Actualidad jurídica Suscríbase vía email

Contenido de las cartas de despido colectivo en Bankia

La empresa Bankia, tras un proceso negociador con la representación legal de los trabajadores, alcanzó un acuerdo para proceder al despido colectivo de hasta 4.500, que se llevaría a cabo mediante adhesión a un programa de bajas indemnizadas, y mediante la designación directa de la empresa, pudiendo la empresa proceder a la amortización de los puestos de trabajo. En el acuerdo se establecieron los criterios de baremación para determinar los trabajadores afectados por el despido colectivo.
Seis de los trabajadores afectados interpusieron demanda contra los despidos individuales por entender que en la carta de despido que se les había entregado no se habían indicado los criterios de selección que a ellos les afectaban. La demanda es estimada tanto por el juzgado de lo Social como por el TSJ de Madrid en el recurso de suplicación interpuesto por la empresa, condenando a la empresa readmitir a los trabajadores o a abonarles la indemnización por despido improcedente.
Se plantea recurso de casación para la unificación de doctrina a fin de determinar si cuando tiene lugar el despido individual derivado de un despido colectivo que finaliza, además, con acuerdo, la carta de despido debe contener todos y cada uno de los requisitos contemplados en ET art.53, que regula los requisitos de forma del despido por causas objetivas.
Aunque el procedimiento de despido colectivo se remita a las formalidades del objetivo sin precisión alguna, la existencia de negociaciones previas, su preceptivo contenido y la calidad de los sujetos intervinientes, supone que entre ambos tipos de despido -colectivo y objetivo- existan importantes diferencias que también deben reflejar en la carta de despido. El TS entiende que esta diferencia debe ser la de atenuar el formalismo cuando se trata del despido colectivo, ya va precedido de negociaciones entre la empresa y la representación de los trabajadores, por lo que considera razonable que en la comunicación individual del despido colectivo no sea necesario ni reproducir de los criterios de selección fijados o acordados durante las negociaciones, ni incluir en la carta la justificación individualizada del despido con referencia a la aplicación singular de los criterios de selección. Es decir, el objetivo de la carta de despido es comunicar al trabajador la causa motivadora del despido (económica, técnica o productiva), proporcionándole un conocimiento de los hechos generadores de su despido, en el marco de la negociación colectiva previa, pero no incluir la aplicación al trabajador individualmente considerado los criterios de selección, salvo que hayan sido cuestionados mediante la oportuna demanda.
En este supuesto, la carta de despido ha incluido la causa legitimadora del proceso de despido colectivo que es la única exigencia legal, resaltando la existencia de cuantiosas pérdidas y la exigencia de un plan de reestructuración. Asimismo, se refiere ampliamente al acuerdo obtenido con la representación de los trabajadores, y reproduce también de forma parcial -aunque suficiente- los criterios de selección que en el mismo constan; y señala su concreta aplicación en el caso, la adecuación a los puestos de trabajo y la valoración llevada a cabo por la empresa con carácter general. La valoración individual a que se refiere la comunicación se trata con detalle en el acuerdo con la representación legal de los trabajadores, y aunque es cierto que no se notificó a los singulares trabajadores con anterioridad al despido, estos la conocían a consecuencia de la representación ostentada por los negociadores del despido colectivo, y además este conocimiento procesalmente obtenible empleando una mínima diligencia: Por otro lado, tampoco considera razonable pretender que los criterios de selección no fueron conocidos cuando el proceso tuvo una importante repercusión publica.
Por ello se concluye que si bien la carta de comunicación del cese pudo haber sido más detallada en la exposición de los criterios selectivos y en la concreta aplicación de los mismos a cada uno de los trabajadores afectados, en todo caso cumplió las exigencias legales y no es susceptible de reproche formal alguno trascendente.

NOTA
Esta sentencia tiene un voto particular que entiende que no es correcto que deban considerarse integrados en la carta de despido datos trascendentes que no están en la misma y que no le han sido notificados a los trabajadores afectados, y menos acudiendo al presunto conocimiento del trabajador de haber tenido una mínima diligencia, o por haber sido conocida por sus representantes legales o por la repercusión mediática.

Imprimir

Envíe su comentario:

(los campos con asteriscos son obligatorios)

Acepto las condiciones legales

Atención al cliente

Si tienes dudas ponte en contacto con nosotros a través de clientes@lefebvreelderecho.com o llamando al 91 210 80 00 o 902 44 33 55.

Por teléfono

Lo más rápido es llamarnos al 91 210 80 00 o 902 44 33 55, te atenderemos de 8:30h a 20:00h de Lunes a Viernes.

Envío gratis

Envío gratuito a partir de 30€ (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Devoluciones

Hasta dos meses desde que recibes el pedido para devolver la compra si no has quedado satisfecho (excepto Producto Electrónico que son 15 días).