidente que las condiciones físicas no revisten la plenitud requerida al deportista de élite, pues la simple existencia de dolor e impotencia funcional en la muñeca le impiden ejercer su profesión con la diligencia y profesionalidad que le es demandada. Por ello, se considera que estas secuelas incapacitan al ciclista para desempeñar las tareas fundamentales de su profesión y se le declara la incapacidad permanente total para su profesión habitual.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).