Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Impuesto de sociedades 2016: ¿cómo tributan las sociedades civiles?

Cuando se aprobó la reforma fiscal se estableció que las Sociedades Civiles con objeto mercantil pasarían a tributar a partir del 1 de enero de 2016 en el Impuesto de Sociedades. Pero, ¿qué significa esto?

Es una medida que puede ser compleja de entender para los socios de las sociedades civiles, ya que les afecta de forma directa.

Al salir a la luz la Ley del Impuesto de Sociedades (Ley 27/2014, de 27 de noviembre) se especifican los sujetos pasivos de este impuesto.
Artículo 7: contribuyentes.

Serán contribuyentes del Impuesto cuando tengan su residencia en España:

1. Personas jurídicas excluyendo a las sociedades civiles sin objeto mercantil.

En el Código de Comercio se especifica que “no tienen objeto mercantil las actividades agrarias, forestales, mineras y profesionales”. Por lo que la actividad mercantil es la relacionada con el derecho mercantil. Se puede poner como ejemplo de objeto mercantil todas aquellas actividades que se dediquen al mercado: comercio textil, comercio alimenticio (tiendas de comida, bares, restaurantes…), sector mecánico y energético (talleres, electricistas…) y un largo etcétera.
Hoy día, las sociedades civiles tributan de la siguiente manera

El régimen que llevan a cabo es el de atribución de rentas, concretamente cada socio va a tributar en su IRPF personal por el rendimiento que obtiene por la sociedad civil en base a su participación. Este rendimiento se incorpora a la declaración de cada participante en proporción. Cada persona, dependiendo del rendimiento, aplicará las tablas de IRPF.

En 2016, toda sociedad civil que tenga objeto mercantil y que tributa en régimen de rentas pasó a ser contribuyente por la ley Impuesto de Sociedades al 25% de manera fija y tipo impositivo. Los demás no tendrán que cambiar absolutamente nada.
¿Qué obligaciones fiscales y contables hay que cumplir?

Principalmente deberán llevar al día las obligaciones de una sociedad mercantil como son:

– Contabilidad del Código de Comercio.

– Presentación anual de todas las cuentas en el Registro Mercantil.

– Liquidación obligatoria sobre el impuesto sobre sociedades.

Tras la imposición de la ley de impuesto de sociedades en 2016, la responsabilidad no se limita a las sociedades civiles. Los socios de estas sociedades tienen el régimen de responsabilidad solidaria y sin límites de cara a las deudas sociales.

Por otro lado, hay que dejar claro que las sociedades civiles no desaparecen, simplemente cambian la tributación y aumentan las obligaciones que deben llevar a cabo en todo momento.

En cuanto a la comunidad de bienes, que se forma cuando una propiedad pertenece a varias personas de manera indivisible, por lo que nos encontramos ante una sociedad. Por tanto, a estas comunidades, la nueva ley les afecta de la misma manera.
¿Cuáles son los cambios que se han llevado a cabo?

La nueva norma está prevista de un régimen transitorio que regula todos los traslados de las entidades y de un régimen de disolución y liquidación.

Toda reforma tiene sus ventajas, concretamente, las del impuesto de sociedades son:

– Queda exenta en las operaciones societarias del ITPyAJD

– También exenta en el impuesto IIVTNU.

– Diferir a la valoración de lo recibido.

En resumen, todos los socios que pasen a tributar seguirán aplicando las deducciones en la cuota completa por actividad económica con los límites de renta. Y, se habilita un régimen especial de disolución para las sociedades que están en periodo de Reforma y pasen a ser sujetos pasivos, pero no deseen hacerlo.

Todas y cada una de las sociedades civiles con objeto mercantil desde el 1 de enero de 2016 ya no tiene que tributar como entidades en atribución por el IRPF.

Aquí están los distintos casos a los que cualquier contribuyente puede enfrentarse en cuanto a sus resultados:
Resultado < 0

El importe es ganancia patrimonial o renta y el resto que no sean ni créditos ni dinero tendrán un valor cero o nulo.
Resultado = 0

No existe ni ganancia, ni renta, ni pérdida.
Resultado > 0

No existe ni ganancia, ni renta, ni pérdida, pero el resto de resultados positivos se van a distribuir entre los elementos que no sean ni dinero ni créditos. Todo esto en función del valor en mercado.
¿Cómo declaran los socios lo recibido de la sociedad?

Teniendo el 25% de impuesto de sociedades, todos los socios deben tributar en su IRPF personal los rendimientos obtenidos de la sociedad civil. La tributación será más alta, puesto que se tributa por el beneficio y, posteriormente, lo que se recibe de las ganancias obtenidas en la empresa.

Este tipo de sociedades es una de las maneras más comunes de iniciar la actividad empresarial para los emprendedores que optan por el negocio común y quieren ser capitalistas del desempleo para acceder a ayudas de la seguridad social para autónomos. Son gestiones más simples y cómodas a la hora de llevar un negocio, sobre todo para emprendedores jóvenes y negocios sencillos.

ebook Guía fundamental para la transición Lexnet

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).