Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Determinación de las pérdidas para la reducción obligatoria de capital y para la disolución por pérdidas

Se plantean algunos interrogantes en relación el cálculo de las pérdidas de la empresa a efectos de calcular si es obligatorio o no reducción capital para la eliminación de las mismas o disolver la empresa, en virtud de lo establecido por la legislación mercantil.
Cabe destacar la siguiente regulación en el ámbito mercantil:

a) Reducción de capital obligatoria: la reducción del capital tiene carácter obligatorio cuando las pérdidas han disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital y ha transcurrido un ejercicio social sin haberse recuperado el patrimonio neto (LSC art.327).
b) Disolución por pérdidas: la sociedad se debe disolver cuando el patrimonio neto quede reducido a una cantidad inferior a la mitad del capital social a consecuencia de las pérdidas, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso (LSC art.363.1.e).

En relación al cálculo de las pérdidas, a efectos de los dos casos mencionados, debe tenerse en cuenta que no se computan las pérdidas por deterioro reconocidas en las cuentas anuales, derivadas del inmovilizado material, las inversiones inmobiliarias y las existencias o de préstamos y partidas a cobrar. Esta regla únicamente es de aplicación excepcional en los ejercicios sociales que se cierren en el año 2014 (RDL 10/2008 disp.adic.única redacc RDL 4/2014).
En concreto se plantea si las pérdidas por deterioro que están excluidas del cálculo de las pérdidas se refieren exclusivamente a las reconocidas en el ejercicio 2014 o también a las acumuladas de ejercicios anteriores.
Contabilización:
Pese a que el ICAC no es competente para resolver estos aspectos de índole mercantil, a la vista del literal del RDL 10/2008 disp.adic.única redacc RDL 4/2014 y su evolución desde que fue aprobada en el ejercicio 2008, se pueden hacer las siguientes observaciones:

1. Las pérdidas por deterioro reconocidas en las cuentas anuales, derivadas del inmovilizado material, las inversiones inmobiliarias y las existencias son las contabilizadas desde el ejercicio 2008.
2. La regulación sobre las pérdidas por deterioro de préstamos y partidas a cobrar se incorpora en el ejercicio 2014.
3. Esta normativa solo parece estar referida a los ejercicios sociales que se cierren en el año 2014. Por tanto, desde el 1-1-2015 la citada regulación ha dejado de surtir efectos.

Una sociedad que legalmente se encuentre en causa de disolución no tiene por qué obligatoriamente dejar de aplicar el principio de empresa en funcionamiento. Sin embargo, si los administradores de la sociedad consideran que existen incertidumbres importantes sobre la posibilidad de que la sociedad siga funcionando normalmente, aunque sea con posterioridad al cierre del ejercicio, determinan que tienen la intención de liquidar la empresa o cesar en su actividad, o cuando no exista una alternativa más realista que hacerlo, la formulación de las cuentas anuales se regirá por lo dispuesto en la ICAC Resol 18-10-13, sobre el marco de información financiera cuando no resulta adecuada la aplicación del principio de empresa en funcionamiento.
Aplicación práctica:
La empresa PERDOSA presenta un patrimonio neto por importe de 450.000 euros al cierre del ejercicio 2014. Su capital social es de 1.000.000 euros, teniendo unas pérdidas acumuladas de 550.000 euros, presentando un resultado del ejercicio de 2014 de pérdidas por 100.000 euros. No existe ninguna otra partida integrante del patrimonio neto.
En el ejercicio 2014 la empresa tuvo que darse una pérdida por deterioro de sus inversiones inmobiliarias por importe de 30.000 euros, incrementando el que había reconocido en el año 2013 que ascendió a 40.000 euros.
Se plantean las siguientes cuestiones:
a) ¿Está obligada la sociedad a disolverse en aplicación de la ley de sociedad de capital?.
b) ¿Debe seguir aplicando la sociedad el principio de empresa en funcionamiento?.
Solución:
a) El patrimonio neto está por debajo de la mitad del capital social, por lo que en un primer momento sería obligatoria la disolución de la empresa (LSC art.363.1.). Sin embargo, en aplicación del RDL 10/2008 disp.adic.unica redacc RDL 4/2014 no se deben tener en cuenta las pérdidas por deterioro de determinados activos.
Si tenemos en cuenta las pérdidas por deterioro registradas por las inversiones inmobiliarias (70.000 euros), las pérdidas acumuladas una vez deducida dicha pérdida, serían de 480.000 euros. En este caso el patrimonio neto sería de 520.000 euros, no siendo por tanto obligatoria la disolución, al no encontrarse por debajo de la mitad del capital social.
Sin embargo, en opinión del ICAC, únicamente podría deducirse las perdidas por deterioro que ha registrado en el año 2014 que ascienden a 30.000 euros, por lo que el patrimonio neto sería de 480.000 euros, estando aún, en causa de disolución.
b) Inicialmente se puede seguir aplicando el principio de empresa en funcionamiento, salvo que los administradores de la empresa PERDOSA consideren que existen incertidumbres sobre la posibilidad de que la sociedad siga funcionando normalmente, en cuyo caso dejaría ser de aplicación.

NOTA
Consulta comentada por M. Mercedes Ruiz de Palacios Villaverde y Enrique Rua Alonso de Corrales (Departamento de Economía Financiera y Contabilidad. Universidad San Pablo-CEU).

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).