ediciciones francis lefebvre actum - actualidad mementos

Actualidad jurídica

Suscríbase vía email

Descuelgue salarial

Área profesional: Derecho laboral Imprimir

Los convenios colectivos estatutarios obligan a todos los empresarios y trabajadores incluidos dentro su ámbito de aplicación y durante todo el tiempo de su vigencia.
Sin perjuicio de lo anterior, cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores legitimados para negociar un convenio colectivo estatutario, es posible, previo desarrollo de un periodo de consultas (el previsto para la modificación de condiciones sustanciales e trabajo de carácter colectivo), inaplicar en la empresa las condiciones de trabajo previstas en el convenio colectivo aplicable, sea este de sector o de empresa, que afecten al sistema de remuneración y cuantía salarial.
Se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de perdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. En todo caso, se entiende que la disminución es persistente si se produce durante dos trimestres consecutivos. Se entiende que concurren causas técnicas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción; causas organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción y causas productivas cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado.
En caso de ausencia de representación legal de los trabajadores, éstos pueden optar por atribuir su representación a una comisión de un máximo de tres miembros integrada por trabajadores de la propia empresa y elegida por éstos democráticamente o a una comisión de igual número de componentes designados, según su representatividad, por los sindicatos más representativos y representativos del sector al que pertenezca la empresa y que estuvieran legitimados para formar parte de la comisión negociadora del convenio colectivo de aplicación a la misma. Sus acuerdos requieren el voto favorable de la mayoría de sus miembros. La designación debe realizarse en un plazo de cinco días a contar desde el inicio del periodo de consultas, sin que la falta pueda suponer su paralización. En ese caso, el empresario puede atribuir su representación a las organizaciones empresariales en las que estuviera integrado, pudiendo ser las mismas más representativas a nivel autonómico, y con independencia de la organización en la que esté integrado tenga carácter intersectorial o sectorial.
Cuando el periodo de consultas finalice con acuerdo se presume que concurren las causas justificativas del descuelgue, y sólo puede ser impugnado ante la jurisdicción social por la existencia de fraude, dolo, coacción o abuso de derecho en su conclusión. El acuerdo debe determinar con exactitud las nuevas condiciones de trabajo aplicables en la empresa y su duración, que no puede prolongarse más allá del momento en que resulte aplicable un nuevo convenio en dicha empresa. Asimismo, el acuerdo debe ser notificado a la comisión paritaria del convenio colectivo y a la autoridad laboral.
En caso de desacuerdo durante el periodo de consultas cualquiera de las partes puede someter la discrepancia a la Comisión paritaria del convenio que dispone de un plazo máximo de 7 días para pronunciarse, a contar desde que la discrepancia fuera planteada, y en caso de no alcanzar un acuerdo, la empresa puede acudir a los procedimientos que deben establecerse en los acuerdos interprofesionales de ámbito estatal o autonómico, para solventar de manera efectiva las discrepancias surgidas en la negociación de los acuerdos, incluido el compromiso previo de someter las discrepancias a un arbitraje vinculante, en cuyo caso el laudo arbitral tendrá la misma eficacia que los acuerdos en periodo de consultas y sólo será recurrible conforme al procedimiento y en base a los motivos establecidos en el ET art.91 (normas de aplicación e interpretación del CCol).
Cuando el periodo de consultas finalice sin acuerdo y las partes no se hubieran sometido a los procedimientos mencionados en el párrafo anterior o estos no hubieran solucionado la discrepancia, cualquiera de las partes puede someter la solución de las discrepancias a la Comisión Consultiva Nacional de CCol cuando la inaplicación de las condiciones de trabajo afectase a centros de trabajo de la empresa situados en el territorio de más de una CA, o a los órganos correspondientes de las CCAA en los demás casos. La decisión de estos órganos, que puede ser adoptada en su propio seno o por un árbitro designado al efecto por ellos mismos, ha de dictarse en plazo no superior a 25 días a contar desde la fecha del sometimiento del conflicto ante dichos órganos. Tal decisión tendrá la eficacia de los acuerdos alcanzados en periodo de consultas y sólo es recurrible conforme al procedimiento y en base a los motivos establecidos en el ET art.91 (normas de aplicación e interpretación del CCol).
Dentro del contenido mínimo de los CCol se incluyen los procedimientos para solventar de manera efectiva las discrepancias que puedan surgir para la no aplicación de las condiciones de trabajo, adaptando, en su caso, los procedimientos que se establezcan a este respecto en los acuerdos interprofesionales de ámbito estatal o autonómico.
El resto de condiciones de trabajo previstas en el CCol, diferentes del descuelgue salarial, que pueden ser objeto de inaplicación se recogen en el 5300 Memento Social 2011.

0 comentarios

Envíe su comentario:

Protección de los datos personales del cliente:

Con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, informamos a los usuarios de la página Web de Ediciones Francis Lefebvre que los datos personales que introduzcan en esta página van a ser incluidos en ficheros titularidad de Ediciones Francis Lefebvre, S.A., ubicados en la calle Santiago de Compostela, 100; 28035 Madrid, con la finalidad de gestionar los pedidos y suscripciones de nuestros clientes y las acciones comerciales de la Compañía, pudiéndole remitirle información sobre los nuevos productos y servicios de la editorial. Asimismo, salvo que el usuario nos indique expresamente su oposición en los distintos formularios habilitados en la página Web de obtención de datos, podremos comunicar sus datos a otras empresas del grupo cuya actividad es la prestación de servicios de formación jurídica y desarrollo de software de gestión empresarial, con el fin de que puedan ofrecerle otros productos de su interés. El usuario tiene derecho a acceder a la información que le concierne, recopilada en nuestro fichero, rectificarla de ser errónea o cancelarla, así como oponerse a su tratamiento mediante comunicación escrita dirigida al domicilio referenciado anteriormente o remitiendo un mensaje de correo electrónico a la dirección marcitllach@efl.es